Jue11232017

Last updateDom, 04 Jun 2017 11pm

Back Está aquí: Portada Milagros En El Corán La importancia de La sunaa para el creyente

La importancia de La sunaa para el creyente

La importancia  de  La sunaa para el creyente

“Dejé entre vosotros dos cosas y nunca se extraviarán mientras se aferren a ellas: el libro de Dios y mi Sunnah” (Al-Hakim)

 

Como dice nuestro Señor, …Hoy os he perfeccionado vuestra religión, he completado Mi gracia en vosotros y Me satisface que sea el Islam vuestra religión… (Corán, 5:3). El Islam es la religión divina final. El Profeta Muhammad (la paz y la bendición de Dios sean con él -PB-) es …el Enviado de Dios y el sello de los profetas… (Corán, 33:40). Los creyentes se preocupan por conocer las normas morales a las que deben atenerse para lograr la aprobación, la complacencia y el paraíso de Dios, así como lo que deben evitar y realizar, lo que les está autorizado y prohibido. En resumen, se preocupan por todos los detalles relativos al estilo de vida que según el Corán es del agrado de Dios. La Sunnah de nuestro Profeta (PB) es otra misericordia y bendición Suya para los que creen. 

 

Muhammad (PB) fue una persona ejemplar y santificada, a quien El envió como modelo para la humanidad: En el Enviado de Dios tenéis, ciertamente, un bello modelo para quien cuente con Dios y con el último Día y que recuerde mucho a Dios (Corán, 33:21). Su fe, piedad, conocimiento y valores morales superiores le dan ese status. Además, su paciencia, creencia en Dios, valor, devoción, cercanía a El, justicia, perspicacia, compasión, amor y afecto por los creyentes lo hacen digno de imitar. Los devotos de Dios buscan poseer dichas características y se esfuerzan por alcanzarlas ya que ello significa aceptar las normas éticas del Corán. En consecuencia, cada palabra, decisión, recomendación y consejo así como el estilo de vida de nuestro Profeta (PB) ?es decir, la Sunnah? se convierten en la guía por excelencia para los que deseen entender el Corán y vivirlo. 

Dios ha revelado en muchos de sus versículos la importancia de obedecer al Profeta (PB) e imitarlo:

 Quien obedece al Enviado, obedece a Dios. Quien se aparta… Nosotros no te hemos mandado para que seas su custodio. (Corán, 4:80) 

Uno de los signos más notables de esa obediencia y sumisión a Dios es la obediencia y afecto al Profeta (PB). Los profetas fueron enviados por Dios para, con Su permiso, mostrar a la gente el camino de verdad. Si alguien desea permanecer en el sendero divino y conseguir Su aprobación, debe obedecer a nuestro Profeta (PB) y adherir a sus enseñanzas

Igual os hemos mandado un Enviado de entre vosotros para que os recite Nuestras aleyas, para que os purifique, para que os enseñe la Escritura y la Sabiduría, para que os enseñe lo que no sabíais. (Corán, 2:151).

Los eruditos islámicos aceptan por unanimidad que la expresión “Sabiduría” en el versículo significa “la Sunnah de nuestro Profeta (PB)”. 

A los creyentes se les ordena que frente a los desacuerdos tomen como guía al Corán y a la Sunnah de Muhammad (PB): 

 Pero ¡no, por tu Señor! No creerán hasta que te hayan hecho juez de su disputa; entonces, ya no encontrarán en sí mismos dificultad en aceptar tu decisión y se adherirán plenamente. (Corán, 4:65)

Como se establece claramente aquí, las prácticas de nuestro Profeta (PB) son obligatorias porque su Sunnah es la interpretación, la explicación y el comentario del Corán. En consecuencia, ningún creyente, hombre o mujer, tiene derecho a rechazarla: 

Cuando Dios y Su Enviado han decidido un asunto, ni el creyente ni la creyente tienen ya opción en ese asunto. Quien desobedece a Dios y a Su Enviado está evidentemente extraviado. (Corán, 33:36) 

…Pero, si el Enviado os da algo, aceptadlo. Y, si os prohíbe algo, absteneos. Y ¡temed a Dios! Dios castiga severamente. (Corán, 59:7) 

Cuando se llama a los creyentes ante Dios y Su Enviado para que decida (el Enviado) entre ellos, se contentan con decir: “¡Oímos y obedecemos!”. Esos son los que prosperarán. (Corán, 24:51)

 La plena aceptación de nuestro Profeta (PB) y el acuerdo total con sus estipulaciones, es un signo de que se actúa con conciencia pía.

Quien adhiere a él (PB) con sinceridad y no alberga en su corazón ninguna duda acerca de sus órdenes, cumple a conciencia con las órdenes de Dios, Quien al decir, No habla por propio impulso. No es sino una revelación que se (le) ha hecho. (Corán, 53:3-4),

revela que Muhammad (PB) habla sólo según Su revelación y bajo Su protección. En el hadiz que sigue se expresa la importancia de que sus contemporáneos transiten el sendero que él (PB) marca y que las futuras generaciones lo deberán hacer con más ahínco y sensibilidad: 

 …quienes vivan después de mí, verán un gran desacuerdo. Entonces deben seguir mi Sunnah y la de los califas que guían correctamente. Aférrense a ello. Evitad las alteraciones porque cada una de ellas es una innovación y toda innovación es un error. (De Abu Daud narrado por  Irbad ibn Sariyah).

 La mejor palabra es la de Dios y la mejor conducta es la de Muhammad (PB). (Sunan Ibn Maajah, Muqaddima, 7). 

Además, no se debe olvidar que la Sunnah de nuestro Profeta (PB) y el sendero que él señaló, es el que sustentará a los creyentes:

 ¡Creyentes! ¡Escuchad a Dios y al Enviado cuando éste os llama a algo que os da la vida! ¡Sabed que Dios se interpone entre el hombre y su corazón y que seréis congregados hacia El! (Corán, 8:24)  

Los piadosos deben adherir entonces al sendero de Muhammad (PB) y tomar como guía su Sunnah. Quien desee obtener la misericordia y el paraíso de Dios, debe construir su morada sobre cimientos firmes desde el primer momento. El sendero recto lo siguen quienes toman como guía al Corán y los valores morales de nuestro Profeta (PB): 

¿Quién es mejor: quien ha cimentado su edificio en el temor de Dios y en Su satisfacción o quien lo ha cimentado al borde de una escarpa desgastada por la acción del agua y desmoronadiza, que se derrumba arrastrándole al Fuego del infierno? Dio no dirige al pueblo impío. (Corán, 9:109)  

Quien actúa respetando a Dios y se esfuerza por obtener Su beneplácito, es un seguidor leal de nuestro Profeta (PB) y busca imitarlo en sus normas morales y de creencia. La única manera de asegurarse una conducta así, es procediendo estrictamente según el Corán y no separándose nunca de la noble Sunnah. Jun 16, 2007