Sáb11182017

Last updateDom, 04 Jun 2017 11pm

Back Está aquí: Portada Profeta Personalidad La guía de Muhammad (la paz sea con él) al realizar la oración.

La guía de Muhammad (la paz sea con él) al realizar la oración.

La guía de Muhammad (la paz sea con él) al realizar la oración.

Su guía (la paz sea con él) en la súplica del comienzo de la oración (Dua Al Istiftah).

  • Cuando quería orar, pronunciaba (Takbiratul Ihram) diciendo: “Allahu Akbar” “Allah es Grandioso”, y no decía nada antes, ni pronunciaba la intención en absoluto.
  • Él levantaba sus manos hasta la altura de sus orejas y hombros, con los dedos extendidos y las palmas en dirección a la Qibla, luego colocaba la mano derecha sobre la izquierda.
  • A veces comenzaba la oración recitando la súplica del comienzo de la oración (Dua Al Istiftah):

 

“Allahuma baid bayni wa bayna jatayaya kama baadta bayena al mashriki walmagribi, Allahuma igysilniy min jatayaya bilmai wathalgi walbarad, Allahuma naqqiniy min jatayaya kama yonaqa al thawbo alabydo min aldans”

 

“¡Oh Allah! Apártame de mis pecados como has apartado el Este del Oeste. ¡Oh Allah! Purifícame de mis pecados como se purifica la prenda blanca de la suciedad. ¡Oh Allah! Lava mis pecados con agua, nieve y granizo.” Al Bujari y Muslim.

 

A veces decía: “Wayahtu wayhi lildhi fatara assmawati walarda haniefa muslimun wama ana almushrikina, inna salatiy wanaskiy wamahyaya wamamatey lillahi raba alalamina, la sharyka laha, waydhalika amirta, wana awla almuslimina” “He orientado sinceramente mi rostro hacia Aquel que ha creado los cielos y la Tierra, monoteísta y no soy de los asociadores. Ciertamente mi oración, mi sacrificio, mi vida y mi muerte le pertenecen a Allah, Señor de los mundos, sin asociados; y eso me ha sido ordenado, y soy el primero de los musulmanes.”

 

  1. Después de la súplica del comienzo de la oración decía:

 

“Aodh Billah mena ashShitan arRayim” “Busco refugio en Allah del maldito Satanás.” Luego recitaba la Sura Al Fatiha (que abre el Libro).

 

  1. Él hacía una pausa dos veces: la primera entre el takbir (“Allahu Akbar” “Allah es Grandioso”) y la recitación de la Sura Al Fatiha; y hay un desacuerdo sobre la segunda, por un lado se transmitió que era después de la Sura Al Fatiha, y por otro se transmitió que era antes del ruku (reverencia).
  2. Después de recitar la Sura Al Fatiha comenzaba a recitar otra Sura. Algunas veces alargaba la recitación y otras veces la acortaba; por ejemplo, cuando estaba viajando. Pero la mayor parte de las veces realizaba recitaciones de mediana longitud.
  3. Él recitaba en la oración Al Fayer (del amanecer) de sesenta a cien Aleyas; la rezaba con la Sura Qaf, o la Sura Ar Rum (de los Romanos); y a veces la Sura de “Cuando el sol, como un rollo, se pliegue…” (Sura Ash Shams – del Sol –), o la Sura de “Cuando la tierra sea sacudida por su propio temblor…” (Sura Az Zalzalh – del Temblor –) en las dos rakas (unidades de la oración); y las Suras Al Falaq (El rayar del alba) y An Nas (los Hombres) cuando estaba en viaje, y la Sura Al Muminuna (de los Creyentes), hasta que llegaba a la parte de la historia de Moisés y Aarón en la primera raka (unidades de la oración), en ese momento realizaba el ruku (reverencia).
  4. Realizaba la oración del viernes recitando la Sura de As Sayeda (de la Postración) o la Sura Al Insan (del Hombre).
  5. En la oración del Az Zuhur (del mediodía), a veces solía hacer la recitación bastante larga. Se considera que la longitud de la recitación de la oración del Al Asr (tarde) puede ser la mitad de la recitación de la oración del Az Zuhur, suponiendo que esta sea larga; o de la  misma longitud si fuese corta.

