Jue11232017

Last updateDom, 04 Jun 2017 11pm

Back Está aquí: Portada Milagros En El Corán De entre los signos cósmicos en la sura de los creyentes

De entre los signos cósmicos en la sura de los creyentes

De entre los signos cósmicos en la sura de los creyentes
De entre los signos cósmicos en la sura de los creyentes
De entre los signos cósmicos en la sura de los creyentes

(En verdad creamos al hombre de una esencia extraída del barro.).(12/23)Esta noble áyat (versículo) vino a comienzos del segundo décimo de surat Almúminún (Los Creyentes), que es una sura mequinense (bajada en La Meca), de 118 áyát (versículos), después de “albasmala” (albasmala: “En el nombre de Allah , el Compasivo, el Misericordioso”).

 Se denominó con este nombre elogiando a “los creyentes”, y mostrando algo de sus cualidades.El eje principal de la noble sura, gira en torno al asunto de la creencia en Allah  (Enaltecido sea), como un solo Dios, único, singular, inmutable, a quien no se parece nadie de entre su creación, ni puede ser partícipe en su reino, ni rival a su poder, trascendiéndolo (Ensalzado y Enaltecido sea), de forma total de cualquier atributo impropio de su grandeza.   

 

De entre los signos cósmicos en la sura de los creyentes:

 1)      La creación del ser humano desde una descendencia de barro. 

2)      La descripción muy minuciosa de las sucesivas etapas de la formación del embrión humano, y la descripción del útero y de las glándulas reproductoras como un receptáculo estable y consolidado

3)      La referencia a la creación de los siete cielos y las separaciones que existen entre ellos (“Taraik o caminos”).

4)      La referencia a hacer descender el agua del cielo en una cantidad determinada para su posterior establecimiento en la tierra, lo cual asegura que el agua que se deposite en las rocas de la capa terrestre es original del agua de las lluvias (agual del cielo).

5)      La afirmación en la segura relación entre el descenso del agua del cielo y el brote de las plantas de la tierra y la formación de jardines con palmeras, viñedos y demás especies de plantas, con sus distintas variedades de los árboles de frutos, y las diferentes plantas de cosechas, como los granos, las legumbres, las hojas, los tallos y las raíces.

6)      La descripción del árbol del olivo en cuanto a que crece produciendo un fruto grasiento y que es aderezo para el disfrute de los que lo comen, y la incidencia acerca de los árboles de olivos que crecen especialmente en el monte Sinaí.

7)      La descripción de los rebaños en cuanto a que en ellos hay una lección para hombres de intelecto, especialmente en lo que se refiere a la leche que sale de sus vientres, a la carne que nos proporciona, y que sirve como un medio de transporte y de carga sobre la tierra, como sirve el barco en el mar, y muchas otras ventajas.

8)      La referencia a la precedencia de la creación del oído a la de la vista y de los corazones, que vienen a confirmar los recientes estudios anatómicos.

9)      La referencia explícita y sutil al movimiento giratorio de la tierra alrededor de su eje y su traslación alrededor del Sol mediante la expresión “la sucesión del día y la noche”.

‏‏‏‏‏Cada asunto de éstos requiere para explicar su sentido científico de un tratamiento especial, pero voy a limitar mis palabras al primer punto de la lista de arriba, relativa a la creación del ser humano desde una descendencia de barro como vino en el versículo doce de la sura de los Creyentes, y antes de empezar pienso que debo ofrecer algunos dichos de unos intérpretes en el tratamiento de este noble versículo.  

De entre los comentarios de los intérpretes: 

En la interpretación de Sus Palabras, Enaltecido sea:

(En verdad creamos al hombre de una esencia extraída del barro.)..(12/23) 

Ebno Kathir, que Allah  le otorgue su misericordia, mencionó lo que puede resumirse en lo siguiente: Dice, Enaltecido sea, informando sobre el comienzo de la creación del ser humano desde una descendencia de barro que es Adán, la paz sea sobre él – que lo creó Allah  desde una arcilla de barro putrefacto…

Ebn Garrir dijo que se llamó a Adán barro porque fue creado de éste.

Qatada dijo que Adán fue extraído del barro y éste  fue creado de polvo. 

