Dom06242018

Last updateJue, 11 Ene 2018 8pm

Back Está aquí: Portada Milagros Sobre Darwin El Propio Darwin Era Socialdarwinista

El Propio Darwin Era Socialdarwinista

El Propio Darwin Era Socialdarwinista

Los evolucionistas se esforzaron para presentar los sufrimientos que trajo aparejado el socialdarwinismo, como algo que no tenía nada que ver con Darwin. Pero éste usaba expresiones inequívocamente socialdarwinistas, especialmente en su libro El Origen del Hombre y en otros escritos. En una carta dirigida a Hugo Thiel en 1869 dice que no veía ninguna objeción a la aplicación de su teoría a la sociedad humana:

Realmente observo con mucho interés la aplicación que usted hace, en el campo de lo moral y de lo social, de los criterios que he usado respecto a la modificación de las especies6.

Benjamín Wiker, disertante sobre temas teológicos y científicos en la Universidad Franciscana (Ohio, EE. UU.) y autor de Darwinismo Moral:

Cómo Nos Volvimos Hedonistas, dijo en una entrevista, entre otras cosas, que Darwin fue el primer socialdarwinista:Guste o no, al leer El Origen del Hombre queda totalmente en claro que Darwin fue el primer socialdarwinista y el padre del movimiento eugenésico moderno. La eugenesia y el socialdarwinismo derivan directamente de su principio de la selección natural. Creo que la verdadera razón para que algunos se nieguen a relacionar al darwinismo con cosas como la eugenesia, reside en que no quieren que la teoría de la evolución sea mancillada por sus implicancias morales. Pero éstas surgen no sólo en el texto sino que se hacen evidentes por los efectos que ha tenido el darwinismo en los campos de la ética y de lo social, desde que apareció y a lo largo de un siglo y medio7.

Como podrá verse en los próximos capítulos, los evolucionistas modernos vacilan y tratan de no aceptar estos criterios debido a los resultados, en verdad, aterradores del socialdarwinismo en el siglo XX. Pero muchas de las expresiones y manifestaciones de Darwin revelan que fue él la fuente original de los mismos: la competencia salvaje, el racismo y la discriminación, son elementos fundamentales de su filosofía y de la teoría de la evolución y se manifiestan directamente en la realidad que vivimos.

Cualquier teoría que considere a los seres humanos producto de la casualidad y apenas superiores a los animales, que considere que unas  “razas” son más desarrolladas que otras y acerque así a las “menos desarrolladas” a los animales, que sostenga que la humanidad puede progresar a través de oprimir al débil, llevará, inevitablemente, a consecuencias trágicas. El intento de los evolucionistas por despegarse del socialdarwinismo no soluciona nada. Tenemos la esperanza de que los engañados por esos conceptos acepten finalmente que la teoría de la evolución no tiene nada de científica.