Vie04282017

Last updateJue, 23 Mar 2017 9pm

Back Está aquí: Portada Nuevas Traducciones Un mensaje islámico: Esperanza y Optimismo

Un mensaje islámico: Esperanza y Optimismo

En los años cincuenta un profesor universitario llamado Curt Richte realizaba experimentos psicológicos en los ratones.

Uno de sus experimentos fue traer un grupo de ratones, poniendo cada uno en un gran recipiente de vidrio llenado de agua hasta la mitad.

El recipiente fue grande y de vidrio para que el ratón no pudiera aferrarse a él con sus garras o saltar fuera.

Richte calculaba el tiempo en el que cada ratón seguía nadando y su intento de salir antes de sucumbir al ahogamiento.

Seguro había una diferencia entre cada ratón y otro, pero en promedio el ratón trataba por aproximadamente por 15 minutos,  luego se rendía al ahogamiento.

Richte realizó el experimento otra vez pero con algunos cambios. Cuando veía que el ratón estaba en sus ultimos momentos y estaba a punto de rendirse, lo sacaba, lo secaba y le dejaba descansar durante algún tiempo luego le ponía de nuevo en el recipiente.

Lo hizo con todos los ratones y empezó a calcular el promedio del tiempo en la segunda vez. Recuerda que el primer promedio fue casi 15 minuto ¿Cuánto esperas ser el promedio del tiempo en el segundo intento? ¡Más de 60 horas! horas y no minutos, hubo un ratón que seguió casi 81 horas.

 El análisis del experimento es, que los ratones en el primer intento perdieron rápidamente la esperanza después de confirmar que no había una manera de salir, mientras que en el segundo intento tenían una experiencia previa de que habría una esperanza y de que en cualquier momento se echaría una mano para salvarlos por eso siguieron más a la espera de mejores condiciones.

Esta historia se repite mucho en los libros del análisis psicológico (positive psychology) como una prueba de la importancia de “la esperanza y el optimismo”

Independientemente del mencionado análisis sobre el resultado del experimento y lo que dicen en cuanto a la importancia de la esperanza.

Hay un punto que me gustaría destacar y es el alcance de la correlación de la capacidad física con el estado psicológico, realmente es un tema serio.

Una persona puede dormir lo suficiente sin embargo no quiere despertarse a fin de ir al trabajo y siente que no tiene energía para eso, mientras que otra persona puede dormir una hora luego salta de su cama rápidamente con el objetivo de preparar un viaje placentero con sus amigos.

Te sentarías delante del aparato, crees que no tienes capacidad de trabajar ni suficiente energía mientras la verdad es que tienes lo suficiente y más pero no tienes ganas de hacer lo que se requiere de ti en ese momento.

Se nota que la mayoría de los seres humanos pueden esforzarse cuando encuentran el ánimo y dejan de trabajar cuando no hallan una estimación suficiente, esto es muy grave.

Tu mente impone restricciones sobre las capacidades de tu cuerpo o por lo menos te despista con la presencia de estas capacidades.

Un dicho de Ibn al-Qayyim (Que Allah tenga misercordia de él): la tristeza debilita el corazón, atenua la determinación y daña la voluntad y el Demonio no quiere nada más que la tristeza del creyente.

 Traducido por Lic. Asmaa Hassan

  Editado por Dra. Dora Marquéz