Y el Profeta, las Bendiciones y la Paz de Allah  sean sobre él, dijo: (que Allah  creó a Adán desde un puñado de arcilla que extrajo de todos los tipos de barro existente en la tierra, pues resultaron los hijos de Adán según la naturaleza de la tierra, entre ellos el rojo, el blanco, el negro y una mezcla de estos. Y también el bueno y el malo y los términos medios). El Dicho ha sido emitido por los “imames” o guías de los musulmanes”  Ahmed, Abu Dáud y Al-Termidhí. Éste último dijo que es un dicho conforme y correcto. 

* En el libro de “Safuat Al-Tafásír o “Las Selectas Interpretaciones” (que Allah  recompense bien a su autor) vino el siguiente texto:…se usa la letra de “L” de la lengua árabe que significa una respuesta al juramento para asegurarse que se creó al género humano desde una especial selección y extracto derivada del barro. Ebn Abas dijo que es Adán porque fue extraído del barro….. 

* En el resto de los libros de las interpretaciones vinieron varias citas que no difieren mucho de éstas por lo que no veo que sea necesario repetirlas.

 De las evidencias lingüísticas en el noble versículo:

 El Barro: es el polvo mezclado con agua, de este su dicho (Enaltecido sea):

(Y comenzó la creación del hombre de barro). (La Postración: 7)

 (Es quien os creó de barro)”.  (2/6)

 (¿¿He de postrarme ante quien has creado del barro?)”.  (61/17)

(Desde una descendencia de barro).  (12/23)

(Pues enciéndeme, oh Hámán, bajo el barro). (38). 

 En la lengua árabe el verbo de la palabra “tín” (barro) es “tána” (hacerlo barro), el adjetivo de este es en la lengua árabe similar a “hecho como barro”, aunque algunos lingüistas lo nieguen. Pero “Altínat”: significa también en la lengua árabe “la naturaleza o el origen de la creación”. 

La palabra árabe Sulálat (descendencia) de la cosa es aquello de lo cual (desciende) esa cosa pero de una manera oculta y desconocida, y es la que fue extraída de otra cosa, y separada de ella.

Se dice la palabra árabe “Insa’al o “descender” que significa ha salido de entre ellos de una manera oculta y desconocida, y es lo mismo con el verbo “Tasalal o escabullirse”, y el verbo árabe (Salaa) o (Asaal) o “sacar” significa sacar la cosa de donde estaba. Y la palabra (Saleel o el descendiente)  significa el hijo, y la hija se llama (Saleela o descendiente). 

El polvo: es una materia de las de la tierra, seca, sólida que se forma de unos granos muy finos del volumen de los granos de arcilla y légamo (1/16 de milímetro en el diámetro de un grano o 0.062 milímetros), y a causa de la finura de los granos del polvo, pueden ser transportados por el viento cargándolos a lo largo de grandes distancias especialmente en el caso de los remolinos aéreos, y  a lo largo de periodos largos para que caer luego sobre la tierra, cuando ya ha disminuido la velocidades del  viento.

El polvo se produce por medio de la desintegración de las rocas terrestres a causa de los diferentes factores de exposición al aire libre y el más importante de los cuales destaca la oxidación química de los minerales terrestres, como también se forma el polvo como resultado de las erupciones volcánicas, o de las lloviznas con la sal de mar, de los granos de fecundación, de las bacterias, del humo resultante de las operaciones de las diferentes quemas y combustiones y de las partículas de las cenizas. Como se pueden mezclar con el polvo terrestre algunas partículas cósmicas que vienen desde afuera del marco de la tierra como el polvo cósmico o el de los meteoros.

 En la lengua árabe el plural de “torab” o polvo es “Atreba o Tirban” –en español polvos.

Se dice en árabe “tarab” usándolo como verbo derivado de polvo con el significado de “se ensucia de polvo” cuando se lo usa con la cosa, pero con el hombre significa “ponerse pobre” imaginándolo  con el polvo por encima, y “Tarabat Yadah” – significa que no le ha alcanzado nada bueno.

Se dice también en árabe la derivación “taraboh tatreeban fa tatarab” significa “ensuciarle con el polvo manchándole ” , y “atraboh” significa se pone el polvo por encima, y el “matraba” es la miseria y la penuria.

