Dom11192017

Last updateDom, 04 Jun 2017 11pm

Back Está aquí: Portada Principios Conozca Que es El Islam Una Introducción a los Fundamentos del Islam

Una Introducción a los Fundamentos del Islam

Los pilares del Islam

Así que verdaderamente el conocimiento del Tawhid (la unicidad de Alláh) es la más noble de las ciencias, y el más grande en rango; y el más obligatorio para ser estudiado porque es el conocimiento de Alláh, el Exaltado, y Sus Nombres y Sus Atributos, y Sus Derechos sobre Sus esclavos.

 

Verdaderamente la alabanza es para Alláh, nosotros lo alabamos, y pedimos por Su ayuda y Su perdón y nos arrepentimos ante Él. Buscamos refugio en Alláh de las maldades de nuestros propios seres, y de los pecados de nuestras acciones. Quienquiera que sea guiado por Alláh; no hay desvío para él; y quienquiera que sea desviado por Él, entonces no hay guía para él.

Yo testifico que no hay ninguno merecedor de la adoración, excepto Alláh solo, sin ningún socio. Yo testifico que Muhammad es Su esclavo y Mensajero. Que las bendiciones de Alláh sean con él y sobre su familia y sus compañeros y quienquiera que los siga en bondad. Como para lo que procede:

Así que verdaderamente el conocimiento del Tawhid (la unicidad de Alláh) es la más noble de las ciencias, y el más grande en rango; y el más obligatorio para ser estudiado porque es el conocimiento de Alláh, el Exaltado, y Sus Nombres y Sus Atributos, y Sus Derechos sobre Sus esclavos.

Similarmente, es la llave para vía hacia Alláh, el Exaltado, y el Fundamento de Sus Leyes (la Sharíah). Así que los Mensajeros estuvieron unidos sobre llamar a ello. Alláh, el Exaltado, dice:

 “Y Nosotros no enviamos antes que a ti a ningún Mensajero, excepto que nosotros le reveláramos a él que no hay ninguno merecedor de la adoración, excepto Yo, así que adórenme a Mí” (Suratul Anbiya, 21:25).

 Alláh mismo testifica Su Unicidad, y los ángeles y la gente de conocimiento lo testifican también. Alláh, el Exaltado dijo:

 “Alláh, el Exaltado, testifica que no hay ninguno merecedor de la adoración, excepto Él, y así lo hacen los ángeles y aquellos de conocimiento (que Él está) manteniendo (a la creación) en justicia. No hay nadie merecedor de la adoración excepto Él, el Exaltado, el Altísimo, el Sabio” (Suratul Ali Imrán, 3:18).

 Desde que esta es la naturaleza del Tawhid, es obligatorio sobre cada musulmán el dedicarse el mismo a aprender, enseñar, contemplar y creer en ello; para que así esta religión pueda ser construida sobre fundamentos seguros, y para que así él pueda ser satisfecho y obtener las bendiciones de sus frutos y resultados[1].

La religión del Islam.

 La religión del Islam es la religión con la cual Alláh envió a Muhammad (صلى الله عليه وسلم). Alláh abrogó con ello a todas las otras religiones, y la perfeccionó para Sus esclavos, y completó con ello Su Favor sobre ellos, y la escogió para ellos como su religión. Así que ninguna religión junto a ella será aceptada. Alláh, el Exaltado, dijo:

 “Muhammad no es un padre de entre ninguno de sus hombres, más bien él es Mensajero de Alláh, y el último de los Profetas” (Suratul Ahzab, 33:40).

Y Alláh, el Exaltado, dijo:

“Hoy Yo he perfeccionado para ustedes su Religión, y completado para ustedes Mi Favor sobre ustedes, y he escogido para ustedes el Islam como su religión” (Suratul Maidah, 5:3).

 Y Alláh, el Exaltado, dijo:

 “Verdaderamente, la religión con Alláh, es el Islam” (Suratul Ali Imrán, 3:19).

 Y Alláh, el Exaltado, dijo:

 “Y quienquiera que toma otra (religión) que el Islam como su religión, ello nunca será aceptado de él; y él será, en el Más Allá, de entre los perdedores” (Suratul Ali Imrán, 3:85).