 

10. En cuanto a la oración Al Maghreb (anochecer), la rezó una vez con la Sura At Tur (del Monte), y otra vez la rezó con la Sura Al Mursalat (los que son Enviados).

 

11. En la oración Al Isha (noche), recitaba la Sura de At Tain (de los Higos), Ash Shams (del Sol), Al Laa (Altísimo), y la Sura de Al Lail (de la Noche), y otras; y no es cierto que él rezaba con la Sura de Al Baqarah (de la Vaca).

 

12. Él recitaba una Sura completa, a veces la recitaba en dos rakas (unidades de la oración); a veces recitaba el principio de la Sura, pero no se transmitió que él recitara el final y el medio de las Suras. Él recitaba dos Suras en la misma raka en la oración voluntaria (Nafila). Recitaba la misma Sura en dos rakas rara vez. No asignaba una Sura a una oración específica, salvo en la oración del viernes y del Eid (la oración de las dos festividades).

 

13. Él recitó la súplica de Al Qunut después del ruku (reverencia) en la oración Al Fayer durante un mes, debido a un motivo, luego la dejó.

 

 

 

Su guía (la paz sea con él) en la realización de la oración.

 

 

 

  1. Él alargaba la primera raka más que la segunda en cada oración.
  2. Cuando terminaba la recitación del Corán, hacía una pausa, luego levantaba las manos diciendo el takbir (“Allahu Akbar” “Allah es Grandioso”) para inclinarse (realizar el ruku), apoyando las manos abiertas sobre ambas rodillas y dejando su espalda y cabeza en una línea horizontal.
  3. Él decía: “Subhan rabi al azim” “Gloria a mi Señor, el Grandioso.” Muslim.

 

Decía a veces: “Subhanak Allahuma  wa bihamdika, Allahuma ighfir liy.” “Glorificado Seas ¡Oh Allah! Señor nuestro, para Ti es la alabanza. ¡Oh Allah! Perdóname.” Al Bujari y Muslim.

 

Él decía también: “Sabbuh quddus rabbi al Malaika wa ar ruh” “Glorificado y Santo, Señor de los Ángeles y de las almas.” Al Bujari y Muslim.

 

(Estas recitaciones se denominan “Tasbih”).

 

  1. Su reverencia (ruku) y postración (suyud) eran en tiempo equivalente al tiempo de diez Tasbih, y a veces realizaba la reverencia (ruku) y la postración (suyud) en tiempo equivalente al tiempo de la recitación de las Suras; algunas veces lo hacía sólo en la oración por la noche, su manera era a menudo la moderación.
  2. Él levantaba su cabeza diciendo: “Samia Allahu liman hamidah” “Allah, escucha a quien Te alaba” (Al Bujari y Muslim), levantando sus manos, y lo decía también cuando levantaba su cabeza del suyud. Luego, después de incorporarse y pararse, decía: “Rabbana wa lakal hamd” “Nuestro Señor, las alabanzas son sólo para Ti”.
  3. Él alargaba esta posición el tiempo equivalente al tiempo del ruku, y decía:

 

“Allahumma rabbanaa wa lakal jamd mila assamauaati wa milal ardi wa maa bainahuma wa mila maa shita min sheiin badu, ahla azzanaai wa almaydi ajaqqu maa qaala alabdu wa kullunaa laka abdun. Allahumma laa maania limaa ateita wa laa mutii limaa manata wa laa ianfa’u dhaal yaddi minkal yaddu.”

 

“¡Oh Allah! Señor nuestro, para Ti son las alabanzas que llenan los cielos y la tierra, y llenan lo que Tú quieras además de esto. Merecedor de toda alabanza y gloria, y El que más derecho tiene a lo que dice Su siervo y todos nosotros somos Tus siervos. Nadie puede retener lo que Tú das ni dar lo que Tú retienes, y el poseedor de grandeza no se beneficiará de su grandeza ante Ti.” (Muslim).

 

  1. Luego, pronunciaba el takbir y hacía el suyud, sin elevar sus manos, apoyando sus rodillas en sus manos. Luego apoyaba su frente y su nariz, sin el turbante sobre el sitio de postración. Él a menudo realizaba la postración sobre la tierra, el agua, la arcilla, y la alfombra.
  2. Cuando realizaba la postración, apoyaba la cabeza y la nariz sobre la tierra, colocando los brazos a los costados, elevando los codos y los antebrazos del suelo.
  3. Apoyaba sus manos a nivel de sus hombros y orejas; los dedos de sus manos y de sus pies estaban dirigidos en dirección a la Qibla, y unidos entre sí, no expandidos.

