Dom11192017

Last updateDom, 04 Jun 2017 11pm

Back Está aquí: Portada Profeta Compañeros Abdullah Ibn Rauuaha

Abdullah Ibn Rauuaha

Abdullah Ibn Rauuaha

  "Alma mía, igual morirás...sea en la guerra o fuera de ella  "

En una ocasión el Mensajero de Allah (P y B) se reunió a escondidas de los incrédulos de  Qureish, a la entrada de  Makka, con los jefes de los Ansar (Musulmanes de Medina) a fin de acordar con ellos un pacto llamado :” Primer  pacto de Al  'Aqaba  

 

En esos días, Abdullah Ibn  Rauuaha ya era uno de los líderes portadores del Islam a Medina  .

Este pacto  fue el punto de partida para la Hégira, que, a su vez, fue un gran paso para la propagación del Islam  .

Y cuando el Mensajero de Allah (PyB) se encontró con el grupo de setenta y tres personas que vinieron de Medina un año después, Ibn Rauuaha(RA) también estaba presente para cerrar el segundo pacto de Al 'Aqaba  .

Tras la Hégira del Profeta ( PyB) y sus Compañeros a Medina, Ibn Rauuaha se convirtió en uno de los ansaríes que más trabajaba por el Islam y su afianzamiento en Medina. Era el que estaba más alerta contra  las intrigas de Abdullah Ibn Ubai. Este personaje estaba a punto de ser coronado rey de Medina antes de la llegada del Profeta Muhammad a la ciudad. Ibn Ubai se amargó mucho por la oportunidad perdida y empezó a tramar intrigas contra el Islam. Ibn Rauuaha (RA)seguía de cerca tales intrigas para hacerlas fracasar. Tuvo tal éxito que hizo fracasar todas las artimañas de Ibn Ubai  .

Ibn Rauuaha(RA) se dedicaba a las letras en un ambiente que poco conocía sobre ellas. Era poeta, entonaba dulces y enérgicos poemas. Desde su islamización volcó toda su inspiración poética al servicio del Islam. El Mensajero (PyB) amaba su poesía y siempre le pedía recitar más. En una ocasión, el Profeta (PyB)se encontraba con sus Sahabas y Abdullah Ibn  Rauuaha(RA) se presentó ante ellos. El Mensajero (PyB) le preguntó  :

  "¿Cómo logras improvisar poesías cuando lo deseas  ?".

   Contestó: "Simplemente miro algo y luego digo...". Y empezó a improvisar  :

  " ¡Oh buen Háshim! Ciertamente que Dios ha favorecido a tu familia sobre toda la humanidad  ."

  "He visto el bien en ti; pero esta visión no es la de los tuyos  ."

  "Si pides apoyo a alguno de ellos, en uno de sus asuntos, no responderán  ."

  Que Dios te dé firmeza en el bien, como a Moisés(AS) y a aquellos que se les ha escrito la victoria  !"

El Profeta, se alegró con los versos y exclamó   :

   Que Dios te dé firmeza  !"

Y cuando el Enviado  (PyB) circunvalaba en torno a la Ka’aba en 'Umratul Qadhá , Ibn Rauuaha lo acompañaba y, a la vez, recitaba lo siguiente  :

  Allah! Si no fuera por Ti, no nos hubiésemos guiado, tampoco habríamos dado limosna  ni habríamos orado ."

"Que Tu clemencia se derrame sobre nosotros, ¡Y consolídanos en los combates!"

"Si aquellos que nos han atacado desean tentarnos ¡Resistiremos!"

Los musulmanes, al oírlos, comenzaron a repetir estos bellos versos.

El magno poeta se puso triste cuando se reveló la siguiente aleya del Sagrado Corán:

 Y los poetas, ilusos, también les siguen.

Sin embargo, recuperó el ánimo cuando Allah reveló otra aleya, que dice:

Excepto los creyentes que practican el bien, alaban incesantemente a Dios y se defienden cuando son atacados inicuamente...

Y cuando los musulmanes se vieron obligados a luchar, Ibn Rauuaha no tuvo reparos en hacerlo. Participó de las batallas de Badr, Uhud, Al Jandaq, Al Hudaibía y Jaibar. Su lema  eran estos versos: "¡Alma mía! Igualmente morirás, sea en combate o no."

Y llegó la batalla de Mu-ta. Abdullah era el tercer Emir al mando de las tropas musulmanas, después de Zaid y Ya'far (RA).