Efectivamente Alláh hizo obligatorio sobre toda la gente el adorarlo específicamente a Él. Así que Él dijo, hablando al Profeta (صلى الله عليه وسلم):

 “Di: “¡Oh humanidad! Efectivamente yo soy el Mensajero de Alláh para todos ustedes, (a Él) pertenece el dominio de los cielos y la tierra. No hay ninguno merecedor de la adoración, excepto Él. Él da la vida y causa la muerte”. Así que crean en Alláh y Su Mensajero, el Profeta iletrado, quien cree en Alláh y Sus Palabras, síganlo para que así ustedes puedan ser guiados” (Suratul Araf, 7:158).

 En Sahih Muslim, de Abu Hurayrah (رضي الله عنه), del Mensajero de Alláh (صلى الله عليه وسلم) que él dijo: “Por Aquel en cuya Mano está el alma de Muhammad, ninguno es de entre los judíos o los cristianos, y luego él muera y no haya creído en aquello con lo cual yo fui enviado, excepto que él sea de entre la gente del Fuego”[2].

El creer en el Islam significa creer en lo que él (صلى الله عليه وسلم) trajo con aprobación y sumisión, no mera creencia. Consecuentemente Abu Talib no era un creyente en el Mensajero (صلى الله عليه وسلم), junto con lo que él vino, aún cuando testificó que era la mejor de las religiones.

La religión del Islam ha garantizado todas las cosas buenas que fueron incluidas en la religiones previas. Es distinguido porque su bien es válido en todos los tiempos y lugares, y gentes. Alláh, el Exaltado, dice hablándole a Su Mensajero (صلى الله عليه وسلم):

“Y Nosotros revelamos para ti el Libro en verdad, afirmando lo que te precedió de los libros y un supervisor sobre ellos” (Suratul Maidah, 5:48).

 Esto significa que su existencia es bien para todos los tiempos, lugares y gente. Seguirlo no niega el beneficio de una nación en ningún tiempo o lugar, más bien los beneficia. Esto no significa que esto sea un asunto para cada tiempo, lugar o gente; como alguna de la gente piensa.

 La religión del Islam es la verdadera religión a través de la cual Alláh garantiza a uno quien se adhiere a ella con si ayuda y Él les dará la victoria sobre todos los otros. Alláh, el Exaltado, dice:

 “Él es aquel quien envió a Su Mensajero con la verdadera Religión, para darle la victoria sobre todas las otras religiones, aunque los idólatras puedan detestarla” (Suratus Saf, 61:9).

 Alláh, el Exaltado, dice:

“Alláh ha prometido a aquellos de entre ustedes quienes hayan creído y hecho actos rectos, que Él seguramente les garantizará la sucesión (a la autoridad) sobre la tierra, justo como Él la garantizó a aquellos antes e ello y que Él seguramente establecerá para ellos Su Religión, la cual Él ha preferido para ellos y que Él seguramente sustituirá para ellos su temor con seguridad. Ellos Me adoran; no asocian nada Conmigo. Pero quien descrea después de eso; entonces ellos son los desobedientes” (Suratun Nur, 24:55).

La Religión del Islam es un credo y una ley, así que es perfecta en su creencia y ley:

1.- Ordena la Unicidad de Alláh y prohíbe el Shirk (asociar socios con Alláh).

2.- Ordena la veracidad y prohíbe la mentira.

3.- Ordena la justicia[3] y prohíbe la opresión.

4.- Ordena la veracidad y prohíbe la traición.

5.- Ordena el resguardo de las promesas y prohíbe la traición.

6.- Ordena la rectitud hacia los padres y prohíbe la desobediencia hacia ellos.

7.- Ordena el resguardo de los lazos de parentesco (y ellos son la familia) y prohíbe separarse uno mismo de ellos.

La extensa declaración es que el Islam ordena con todas las características virtuosas y que prohíbe de cada característica despreciables. Ordena toda buena acción y prohíbe de cada acción pecaminosa. Alláh, el Exaltado, dijo:

 “Verdaderamente Alláh ordena con justicia y buena conducta hacia los parientes, y prohíbe la inmoralidad y la mala conducta y la opresión. Él lo amonesta para que así quizá sean recordados” (Suratun Nahl, 16:90)[4].

Los pilares del Islam.