 

10. Decía: “Subhanak Allahuma  wa bihamdika, Allahuma Ighfir liy.” “Glorificado Seas ¡Oh Allah! Señor nuestro, para Ti es la alabanza. ¡Oh Allah! Perdóname.” Al Bujari y Muslim.

 

Él decía también: “Sabbuh quddus rabbi al Malaika wa ar ruh” “Glorificado y Santo, Señor de los Ángeles y de las almas.” Al Bujari y Muslim.

 

11. Luego levantaba su cabeza de su postración a la vez que decía: “Allahu Akbar” “Allah es Grandioso” sin elevar sus manos. Luego, se sentaba sobre la pierna izquierda, doblando la pierna derecha a un costado, posando las manos sobre sus muslos y rodillas, cerrando el puño derecho y apuntando con el dedo índice en dirección a la Qibla, moviéndolo ligeramente mientras se pronunciaba la súplica: “Allahumma gfirli warhamni wahdini wallburni warzuqni” “¡Oh Allah! Perdóname, Ten misericordia de mí, enriquéceme, guíame, y dame el sustento.” Abu Daud, Tirmidhi e Ibn Mayah.

 

12. Él alargaba esta posición el tiempo equivalente al tiempo del suyud.

 

13. Luego se ponía de pie apoyando sus manos sobre sus muslos, y recitaba la Sura Al Fatiha (que abre el Libro) sin realizar la pausa que estaba en el comienzo de la oración; luego realizaba la segunda raka de la misma manera que la primer raka, salvo en cuatro actos: la pausa, la súplica del comienzo de la oración, Takbiratul Ihram (el takbir al comienzo de la oración), y en alargar la segunda raka, pues él alargaba la primera raka más que la segunda.

 

14. Si se sentaba para realizar la testificación (tashahud), colocaba su mano derecha sobre su muslo derecho y su mano izquierda sobre su muslo izquierdo y cerraba el puño derecho, pero formaba un círculo con el dedo pulgar y el medio, apuntando con el dedo índice en dirección a la Qibla, teniendo la vista fija en él.

 

15. En esta postura, recitaba el tashahud y dirigía a sus Compañeros a decirlo:

 

“Al tahiyatu lilahi wasalawatu wataybatu Assalamu alaika ayuha nabi yu wa rahmatu llahi wa barakatu. Assalam alaika wa ala ibadi llahi salalihiyn. Ashadu ana la ilaha ila llahu wa ashadu anna Muhammad  rasulu Allah.”

 

“Saludos a Dios, todas las oraciones y todo lo bueno pertenece a Allah. Paz, misericordia y alabanzas de Allah sean contigo, Oh Profeta. La paz sea con nosotros y sobre los siervos de Allah. Yo testifico que no existe dios excepto Allah y testifico que Muhammad es Su esclavo y Mensajero.” Al Bujari y Muslim.

 

Cuando se sentaba para realizar la testificación (tashahud), parecía que se sentaba sobre piedras calientes.

 

Luego se ponía de pie apoyando las manos sobre sus muslos y sus rodillas, y luego las levantaba y recitaba sólo la Sura Al Fatiha (que abre el Libro), y a veces recitaba otras Suras del Corán mientras realizaba la tercer o cuarta raka de la oración.

 

16. Si se sentaba para realizar el último tashahud se sentaba de una forma especial denominada tawarruk, y que tiene las siguientes variantes:

 

a)     Cruzaba la pierna izquierda debajo de la derecha que estaba plegada a su costado, de manera que el pie izquierdo asomaba por el costado derecho, debajo de la pierna derecha.

 

b)    Apoyaba la nalga izquierda y la pierna izquierda que estaba plegada por debajo de su cuerpo, pero sacando el pie izquierdo por atrás junto con el derecho, y no por el costado.

 

c)     Desplegaba la pierna derecha, apoyando su pierna izquierda contra la pierna derecha.

