Mié08232017

Last updateDom, 04 Jun 2017 11pm

Back Está aquí: Portada Milagros En la Sunna ¿Porqué el profeta Muhamed "la paz sea con él" prohíbe dormir sobre el estómago?

¿Porqué el profeta Muhamed "la paz sea con él" prohíbe dormir sobre el estómago?

El Profeta dijo: "Si vas a conciliar el sueño, lávate como para realizar la oración, y acuéstate sobre el lado derecho". El Profeta dormía siempre sobre el lado derecho.

Se ha comprobado científicamente que dormir sobre el lado derecho, evita la presión del Hígado sobre el estomago lo que facilita la evacuación de su contenido, esta postura facilita la función cardíaca.

Mientras que dormir sobre el lado izquierdo aumenta el trabajo cardíaco debido a la presión ejercida por el Hígado, el Estomago y el pulmón derecho sobre el corazón.

Acostarse sobre el vientre perjudica el cuello que tiene que mantenerse en rotación durante toda la noche para poder respirar, esto puede provocar jaquecas y vértigos.
Dormir boca arriba hace que las vísceras eleven el diafragma presionando la caja torácica, lo que puede provocar angustia, facilitar la apnea del sueño y el despertar repentino del sueño por sensación de agobio.

DORMIR BOCA ABAJO
Aunque el 19% de los españoles duerme de esta forma, dormir boca abajo no es recomendable en general, pues al hacerlo se suele modificar la curvatura de la columna y, para poder respirar, debe mantener el cuello girado durante varias horas. Hay riesgo de asfixia. La columna vertebral no se encuentra recta produciéndose una torsión altamente perjudicial. La postura del cuello obliga a las vértebras a girarse soportando una tensión excesiva que producirá contracturas y quizás alguna otra lesión cervical.
evitar atentamente todo lo que el Profeta prohibió o advirtió que era desaconsejable. Debe evitarse basándose en el principio mencionado anteriormente, es decir, la obediencia que a su vez se fundamenta en la creencia que lo prohibido causa daño.
dice Allah en el coran Absteneos de cuanto os haya prohibido.
(Corán 59:7)
También se relata que el Profeta dijo:
"Hagan lo que puedan de lo que les he mandado, ;pero dejen por completo las cosas que he prohibido".1[1]
La Shari'ah, la ley de Dios, no es un sistema arbitrario ni un juego divino. ¡No! Alá es Omnisciente, Justo y el más Misericordioso. Por lo tanto, lo que ha sido prohibido es porque es perjudicial, ya sea en lo espiritual, o lo físico o lo social. A veces el daño es obvio, como en el caso del alcohol, las apuestas, la usura y la idolatría o a veces no son tan evidentes, como en el caso del consumo de cerdo o carroña, escuchar música instrumental y darle la mano a personas del sexo opuesto con quienes se puede contraer matrimonio.
Un ejemplo clásico de daño oculto puede observarse en la enseñanza de evitar dormir boca abajo. Hace mil cuatrocientos años el Profeta Muhammad prohibió dormir boca abajo. Cuando veía a uno de sus compañeros durmiendo en esa posición, lo empujaba con su pie para despertarlo y le decía:
"No duermas así. La gente del Infierno lo hace de ese modo". 2[2]
Por esta prohibición, los musulmanes evitaron dormir boca abajo. Pero bajo la influencia de la sociedad moderna, algunos cuestionaron esta prohibición. Preguntaron: "¿Qué tiene' de malo si dormimos boca abajo? Es agradable. Es más fácil dormir en esa posición, etc.". Hasta hace un tiempo, los sabios musulmanes sólo podían responder que era algo prohibido por el Profeta y que seguramente sería perjudicial.
 
En un artículo de la revista Time3[3] sobre problemas de la columna vertebral, expertos médicos discutieron sobre todas las variadas operaciones modernas que hacen para los discos dislocados, quebrados, curvaturas anormales de la columna, etc. Al final del artículo se encuentran las recomendaciones que dan los médicos para evitar los problemas que llevan a las operaciones descritas. La primera recomendación es: "Evitar dormir boca abajo". Explicaron que cuando uno duerme sobre el vientre "se aumenta la curva de la espina dorsal". La columna baja hasta llegar a los órganos blandos tales como los intestinos, el estómago, los pulmones, etc., esto es una de las principales causas de los problemas de columna. Los especialistas recomiendan dormir de costado, preferentemente con las rodillas flexionadas, como lo indicó el Profeta Muhammad.4[4]
En la década de los ochenta, varios médicos en Inglaterra in­vestigaron sobre lo que se conoce como Síndrome de Muerte Súbita Infantil; por el cual niños pequeños mueren mientras duermen sin una razón aparente. Durante el curso de la in­vestigación se llevó a cabo un informe sobre las familias que habían perdidos a hijos de esta forma. Les hicieron todo tipo de preguntas, sobre todas las situaciones imaginables posi­bles bajo las cuales los niños murieron, por ejemplo, desde la temperatura ambiente hasta el tipo de colchón que tenía la cuna. Al cotejar los resultados se pudo observar que el factor más común compartido por los niños que habían muerto es que habían estado durmiendo boca abajo. Debido a esto, los consejos médicos que advierten evitar que los niños duer­man en esa posición se difundieron en las tapas de todos los diarios del Reino Unido.
 
Los especialistas intentaron dar al­gunas explicaciones y sugirieron que tal vez este caso está re­lacionado con el fenómeno que ocurre cuando algunas per­sonas duermen y su proceso respiratorio se detiene breve­mente por alguna razón inexplicable y luego, comienza de nuevo. El hecho de dormir sobre el pecho y el estómago po­dría dificultar la reanudación de la respiración.
 
De todos mo­dos, ocho o nueve años después los diarios británicos infor­maron que desde los consejos médicos dados en la década de los ochenta, el promedio de muerte súbita en los niños dismi­nuyó en gran manera.
 
Los musulmanes que aceptaron la pro­hibición del Profeta Muhammad hace mil cuatrocientos años y evitaron esta práctica, se salvaron de todos estos daños que recientemente ha descubierto la ciencia moderna. Y no podemos decir que esto es lo único que perjudica, es posible que existan otros efectos nocivos que estén próximos a des­cubrirse en las décadas o siglos venideros