 Los pilares del Islam son los fundamentos sobre los cuales está construido, y ellos son cinco. Es mencionado en lo que es relatado de Ibn Umar (رضي الله عنه) del Profeta (صلى الله عليه وسلم) que él dijo: “El Islam está construido sobre cinco, que singularicen a Alláh en la adoración (y en una narración, con respecto a los cinco): Testificar que no hay ninguno merecedor de la adoración, excepto Alláh, y que Muhammad es Su esclavo y Mensajero, y establecer la oración, y dar la caridad (Zakat) y el ayuno en el mes de Ramadán y llevar a cabo la peregrinación (Hayy)”. Así que un hombre dijo: “Peregrinar y ayunar en Ramadán”. Él dijo: “No, ayunar en Ramadán y peregrinar. Esto es como yo lo escuché del Mensajero de Alláh (صلى الله عليه وسلم). Se ha acordado sobre ello y la redacción es de Muslim[5].

1.- Como para testificar que no hay ninguno merecedor de la adoración excepto Alláh, y que Muhammad (صلى الله عليه وسلم) es Su Esclavo y Mensajero, entonces ello es la inquebrantable creencia afirmada por esta testificación, como si su definitividad viniera de su testificación.

Efectivamente esta testificación es solamente un pilar que contiene un número de testificaciones, por las siguientes razones: ya sea porque el Mensajero (صلى الله عليه وسلم) comunicó de Alláh, el Exaltado, testificando así su esclavitud y Mensajería es de entre la testificación de que ninguno tiene el derecho a ser adorado excepto Alláh. O puede ser porque estas dos testificaciones forman los fundamentos para la exactitud de las acciones y su aceptación.

Ninguna acción es correcta o aceptable, excepto si es hecha con sinceridad hacia Alláh, el Exaltado, y en conformidad con el Mensajero (صلى الله عليه وسلم).

Así que la testificación de que nadie tiene el derecho de ser adorado, excepto Alláh es confirmada por sinceridad, y la testificación de que Muhammad es Su esclavo y su Mensajero es confirmada por la obediencia.

De entre los frutos de esta gran testificación es la liberación del corazón y del alma de ser esclavizadas por la creación y de los otros que siguen a los Mensajeros. 

2.- Como para establecer la oración, entonces ello es adorar a Alláh por hacerlo, y estar rápidos y completamente en su tiempo y lugar.

De entre sus frutos está la relajación del corazón, y la frialdad del ojo y el alejarse de la indecencia y la maldad.

3.- Como para la caridad (Zakat), entonces esto es adorar a Alláh, el Exaltado, al gastar lo que uno es capaz de gastar, para purificar la riqueza de uno. De entre sus frutos está que ello purifica el alma de lo despreciable y de la avaricia, y cumple la necesidad del Islam y de los musulmanes.

4.- Como para ayunar en Ramadán, entonces ello es adorar a Alláh, el Exaltado, por quedarse lejos de comer y beber durante los días de Ramadán. De entre sus frutos está el dominar el alma por abandonar las cosas que ella ama, por la complacencia de Alláh, el Altísimo y Majestuoso.

5.- Como para la peregrinación, entonces ello es adorar a Alláh, el Exaltado, por ir a la Casa Sagrada a establecer los ritos de la peregrinación. De entre sus pilares está el dominar el alma, relativo al esfuerzo en la riqueza y en el cuerpo de uno en obediencia hacia Alláh, el Exaltado. Consecuentemente la peregrinación en un tipo de Yihad en la Vía de Alláh, el Exaltado.

Así que los frutos que hemos mencionado para estos fundamentos (y cualquier cosa que no hayamos mencionado) hacen a la nación una purificada y limpia Nación Islámica, especificando a Alláh para la adorar sobre la verdadera Religión y llevar a cabo buenos hechos con veracidad y justicia.

Así que todo lo demás de entre las leyes del Islam es rectificado por el establecimiento de estos fundamentos. Una nación no es rectificada, excepto por rectificar los asuntos de su religión, y ella falla para rectificar su propia condición como es necesitado porque es negligente en la rectificación de su religión.