 

d)    Colocando su mano derecha sobre la pierna derecha y apuntando con el dedo índice en dirección a la Qibla, y recitaba la súplica en su oración diciendo:

 

“Allahumma inni audhu bika min adhaabil qabr, wa auudhu bika min fítnatil masijil dayaal, wa audhu bika min fitnatil majiaa wal mamaat. Allahumma innii audhu bika mi al mazam wal mágrami.“

 

“¡Oh Allah! Me refugio en Ti del tormento de la tumba, y me refugio en Ti de la sedición maligna del falso mesías. Me refugio en Ti de las pruebas y tribulaciones de la vida y de la muerte. ¡Oh Allah! Me refugio en Ti del pecado y de las deudas.” Al Bujari.

 

Luego, terminaba su oración diciendo:

 

“AsSalamu Alikum wa rahmatu Allah” “La paz y bendiciones de Allah sean contigo” primero girando la cara hacia la derecha, y luego hacia la izquierda.

 

17. Él ordenó al creyente realizar la oración en dirección a una Sutrah (objeto que impida el paso de otras personas delante él) elevada, como  una columna, un bastón u otro objeto. Él usaba su bayoneta y su camello como Sutrah, ya fuera cuando estaba en su ciudad o en los viajes.

 

18. Si él realizaba la oración cerca de una pared, se situaba lo más próximo a ella, y ordenó a situarse lo más próximo a la Sutrah.

 

 

 

Su guía (la paz sea con él) en sus actos al realizar la oración.

 

 

 

  1. Él no dirigía la vista hacia distintas direcciones durante la oración.
  2. No cerraba sus ojos al realizar la oración.
  3. Antes de comenzar la oración, inclinaba su cabeza, y empezaba la oración queriendo alargarla, pero la acortaba cuando escuchaba un niño llorar, por temor a que su madre pasara mal.
  4. Él realizaba la oración obligatoria llevando Omama; su nieta, cuando estaba en pie la llevaba, y cuando se incorporaba para realizar la posición de ruku y suyud la alzaba.
  5. A veces llegaban Hassan y Hussein cuando el Profeta realizaba la oración, y se subían a su espalda. Luego el Profeta alargaba su suyud (postración) por temor a dañarlos.
  6. Cuando estaba realizando una oración y llegaba Aisha, él le abría la puerta, y luego volvía a su oración.
  7. Mientras se encontraba rezando, él respondía el saludo con una señal.
  8. Durante la realización de la oración, a veces él soplaba, lloraba, y realzaba la voz para alertar a alguien si había necesidad.
  9. Algunas veces él realizaba la oración descalzo, y otras con zapatos. Él ordenó realizar la oración vistiendo zapatos contradiciendo a los judíos.

 

10. Algunas veces, él realizaba la oración vistiendo una ropa, y otras la realizaba vistiendo dos ropas o más.

 

 

 

Su guía (la paz sea con él) en sus actos después de la oración.

 

 

 

  1. Cuando finalizaba su oración, decía: “Astaghfiru Allah” “¡Oh Allah, perdóname!” (Repetido tres veces). Luego, decía: “Allahumma anta assalaam wa minka assalaam tabaarakta iaa dhaal yalaali ual ikraami” “Oh Allah Tú eres la Paz y de Ti viene la Paz. Bendito Tú eres, Oh Poseedor de la Majestad y la Generosidad.” Muslim.

 

Después de terminar la oración, permanecía sentado sólo lo suficiente para decir la súplica, y se retiraba hacia ambas direcciones, derecha e izquierda.

 

  1. Cuando él finalizaba la oración Al Fayer (del amanecer), permanecía en su lugar hasta que salía el sol completamente.
  2. Después de cada oración obligatoria decía:

 

“La ilaah ila llah wahadu laa shaharika lah, lahu almaluk wa lahul hamdu wa hua ala kal shai qaddir. Allahum laa mana lama atit wa la mati lamaa anat  wa la yngha dha alyad menak alyad, la haula wa laa quata ila billah, laa ilaah ila Allah wa laa nabudu ila iylah lahu alnimatu wa lahul ghadhal wa hal althanaul hasan laa ilaah ila Allah majlisina lah aldin wa lau karihal kafirun.”

