Lun10142019

Last updateMar, 08 Oct 2019 5pm

Back Está aquí: Portada Profeta Personalidad La quinta mentira: que el profeta se desnudó

La quinta mentira: que el profeta se desnudó

La quinta mentira: que el profeta se desnudó

Vino Abû Bakr a la casa del Profeta, que los Rezos y la Paz de Al·lâh sean sobre él, quien le recibió desnudo, luego vino ‘Omar y fue recibido del mismo modo, pero cuando vino ‘Ozmân, se cubrió.

Entonces, le dijo ‘Â’isha: ¿Por qué has hecho esto? Respondió: ¿Cómo no temo a un hombre a quien temen los ángeles?

Este relato de Botros pone en primer plano a Abû Bakr, ‘Omar y ‘Â’isha, que Allâh esté complacido con ellos, y al Mensajero de Allâh, que los Rezos y la Paz de Al·lâh sean sobre él, quien les recibió desnudo pero se cubrió al venir ‘Ozmân. Sin embargo, eso nunca fue dicho antes hasta que vino este mentiroso.  El dicho citado en el libro de Las Virtudes, dicho número (4414) de los dichos de ‘Â’isha, que Allâh esté complacido con ella, dijo:

“El Mensajero de Allâh, que los Rezos y la Paz de Al·lâh sean sobre él, estaba sentado relajado en su cama  descubriendo sus muslos o sus piernas cuando Abû Bakr le pidió permiso para entrar, y le permitió manteniéndose de esta forma. Habló un poco con él y luego se fue. Luego vino ‘Omar. Le pidió permiso para entrar y le permitió manteniéndose de esta forma, al final vino ‘Ozmân, pero esta vez el Mensajero de Allâh  se sentó,  ajustó su ropa y le permitió entrar. ‘Ozmân habló un rato con él y se fue. Sin embargo, cuando salió dijo ‘Â’isha: Entró Abû Bakr y no cambiaste de postura, luego entró ‘Omar y no cambiaste de postura, pero cuando entró ‘Ozmân, te sentaste y ajustaste tu ropa. Respondió el Mensajero de Allâh: “¿Acaso no me avergüenzo de un hombre de quien se avergüenzan los ángeles?”.

Fijaos que no había desnudez como insinúa ese mentiroso y el narrador duda si fuera pie o pierna la que estaba descubierta y en otra narración de Ahmad dice que el Mensajero de Allâh, que los Rezos y la Paz de Allâh sean sobre él, estaba relajado sobre su cama sin mencionar lo de descubrir su pie o pierna. Dice ‘Â’isha: Y cuando entró ‘Ozmân, ajustó su ropa, por lo tanto estaba vestido y en un estado de relajamiento ante quien le venía de los cercanos compañeros como dice An·Nawawî, que Al·lâh tenga misericordia con él, en su explicación del dicho.