Quienquiera que desee ver una ilustración de esto, entonces déjenlo leer la declaración de Alláh, el Exaltado:

“Y si solamente la gente de las ciudades hubiera creído y temido a Alláh, nosotros hubiéramos abierto sobre ellos las bendiciones de los cielos y la tierra; pero ello se rehusaron, así que Nosotros los castigamos por lo que ellos estaban ganando. ¿Entonces la gente de las ciudades no se sentía segura de Nuestro castigo viniendo a ellos en la noche mientras ellos estaban dormidos? ¿O la gente de las ciudades no se sentía segura de Nuestro castigo viniendo a ellos en la mañana mientras estaban jugando? ¿Entonces ellos se sintieron seguros del Plan de Alláh? Pero ninguno se siente seguro del Plan se Alláh, excepto la gente perdedora” (Suratul Araf, 7:96-99).

Déjenlo buscar en la historia, porque verdaderamente la historia es una lección para aquellos quienes piensan, y una visión para aquellos quienes tienen un velo enfrente de ellos. Y Alláh es el Apoyador[6].

Los fundamentos del Credo Islámico.

La religión el Islam, como ha precedido, es un credo y una ley. Efectivamente nosotros apuntamos algunas cosas de entre sus leyes, y nosotros mencionamos lo que está establecido por los pilares de sus leyes.

Como para el credo islámico, entonces sus fundamentos son creer en Alláh, Sus ángeles y Sus Libros y Sus Mensajeros y el Último Día y en el Predecreto; el bien de todo ello y el mal de todo ello.

Efectivamente estos fundamentos son probados por el Libro de Alláh y la Sunnah de su Mensajero (صلى الله عليه وسلم). Así que en Su Libro Alláh, el Exaltado, dice:

 “No es rectitud que ustedes vuelvan la cabeza hacia el oriente y el occidente. Más bien la persona recta es aquella quien cree en Alláh, y en el Último Día, y los ángeles y los libros y los Profetas” (Suratul Baqarah, 2:177).

 También, Él dijo con respecto al Predecreto:

 “Verdaderamente Alláh creó todo con Predecreto. Y Nuestra orden es sino una, como el vistazo de un ojo” (Suratul Qamar, 54:49-50).

Como para la Sunnah del Mensajero (صلى الله عليه وسلم), el Profeta dijo a Yibril cuando él preguntó acerca de la fe: “La Fe es que ustedes crean en Alláh, y Sus Ángeles, y Sus Libros, y Sus Mensajeros, y el Último Día, y es que crean en el Predecreto; lo bueno de ello y lo malo de ello”. Esto es relatado por Muslim[7] [8].

 Los objetivos del Credo Islámico.

Los objetivos del Credo Islámico y sus nobles intenciones para uno quien se adhiere a ello, son de muchos tipos, de entre ellos:

1.- Purificar la intención y la adoración para Alláh, el Exaltado, solo, porque Él es el Creador. Ello también significa no asociar nada con Él, desde que es obligatorio hacer la intención y la adoración por Él solo.

 2.- La liberación del intelecto y del pensamiento del desorden caótico emanando de un corazón, el cual está desprovisto de esta creencia. Quienquiera que tenga un vacío en su corazón de esto, entonces ya sea que esté vacío de todo credo y adoración, y susceptible solamente a las cosas materiales, o está inmerso en creencias y supersticiones desviadas.

3.- El alma y el pensamiento son confortados, así que no hay ansiedad en el alma, o disturbios en el pensamiento; porque este credo conecta al creyente directamente a Su Señor. Así que él está complacido con Su Señor, Director y Juez Legal. Así que el corazón se vuelve satisfecho con Su Predecreto y su pecho es dejado abierto para la aceptación del Islam, tal que él no busque un sustituto para ello.

 4.- La intención y la acción se vuelven seguras de la desviación en la adoración de Alláh, el Exaltado, o en la interacción con la creación, porque el fundamento de ello es la fe en los Mensajeros lo cual garantiza el seguimiento de su vía. Consecuentemente, la intención y acción son salvaguardadas.

 5.- Él tiene resolución y seriedad en todos los asuntos. Él no deja ninguna oportunidad de llevar a cabo una acción recta por él, excepto que él la haga y espere por la Recompensa. Él no ve la manifestación de un pecado, excepto que él se distancie a sí mismo de ello, y tema el castigo. Esto es porque el fundamento de la fe en la Resurrección y la Recompensa sobre todas las acciones.