Cuando los guerreros se preparaban para abandonar Medina, Ibn Rauuaha empezó a recitar:

"Pido a Dios Su perdón, y un fuerte golpe que me acabe"

"O un flechazo de manos de un valiente, que  penetre mis entrañas"

"Para que se diga, al pasar por mi cadáver:  Ha sido un guerrero guiado por Dios'."

Así es... sólo deseaba el golpe de una espada, o una flecha arrojada, que lo lleve al mundo de los caídos en la causa de Dios.-

Y el ejército marchó hacia Mu-ta. Los musulmanes se encontraron con que el ejército enemigo superaba los doscientos mil guerreros. Divisaban filas interminables de soldados en grandes números.  Al constatar la gran ventaja numérica de los bizantinos, algunos  musulmanes opinaron: "Enviaremos alguien al Mensajero de Allah (PyB) comunicándole el número de las tropas enemigas, y que él decida en mandar o no refuerzos..."

Ibn Rauuaha se levantó y dijo a las tropas, con voz clara y enérgica:

Oh gente! ¡Por Allah! No luchamos contra el enemigo con los números, la fuerza o la cantidad. ¡Luchamos junto a esta religión con la que Allah nos favoreció! ¡Luchad! Pues ganaremos una de las dos bondades: la victoria o la muerte en la causa de Allah". Los musulmanes, en inferioridad numérica pero con mucha fe, clamaron: "¡Por Dios que Ibn Rauuaha ha dicho la verdad!".

El ejército emprendió, entonces, su camino hacia la muralla formada por las decenas de miles de soldados bizantinos. Ambos bandos se enfrentaron en feroz combate. Zaid, el primer Emir, cayó mártir en la causa de Allah; tras él, Ya'far Ibn Abi Tálib(RA), el segundo al mando, alcanzó el martirio con júbilo y arrojo.  Ibn Rauuaha(RA), el tercero al mando, tomó el estandarte de los brazos de Ya'far. Mientras tanto, alrededor, la batalla ardía, y los pocos guerreros musulmanes parecían perderse entre el conjunto de soldados del ejército de Heraclio, Emperador de Bizancio. Mientras actuó como soldado, Abdullah Ibn Rauuaha(RA) luchó sin que temiese  la muerte. Pero, en su nuevo estado de Emir del ejército islámico, empezó a moverse con cautela ante el duro embate bizantino.

Cuando se dio cuenta del cambio en su actitud, gritó con todas sus fuerzas:

"Juro ¡Alma mía! Que lucharé con todo, ¿Por qué te veo desdeñar el Paraíso?"

"Alma mía, de todas maneras morirás, ante ti está asechando la muerte"

"Todo lo que deseabas te ha sido concedido, y si haces como Zaid y Ya'far(RA), realmente estarás obrando  bien"

Ibn Rauuaha(RA) se lanzó con todas sus fuerzas contra las compactas líneas bizantinas. Y si no fuese que su hora había llegado, habría continuado combatiéndoles hasta acabar con ellos. Pero la hora de la partida llegó.. Dios lo llamaba... Lo vimos caer como un mártir. Su cuerpo cayó, pero su alma ascendió, pura y decidida, hacia su Señor, el Altísimo.

El más inalcanzable de sus deseos se había hecho realidad: "Para que se diga al pasar por mi cadáver: ha sido un guerrero guiado por Dios"

Y en verdad fue así.

Mientras la batalla ardía en las tierras de Ash Sham, el Mensajero de Allah (PyB) hablaba a sus Sahabas en Medina. De repente, cuando hablaba  pausadamente, el Mensajero de Allah (PYB) cerró sus párpados, para luego abrir sus ojos con un triste y amargo brillo. Miró calladamente a sus Sahabas y dijo:

"El estandarte estaba en manos de Zaid (RA)hasta caer como mártir. Luego lo cargó Ya'far(RA), y a él también le tocó la misma suerte...

calló por un instante, y luego dijo:

Finalmente lo tomó Ibn  Rauuaha(RA), luchó con él hasta que cayó también como mártir..."

El Profeta (PYB) permaneció callado por un momento, sus ojos brillaban mostrando nostalgia y tranquilidad. Finalmente dijo:"Les he visto en el paraíso."

¡Que hermoso viaje emprendieron al Paraíso! ... ¡Como si hubiesen hecho un acuerdo entre sí! Salieron juntos a la guerra... y se elevaron también juntos al Paraíso.

La mejor evocación de estos mártires, para su eterna memoria, son las palabras del Profeta (PyB): "Dios me los mostró en el Paraíso."

¡ Que Allah bendiga a Abdullah Ibn Rauuaha!