Dom11192017

Last updateDom, 04 Jun 2017 11pm

Back Está aquí: Portada Profeta Dicen sobre el profeta Lo que dicen acerca del Profeta Mujammad (paz y bendiciones sobre él)

Lo que dicen acerca del Profeta Mujammad (paz y bendiciones sobre él)

Durante la época de las cruzadas, se invento todo tipo de difamaciones en contra del Profeta Mujammad (paz y bendiciones sobre él). Sin embargo, con el nacimiento de la edad moderna, marcada por la tolerancia religiosa y la libertad de pensamiento, cambió la percepción de los autores occidentales acerca de la vida y carácter del Profeta (pbse)1.

Sin embargo, todavía queda mucho por descubrir sobre el último Profeta de Dios para toda la humanidad.

A pesar de sus intentos de ser objetivos, todavía no existe ninguna tentativa sincera e imparcial por entender el Profetizaje de Mujammad (pbse). Es tan extraño que se reconozca su integridad y sus logros, y que al mismo tiempo se niegue, explícita e implícitamente, su calidad de Profeta de Dios. Es aquí donde se requiere una búsqueda interna y una revisión de la supuesta objetividad que se le da al tema. Los siguientes hechos de la vida de Mujammad (pbse) le harán tomar una decisión imparcial, lógica y objetiva en cuanto a su Profetizaje.

Edward Gibbon and Simon Ocklay, History of the Saracen Empire, London 1870, p. 54.

“Es imposible para cualquiera quien estudia la vida y el carácter del gran Profeta de Arabia, quien sabe como enseñó y como vivió, sentir algo sino reverencia por este poderoso Profeta, uno de los grandes mensajeros del Supremo. Y aunque en lo que puse mencionare muchas cosas que le puedan sonar común a muchos, aún yo mismo siento siempre que leo esto, otro forma de admiración, un sentido nuevo de reverencia para aquel poderoso profesor árabe".

Annie Besant,The Life and Teachings of Muhammad, Madras 1932, p.4.

"Su disposición para sufrir persecuciones por sus creencias, el alto carácter moral de los hombres que creyeron en él y lo respetaron como líder, y la grandeza de su logro, argumentan a favor de su integridad fundamental. Para suponer a Mujammad como un impostor ocasionaría más problemas que lo que ello solucionaría. Además, ninguna de las grandes figuras de la historia son tan apreciadas en el Oeste como Mujammad”.

W. Montgomery, Mohammad at Mecca, Oxford, 1953, p. 52.

“Mujammad, el hombre inspirado, que fundó el Islam, nació en el año 579 A.D dentro de una tribu árabe que adoraba ídolos. Huérfano al nacer, siempre fue solicitado, en particular, por el pobre y el necesitado, la viuda y el huérfano, el esclavo y el oprimido. A la edad de veinte años, ya era un hombre de negocios acertado y rápidamente se convirtió en el director de caravanas de camello para una viuda rica. Cuando alcanzó los veinticinco años aquella que le proporcionó el empleó, reconoció sus méritos y le propuso matrimonio. Aunque ella tenía cincuenta y cinco años, Mujammad se casó con ella, y permaneció como un esposo fiel hasta que ella murió.

Como casi todo gran profeta antes de él, Mujammad luchó, tímido, de servir como el transmisor de la palabra de Dios, al sentir sus propias insuficiencias. Pero el ángel Gabriel le ordenó 'recita'. Por lo que sabemos Mujammad era incapaz de leer o escribir, pero él comenzó a dictar aquellas palabras inspiradas que pronto revolucionarían a un gran segmento de la tierra; " hay solo un Dios".

En todo, Mujammad, fue profundamente práctico. Cuando su querido hijo Ibrahim murió durante un eclipse, rápidamente corrieron los rumores del pésame de Dios. Por lo cual se dice que Mujammad anunció “un eclipse es un fenómeno natural. Es absurdo atribuir la muerte o el nacimiento de un ser humano a tales cosas”

En la propia muerte de Mujammad una tentativa fue hecha para deificarlo, pero el hombre quien pasaría a ser su sucesor administrativo, termino con el histerismo, al dar uno de los discursos más nobles de la historia religiosa: 'Si hay alguno entre ustedes quién adore a Mujammad, sépase que él ha muerto. Pero si es a Dios a quien adoran, sépase que Él vive por siempre '"

James A. Michener, ‘Islam The Misunderstood Religion’, In the Reader’s Digest (American Edition) for May 1955, pp. 68-70.