 

“No existe dios excepto Allah, Él es el Único, no Tiene compañeros, Él es el líder y sólo para Él son las alabanzas. Él tiene el poder sobre todas las cosas, Oh Señor, nadie puede sacarnos los que Tú nos has dado, y nadie puede darnos lo que Tú nos has privado, no hay poder salvo el de Allah, No existe dios excepto Allah, y nosotros sólo lo adoramos a Él; a Él pertenecen todos los agradecimientos, a Él pertenece toda la gracia, a Él pertenecen todas las alabanzas. No hay dios excepto Allah, con Quien somos sinceros en venerar, aún mientras los incrédulos lo detesten.” Al Bujari y Muslim.

 

  1. Él recomendó a su nación decir después de cada oración obligatoria: “Subhana Allah” “Glorificado Allah”  treinta y tres veces; y “Al Hamdulillah” “Alabado sea Allah” treinta y tres veces; “Allahu Akbar” “Allah es Grandioso” treinta y tres veces; y completar el número cien con: “Laa ilaha ilallah wahaduh laa shavika lah, lahul mulku wa lah hamdu wa haw ala kal shai qadiir.” “No hay dios excepto Allah, Él es el Único, no tiene compañeros. Él es el líder, para Él sólo son las alabanzas, Él tiene el poder sobre todas las cosas.”

 

 

 

Su guía (la paz sea con él) en la oración voluntaria y en la oración nocturna (Qyamul lail).

 

 

 

  1. Él realizaba las oraciones voluntarias en general en su casa, especialmente la oración sunna (voluntaria) de Al Maghreb (tardecita).
  2. Realizaba siempre diez rakas (unidades de la oración) de oraciones no obligatorias cuando estaba en su país: dos rakas antes de la oración Az Zuhur (mediodía) y dos rakas después de ella; dos rakas después de la oración Al Maghreb (tardecita); dos rakas después la oración Al Isha (noche); y dos rakas antes de la oración Al Fayer (amanecer).
  3. Él realizaba siempre la oración sunna (voluntaria) de Al Fayer, y no dejaba ni la oración sunna de Al Fayer ni la oración Al Witr (oración impar) tanto cuando se encontraba en su hogar como cuando viajaba. Es cierto que en los viajes sólo realizaba la oración voluntaria de Al Fayer y Al Witr.
  4. Él se reclinaba sobre su lado derecho después de rezar la sunna de Al Fayer.
  5. Algunas veces realizaba cuatro rakas antes de Az Zuhur, y cuando salteaba las dos rakas después de Al Zuhur, las realizaba después de Al Asr.
  6. Realizaba la oración en la noche tanto de pie, como sentado, y a veces la realizaba sentado mientras recitaba y cuando deseaba hacer el ruku se levantaba e inclinaba.
  7. Él realizaba ocho rakas, rezando las rakas de dos en dos, luego, realizaba cinco rakas con un solo saludo.

 

A veces realizaba nueve rakas con dos tashahud: el primero era después de la octava raka, sin pronunciar el saludo, y el segundo en la novena raka, tras el cual pronunciaba el saludo para concluir la oración; luego realizaba dos rakas más. A veces realizaba siete rakas de igual manera que las nueve rakas y luego realizaba dos rakas sentado.

 

  1. Realizaba la oración Al Witr tanto en la primera parte de la noche, como en la mitad o al final de la misma. Y dijo: “Que su última oración durante la noche sea impar (Witr).” Al Bujari y Muslim.
  2. Él realizaba después de la oración Al Witr dos rakas sentado, y a veces las realizaba sentado mientras recitaba y cuando deseaba hacer el ruku se levantaba e inclinaba.

 

10.  Si él dejaba de hacer la oración nocturna por dormir o por enfermedad, rezaba durante el día doce rakas.

 

11.  Una noche, realizó la oración nocturna recitando una Aleya, y continuó repitiéndola hasta la mañana.

 

12.  A veces realizaba la oración por la noche en voz alta y otras en silencio, y algunas veces alargaba el tiempo en que recitaba las Suras y otras lo acortaba.

13.  Él recitaba en la oración Al Witr la Sura Al Laa (del Altísimo) en la primer raka, la Sura Al Munafiqun (de los Hipócritas) en la segunda y “el Monoteísmo” en la tercera. Después del saludo pronunciaba tres veces: “Subhana al Malik al Quddus” “Glorificado sea el Rey, el Santísimo”, alargando la voz en la tercera. Abu Dawud, Naysai e Ibn Mayah.