“Y de entre todos son grados de lo que ellos han hecho. Y Su Señor no está desadvertido de lo que ellos hicieron” (Suratul Anam, 6:132). Efectivamente el Profeta (صلى الله عليه وسلم) incitó hacia este propósito en su declaración: “El creyente fuerte es bueno, y él es más amado ante Alláh que el creyente débil, y hay bien en ambos de ellos. Esfuércense sobre lo que los beneficia y busquen la ayuda de Alláh y no se debiliten. Si la calamidad cae sobre ustedes, entonces no digan: “Si solamente hubiera hecho tal y tal”. Más bien digan: “Alláh ha decretado, y Él hace lo que Él desea”, así que verdaderamente el “si” abre la puerta al trabajo del Shaytán”. Esto es relatado por Muslim[9].

 6.- La Ummah se volverá fuerte en difundir, ya sea caro o barato, hacia el establecimiento de su Religión y en el reforzamiento de su crecimiento. Ellos no tendrán ningún interés con los juicios que pueden afectarlos en esa vía. Alláh, el Exaltado, dijo acerca de esto: “Los creyentes son solamente aquellos quienes han creído en Alláh y Su Mensajero y ellos no han dudado, pero ellos se esfuerzan en su riqueza y sus personas en la vía de Alláh. Y esto son quienes son los veraces” (Suratul Huyurat, 49:15).

 7.- El logro de la prosperidad en este mundo y en el Más Allá por reforzar a los individuos y los grupos y la obtención de la recompensa y la nobleza. Alláh, el Exaltado, dice: “Quienquiera que hace la rectitud, ya sea hombre o mujer, y él es un creyente; Nosotros seguramente le causaremos que viva una buena vida, y Nosotros seguramente le daremos su recompensa de acuerdo a lo mejor de lo que ellos acostumbraban hacer” (Suratun Nahl, 16:97).

 Estos son algunos de los objetivos del credo islámico y nosotros esperamos que Alláh, el Exaltado, nos declarará a nosotros y a todos los musulmanes[10]. Para mayor información:

www.salaf.com   (portal web islámico).

www.islaam.ca   (información para no musulmanes).

www.islammexico.net (portal web islámico en español).


[1] Esto fue tomado del libro “Sharh Usulul Imán” (páginas 3-4) del Sheik Muhammad Ibn Salih al-Uthaymin.

[2] Esto fue reportado en Sahih Muslim (1/94) y en Mukhtasar Sahih Muslim con la revisión del Sheik Al-Albani (no. 20).

[3] El Sheik Muhammad Salih al-Uthaymin dice: “La justicia es la igualdad entre aquello lo cual es lo mismo, y la división entre aquello lo cual es diferente. La justicia no es absoluta igualdad, como alguna de la gente alega cuando ellos dicen: “La religión del Islam es una religión de absoluta igualdad”. De cualquier manera, la igualdad entre cosas diferentes es opresión. El Islam no vino con esto, ni alaba a aquel quien lo hace”.

[4] Esta sección fue tomada de “Sharh Usulul Imán” (páginas 5-8).

[5] Esto fue reportado en Sahih Muslim (1/34) y en Mukhtasar Sahih Muslim con la revisión del Sheik Al-Albani (no. 62).

[6] Esta sección fue tomada de “Sharh Usulul Imán” (páginas 9-11).

[7] Esto es reportado en Sahih Muslim (1/13). Ver Mukhtasar Sahih Muslim con la revisión del Sheik Al-Albani (no. 1). Porque una explicación de este largo Hadith, ver “Maymu-ul Fatawa war Rasail” (3/143) del Sheik Muhammad Ibn Salih al Uthaymin.

[8] Esta sección fue tomada de “Sharh Usulul Imán” (página 13).

[9] Esto fue reportado en Sahih Muslim (8/56), ver Mukhtasar Sahih Muslim con la revisión del Sheik Al-Albani (no. 1840).

[10] Esta sección fue tomada de “Sharh Usulul Imán” (páginas 58-60).

Una Introducción a los Fundamentos del Islam

Tomado de: www.troid.org.

Traducido por: Musa Abdullah Reyes H.