Sáb11182017

Last updateDom, 04 Jun 2017 11pm

Back Está aquí: Portada Profeta Personalidad

Película del Islam (El Mensaje de El Islam)

El Mensaje, es una introducción a los inicios de la Historia Islámica; una crónica de la vida y los tiempos del Profeta del Islam, Mohammad.   La película originalmente se tituló: "Mohammad, Mensajero de Dios" y fue retitulada "El Mensaje" para la difusión en Estados Unidos. Fue filmada en el año 1977 y dirigida por Moustapha Akkad. Se estrenó en el idioma árabe y en inglés.

La película sigue la época en que el profeta Mohammad desarrolla activamente su papel como profeta del Islam, a través de los primeros años en La Mecca, cuando los musulmanes eran perseguidos, durante el éxodo a Medina y terminando con el regreso triunfal de los musulmanes a La Mecca. Varios acontecimientos cruciales, como la Batalla de Badr y Batalla de Uhud son representados en la película, y la mayor parte de la historia se narra basándose de los personajes de Hamza Ibn 'Abd al-Muttalib (el tío del profeta Mohammad),  Abu Sufyan, el líder de la Meca y Hind bint Utbah, un enemigo del Islam.

Leer más...

La Importancia de la Hadith en el Islam

La Importancia de la Hadith en el IslamLas dos fuentes fundamentales del Islam son el Corán (la palabra de Dios) y la Sunna (el ejemplo) del Profeta (la paz y bendiciones sean sobre él) ).

Al Sunnah, nos referimos a las acciones, palabras y silencio permisos (o rechazos) del Profeta. La palabra "Sunnah" también se utiliza para referirse a los deberes religiosos que son opcionales. En este sentido, nos preocupa Sunnah en el sentido de la registrada refranes (Hadiths) del Profeta Muhammad (paz y bendiciones sean sobre él). En este sentido, el Hadith es considerado como segundo al Corán.

Leer más...

Gabriel con El Profeta

 Gabriel con El Profeta  Relató 'Umar -que Dios esté complacido con él- "Un día, cuando estábamos en compañía del Mensajero de Dios -la paz y las bendiciones de Dios sean con él-, se presento ante nosotros un hombre, con vestidos de resplandeciente blancura, y cabellos intensamente negros, al que no se le veían señales de viaje, y ninguno de nosotros le conocía. Se sentó ante el Profeta - la paz y las bendiciones de Dios sean con él- , y apoyando las rodillas contra sus rodillas, y poniendo las manos encima de sus muslos, dijo: