Dom11192017

Last updateDom, 04 Jun 2017 11pm

Back Está aquí: Portada Profeta Dicen sobre el profeta Testimonios de los Justos en El Área del Pensamiento

Testimonios de los Justos en El Área del Pensamiento

El pensamiento es de los pilares de la fe musulmana, y es uno de los pilares sobre los cuales la civilización islámica fue establecida; por el cual se contempla los signos de Al-lâh (Glorificado Sea) en todo el universo. Además, el Libro de Al-lâh (el Sagrado Corán) incita a reflexionar en dichos signos a través de muchas aleyas. ¡Y lo extraño es que después viene quien niega el interés del Islam y de la civilización islámica por el pensamiento y la meditación!   

Y aquí se encuentran los testimonios de los justos occidentales para refutar eso:    

Étienne Dinet[1] dijo: “Al filosofo musulmán Averroes –quien vivió en Al-Ándalus (1120-1198 d.C.)– pertenece el mérito de introducir la libertad de opinión –la cual no tiene que ser mezclada con el ateísmo– en Europa, y a los que tenían libre pensamiento en la era medieval europea, les entusiasmaron sus interpretaciones de (las obras de) Aristóteles, las cuales estaban influidas profundamente por la ideología islámica. Así, se puede considerar merecidamente que la escuela ideológica que resultó de este entusiasmo, era el principio del pensamiento lógico moderno, aparte de ser de los principios de la reforma religiosa”[2].  

Sigrid Hunke dijo: “Una inundación de producción ideológica árabe tal como materiales de la verdad y de la ciencia, fueron revisados y organizados por manos árabes  presentándolos en una forma ideal que invadió Europa; de modo que en los centros europeos de ciencia, no hubo ni un científico sino que consultó estos tesoros árabes para enriquecer su conocimiento y saciar su sed tal como el sediento cuando bebe del agua pura. Tampoco hubo ni un libro que fue emitido en Europa en aquel tiempo sino que sus hojas fueron influidas notablemente por las fuentes árabes, y su efecto destacó claramente en él. Y no solamente en sus palabras árabes traducidas, sino en su contenido e ideas”[3].   

También dijo: “Este salto rápido y asombroso en la escalera de la civilización -que fue realizado por los hijos del desierto, y que comenzó de la nada- merece ser considerado en la historia del pensamiento humano. Asimismo, sus victorias científicas consecutivas que les convirtieron en señores de los pueblos civilizados, son únicas e incomparables, y nos incitan a reflexionar preguntando: ¿Cómo pasó esto?”[4].    

El señor L.A. Sedillot dijo: “La sociedad islámica no vivió lo que Europa vivió de falta de meditación, parálisis intelectual, sequía espiritual y lucha en contra de la ciencia y de los científicos. Pues, la Historia menciona que 32000 científicos fueron quemados vivos, y sin duda alguna, la historia del Islam no conoció esta persecución horrible en contra de la libertad de pensamiento; sino que los musulmanes eran los que dominaban la ciencia en aquellas eras oscuras. Y jamás una religión llegó al poder y otorgó a sus contradictores en la ideología todos los motivos de la libertad como hizo el Islam”[5].      

Karadi Fu dijo: “Los árabes subieron el nivel de la vida mental y del estudio científico hasta el gado supremo mientras el mundo cristiano luchaba desesperadamente para liberarse de la barbarie y de sus grilletes, llegando a la cumbre de su actividad en los dos siglos IX y X d.C (y la cual duró hasta el siglo XV). Y a partir del siglo XII en adelante, Marrakech y el Medio Oriente se volvieron el foco de atención de todo occidental que buscaba la ciencia; de manera que en esta época, los europeos comenzaron a traducir las obras de los árabes, tal como los árabes tradujeron las obras de los griegos”[6].         

El escritor francés Maurice Bucaille dijo en su libro llamado (La Bible, le Coran et la Science [La Biblia, el Corán y la Ciencia]): “Y sabemos que el Islam considera el conocimiento y la religión como dos gemelos, que el desarrollo de la ciencia era desde el comienzo una parte de las orientaciones religiosas, y que la aplicación de esta regla condujo al desarrollo científico deslumbrante en la era de la gran civilización islámica, de la cual el Occidente aprendió antes de su renacimiento”[7].

Y en el campo de la influencia de la creencia islámica del monoteísmo en la mentalidad del pueblo indio y en sus religiones, el ex embajador de La India en Egipto Bani Kaur dijo: “Es obvio y afirmado que la influencia del Islam en la religión Hindú, era profunda en aquella época (islámica). La idea de la adoración a Al-lâh, se divulgó entre los hindúes a causa del Islam; ya que los líderes de la ideología y de la religión en esta época, aunque nombraron sus deidades con varios nombres, llamaron a la devoción de Al-lâh, y declararon que Dios Es Uno, y Merece la devoción, y de Él se pide la salvación y la felicidad. Sin embargo, esta influencia apareció en las religiones y en los llamados que aparecieron en La India en la era islámica, como la religión del Bhakti, y el llamado de ‘Kabir’[8].   

