Jue10192017

Last updateDom, 04 Jun 2017 11pm

Back Está aquí: Portada Nuevas Traducciones No digas una opinión personal sobre un asunto religioso

No digas una opinión personal sobre un asunto religioso

Uno de los compañeros del Profeta del Islam, Muhammad, que la paz y bendiciones de Allah sean sobre Él, salió con otros musulmanes para participar en una batalla santa con el fin de asegurar el Estado de los musulmanes en esta era.

 El Profeta desempeñaba otra misión en la capital La Medina, en Arabia Saudí.

Durante la batalla, el hermano sufrió unas heridas muy profundas y graves.

Cuando estaba en el camino con los musulmanes, regresando al mensajero de Dios, quería hacer la oración pero no pudo por sus heridas que podrían ser afectadas si tocaba el agua.

Pensaba cómo podría hacer la ablución para ser preparado para la oración.

Unos musulmanes, en este caso, decidieron decir sus opiniones personales al respecto, pero no tenían conocimiento para decir algo sobre este caso.

Lamentablemente, eso es lo que hace mucha gente. Finalmente, dijeron al hermano herido: tienes que hacer la ablución con el agua, aunque esta opinión no ha sido la correcta en este caso. El hermano cumplió las recomendaciones.

 Hizo la ablución con el agua y murió inmediatamente en el camino.

 Los compañeros del Profeta, cuando regresaron, contaron al mensajero lo que había pasado.

El Profeta se enfadó mucho, estuvo muy molesto y dijo: LE MATARON. QUE ALLAH LES CASTIGUE.

Quiero decir con esta historia, No tenemos que decir opiniones personales en cualquier asunto sin conocimiento.

Responder a una pregunta es una responsabilidad muy grande. 

Escrito por Lic. Yousef Mahmoud

Editado por Dra. Dora Marquéz