También se usa en árabe la derivación (atrab), que significa enriquecerse, como quien llega a tener tanto como cantidad de polvo existente.

Y la derivación (terb) y su plural (atrab) se usa también en el dicho de Allah  “Enaltecido sea”: (‘oroban atraban) que significa “amorosas y de la misma edad” y (Altraeeb) son los huesos del pecho y su singular es (Tareeba). 

Y el polvo tiene también muchos sinónimos en la lengua árabe. (Tawareb), (Torab), (Tirab) que es singular, y (el  Tirareb) , y (el Tirab) , (El Terbaa), (El Terb), y (El Turba). Se dice “rabaha” (torbat) que significa el viento viene con polvo, y “baraha” (Torb) que significa viento con polvo.

De las evidencias científicas en el noble versículo:

Primero: La composición química del cuerpo humano confirma su relación con el barro:

El cuerpo humano está formado básicamente de agua (de 54% a más de 70%), aparte de las proteína (de entre 11% a 17%), las grasas (de entre 14% y 26%), y algunos elementos y sus compuestos inorgánicos (de entre 5% a 6 %)

Y con el análisis químico del cuerpo humano en sus elementos primordiales se aclara que está formado de lo que sigue:

Oxigeno 65%

Carbono 18%

Hidrógeno 10%

Nitrógeno 3%

Calcio 1.4%

Fósforo 7%
 

Y los elementos raros incluyen el Yodo, el Flùor, el Bromo, el Hierro, el Cobre, el Manganeso, el Cinc, el Cromo, el Cobalto, el Níquel, el  Molibdeno, el Estaño, el Vanadio, el Silicio y El Aluminio. Y a pesar de la rareza de estos elementos, sin embargo cualquier mínimo trastorno en su proporción, sea mayor o menor, puede llevar a la enfermedad del cuerpo humano.

Los elementos del cuerpo humano son similares en su conjunto en su composición química al polvo de la tierra mezclado con agua, o sea, al barro. Y el polvo de la tierra en su mayoría es de arcilla mineral que está formada esencialmente de hidrosilicatos de Aluminio, que incluye unos minerales que exceden de 10, y que difieren con respecto a la proporción de agua, de Aluminio y de Silicio, o añadiéndoles otros elementos como el Manganeso, el Potasio y otros elementos más.

También se mezclan con los minerales de arcilla unas proporciones diferentes de granos de arena (Cuarzos), de Feldespato, de Mica y de óxidos de Hierro y algunos minerales pesados aparte de algo de la ceniza volcánica, partículas de sal procedente del mar, la Cal o la Caliza, y partículas de ceniza resultantes de las distintas operaciones de combustión, y lo que le acompaña de emanaciones de humo. Y se mezclan con el polvo tanto los granos de polen y otros restos de plantas, bacterias y otros restos minúsculos de criaturas vivas, y algunos  rastros del polvo cósmico y el de los meteoros, y algunos otros contenidos orgánicos de los restos de las diferentes criaturas vivas, lo cual hace que el polvo de la tierra mezclado con agua (El barro) sea muy similar en su composición química a la del cuerpo humano.

Y el polvo de la tierra es de los suaves precipitados de granos desmenuzados cuyo diámetro es menor que 1/256 partes de milímetro, aun cuando se mezcle con algunos granos de arcilla (cuyo diámetro oscila entre 1/16 partes de mm y 1/256 partes de mm) y con algunos granos de arena (1/4 – 1/16 de milímetro). 

Los precipitados de arcilla formados recientemente contienen un porcentaje mayor de porosidad (entre 70% y 80%) mientras que disminuyen estos porcentajes en un 13%  solo en las rocas.  Estos porcentajes elevados de porosidad de la arcilla antigua especialmente las pizarras (los recientes precipitados de arcilla) aumentan después de exponerse al aire libre y transformarse en tierra, los poros del polvo se llenan de iones de los diferentes elementos, de agua, de aire y de los residuos de los minúsculos cuerpos vivos, y si aumenta la proporción de agua, se transforma este polvo en barro. Y todos los elementos de la tierra y sus componente que están disueltos en el agua atrapada entre los granos de los minerales de arcilla que componen el barro y entre sus grietas, es la materia de la descendencia de la que Allah   (Enaltecido sea ) creó al ser humano.