Lun05292017

Last updateJue, 23 Mar 2017 9pm

Error
  • JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 46
Back Está aquí: Portada Profeta

Mensajero de Allah

La casa de Dios

La casa de DiosEL Libro del Génesis nos cuenta que Abraham no tenía hijos, ni esperanza de descendencia, y
que una noche Dios lo llamó fuera de su tienda y le dijo: "Mira al cielo y cuenta, si puedes, las
estrellas." Y mientras Abraham contemplaba las estrellas oyó que la voz decía: "Así de
numerosa será tu descendencia." (15:5).

Leer más...

Una gran pérdida

Una gran pérdidaLA plegaria de Abraham tuvo respuesta, y costosos presentes llegaban constantemente a la
Meca traídos por los peregrinos que en número cada vez mayor venían de todas las partes de
Arabia, e incluso de más allá, para visitar la Casa Sagrada. La Peregrinación Mayor se hacía
una vez al año, pero la Kaabah también podía ser honrada en cualquier momento mediante
una peregrinación menor; estos ritos continuaron cumpliéndose con fervor y devoción según
las normas establecidas por Abraham e Ismael. Los descendientes de Isaac también

Leer más...

Necesidad de un profeta

Necesidad de un profetaABD al-Muttalib no oraba a Hubal. Siempre oró a Allah. Pero el ídolo moabí había estado durante generaciones en el interior de la Casa de Dios y para el Quraysh se había convertido
en una especie de personificación de la barakah, es decir, la bendición, la influencia espiritual,
que impregnaba al mayor de todos los Santuarios. Había por toda Arabia otros santuarios menores y, de éstos, Tos más importantes del Hiyaz eran los templos de las "tres hijas de
Dios", como las llamaban algunos de sus adoradores: Al-Lat, al-Uzzah y Manat.

Leer más...

Quraysh de la hondonada

Quraysh de la hondonadaUNA de las tribus árabes más poderosas descendientes de Abraham era la de Quraysh.
Alrededor de cuatrocientos años después de Cristo, un hombre de Quraysh llamado Qusayy se
casó con una hija de Hulayl, que entonces era el jefe de los Juzaah. Hulayl prefería su yerno a
sus propios hijos porque Qusayy destacaba entre los árabes de su tiempo; y al morir Hulayl,
después de una violenta batalla que concluyó en arbitraje, se acordó que Qusayy debía
gobernar la Meca y ser el guardián de la Kaabah.

Leer más...

El año del elefante

 

El año del elefanteEN aquel tiempo el Yemen se encontraba bajo el gobierno de Abisiy el virrey era un abisinio
llamado Abrahah. En Saná levantó una catedral magnífica con la esperanza de que
reemplazara a la Meca como el gran lugar de peregrinación para toda Arabia. Para su
construcción hizo traer mármol de uno de los palacios abandonados de la Reina de Saba,

Leer más...

La recuperación de una pérdida

La recuperación de una pérdida

LINDANTE con el lado noroccidental de la Kaabah hay un pequeño recinto rodeado por un muro bajo semicircular. Los dos extremos del muro quedan cerca de las esquinas norte y
Oeste de la casa, dejando un pasillo para los peregrinos. Pero muchos de los peregrinos
ensanchan su círculo en este punto e incluyen el recinto dentro de su órbita, pasando alrededor
del exterior del muro bajo. El espacio que comprende se llama "Hichr Ismail", ya que bajo las
losas que lo recubren se hallan las tumbas de Ismael y Agar.

Leer más...

El desierto

El desiertoERA costumbre de todas las grandes familias de las ciudades árabes enviar a sus hijos, poco
después del nacimiento, al desierto, para que fuesen amamantados y destetados y pasasen
parte de su infancia entre una de las tribus beduinas. La Meca no tenía ningún motivo para ser
la excepción, pues las epidemias no eran infrecuentes y el porcentaje de mortalidad infantil era
elevado. De cualquier modo, no sólo el aire puro del desierto era lo que deseaban que sus hijos
absorbiesen. Eso, para los cuerpos; pero el desierto también tenía su obsequio para las almas.

Leer más...

El voto de sacrificar un hijo

El voto de sacrificar un hijoABD al-Muttalib era respetado por el Quraysh por su generosidad, su veracidad y su sabiduría.
Era también un hombre de buena presencia, con un aspecto que imponía. Otra razón por la
que debía considerarse afortunado era su riqueza. Ahora todo esto se veía coronado por el
honor de ser el instrumento elegido a través del cual Zamzam había sido recuperado.

Leer más...

Dos aficciones

 

Dos aficcionesHALIMAH y Harith estaban convencidos de que los niños habían dicho la verdad; por ello se
encontraban sumamente perturbados.

Leer más...