Y después de que el historiador y erudito francés L.A. Sedillot presentó la mayoría de los aspectos de la civilización islámica, terminó diciendo: “Y de esta forma, apareció la influencia de los árabes en todas las ramas de la civilización europea moderna”[9].     

Éstos son los dichos de los justos de entre los orientalistas e historiadores occidentales sobre el mérito y la influencia de la civilización islámica. Y concluyo esta sección, presentando una charla que fue dada por el príncipe Charles -el  príncipe heredero de Gran Bretaña- en el centro de Oxford para los estudios islámicos bajo el título de (El Islam y el Occidente) donde fue mencionado literalmente:

“Como hay mucho mal entendimiento en el Occidente sobre la naturalidad del Islam, también hay otra cantidad igual de ignorancia sobre el reconocimiento que nuestra cultura y civilización deben al mundo islámico; ya que España en la era de los musulmanes, no ejerció solamente el papel de recopilar y guardar el contenido intelectual de ambas civilizaciones, griega y romana, sino que interpretó esa civilización y la amplificó, y presentó contribuciones importantes por su parte a muchos campos de la investigación humana en las ciencias, la astronomía, las matemáticas, el álgebra -la palabra en sí es árabe-, la ley, la historia, la medicina, la farmacología, la oftalmología, la agricultura y la arquitectura. Además, Córdoba en el siglo Χ, era la ciudad más moderna de Europa. Aparte de que muchas de las ventajas por las cuales Europa se orgullece actualmente, provinieron originalmente de España durante el mandato islámico. Ya que la diplomacia, el comercio libre, las fronteras abiertas, los métodos de investigación académica, la antropología, las modales de conducta, la evolución de la moda, la medicina alternativa y los hospitales, todos vinieron de aquella ciudad grandiosa. Y encima, el Islam nos puede enseñar un método para comprenderse mutuamente y vivir en el mundo; algo que el cristianismo perdió, y por ende, esto condujo a debilitarlo. Además, en el profundo del Islam, radica  mantener una visión integral del universo; ya que (el Islam) rechaza separar entre el hombre y la naturaleza, la religión y la ciencia, la razón y la materia, y este sentimiento importante de la unidad y la custodia sobre el carácter santo y espiritual del mundo a nuestro alrededor, es algo importante que podemos aprenderlo de nuevo del Islam”[10].   

Y quien quiere enterarse más sobre la influencia de la civilización islámica en el renacimiento europeo moderno, que consulte el sexto capítulo de (La historia general de los árabes) escrito por L.A. Sedillot, bajo el título de (La descripción de la civilización árabe), también el quinto capítulo con sus diez temas del libro llamado “La Civilisation des Arabes (La civilización de los árabes)” escrito por Gustave Le Bon; asimismo, el libro llamado “Allahs Sonne über dem Abendland (El sol de Al-lâh brilla sobre occidente)”escrito por Sigrid Hunke, el cual reconoce el mérito de la civilización islámica sobre la occidental. Y también que consulte la lista de referencias y fuentes que fue recopilada por el erudito George Sarton para su libro llamado (Introduction to the History of Science (Introducción a la historia de la ciencia)”.      

Quizá eso y muchos otros libros justifican indudablemente la originalidad, el florecimiento y la prosperidad de la civilización islámica, y lo que la caracterizó de globalización y desarrollo, realismo y apertura, aparte de sus contribuciones grandiosas a la marcha de la civilización humana, y luego lo que fue base de la civilización occidental moderna.

Y quizá llegó el tiempo para recordar esas realidades, con la esperanza de beneficiarse de las mismas para renacer de nuevo.
 

[1] Étienne Dinet (1861-1929 d.C.): orientalista y pintor francés, y escritor de fama mundial.

[2] Étienne Dinet, La Vie de Mohammed, Prophète d'Allah [Muhammad, el Mensajero de Al-lâh (I)] pág. 343.

[3] Sigrid Hunke, Allahs Sonne über dem Abendland (El sol de Allah brilla sobre occidente), pág. 305, 306.

[4]Ibídem, pág. 354.

[5] Transmitido de Hassân Shamsi Bâsha, Hakadha Kânu Yaum Kunna, pág. 83.

[6] Karadi Fu, la astronomía y las matemáticas, es una investigación publicada en el libro llamado  “The Legacy of Islam [El patrimonio del Islam]” bajo la supervisión de Arnold, pág. 564.

[7] Transmitido de Uahîd Ad-Dîn Jân, Al Islâm Yatahadda (El Islam desafía), pág. 14.

[8] A Survey of Indian. History, pág. 132.

[9] L.A. Sedillot, La historia general de los árabes, pág. 381.

[10] Una charla llamada “Islam and the occident [El Islam y el occidente]” que fue dictada en el Centro de Oxford para los estudios islámicos en el 27 de octubre 1993 d.C. La embajada británica en Damasco distribuyó el texto traducido; luego, fue impreso en un librito a costa del príncipe Charles.

 

Fuente: www.Islamstory.com