Mar11212017

Last updateDom, 04 Jun 2017 11pm

Back Está aquí: Portada Fiqh La Peregrinación (Hayy)

La vida después del Hayy… ¿Qué cambios implica?

La vida después del Hayy… ¿Qué cambios implica?Adriana Decker, una joven doctora de Canadá estuvo en medio de 3 millones de musulmanes parados sobre ‘Arafah buscando el perdón de Allah. Ella recuerda su dura transición de monja católica a devota musulmana que ocurriera 7 años atrás. Ahora, ella está regresando a casa con una clara misión y un mensaje para otros. Todas las alabanzas y agradecimientos son para Allah, y la paz y las bendiciones sean sobre Su Mensajero.

 Allah, Exaltado sea, Dice: {Ciertamente la primera Casa erigida para los hombres es la de Bakkah [la Ka ‘bah], en ella hay bendición y guía para la humanidad, también signos evidentes. Entre ellos está el sitial de Abraham. Quien ingrese en ella estará a salvo. Es una obligación para los hombres peregrinar a esta Casa si se encuentran en condiciones de hacerlo [físicas y económicas]. Y quien niegue lo que Allah Ha prescripto, sepa que Allah prescinde de todas las criaturas.} [Corán 3:96-97]

 El Hayy es el quinto pilar del Islam. En otras palabras, es obligatorio ir y visitar la Ka’bah una vez en la vida. El significado léxico de Hayy es “tener la intención, hacer, desear”. Cuán afortunadas son las almas bendecidas con las siguientes palabras del Mensajero de Allah, sallallahu ‘alaihi wa sallam: “Quien realice el Hayy buscando la complacencia de Allah y no pronuncie allí ninguna palabra mala ni cometa ninguna mala obra, retornará de él (libre de pecado) como en día en que su madre lo trajo al mundo”. [Bujari y Muslim] “Ciertamente no hay recompensa alguna para un Hayy Mabrur excepto el Paraíso”. [Bujari y Muslim]

 El Hayy es una preparación para nuestra misión en el Islam, porque el peregrino comienza su Hayy repitiendo la frase “Labaik”, que significa: “Aquí estoy para escuchar y obedecer”. Por lo tanto, se supone que el entrenamiento del Hayy nos prepara para llevar a cabo esta misión del Islam cuando regresamos. Desafortunadamente, muchos de nosotros hemos sido testigos de acciones y celebraciones después del Hayy que son totalmente contradictorias con su filosofía.

Eruditos religiosos de todo el mundo han advertido a estos peregrinos sobre esas prácticas. Aquellos a quienes Allah Ha favorecido con la realización del Hayy y la ‘Umrah deben estar agradecidos con Allah, Glorificado y Exaltado sea, Quien los Ha escogido de entre Sus siervos para realizar estos actos de adoración; y ellos deben implorar a Allah Todopoderoso que Acepte sus buenas obras. Se espera que todos los peregrinos sean sinceros en sus intenciones y que hayan viajado esas largas distancias solo para buscar la complacencia de Allah al cumplir la obligación que recae sobre ellos.

Por otro lado, se debe llamar la atención de los peregrinos hacia ciertos puntos que son necesarios y cuyo cumplimiento es de suma importancia, pero que muchos descuidan su significando. Primeramente la sinceridad de la intención debe permanecer incluso después de realizar el Hayy. No debe existir ostentación. La persona no debe desear ser llamada o reconocida como Hayyi, lo cual con el tiempo, desafortunadamente, ha sido reducido a un símbolo de estatus.

Muchas personas adoptan el hábito de hablar frecuentemente sobre su viaje para que la gente sepa que hizo el Hayy. Ellos hablan sobre los gastos hechos en el camino de Allah, la caridad que dan a los pobres y necesitados, su devoción y adoración, su ayuda a los débiles y los ancianos, etc. Esto es una trampa de Satanás con la que arruina la adoración sin que la persona ni se dé cuenta. Por tanto, es de gran importancia que el peregrino no hable sobre su Hayy sin necesidad, ya que esto puede llevar a la Ri’a (exhibicionismo, demostración, falta de sinceridad). Sin embargo, si surge la necesidad y la persona tiene que hablar sobre su Hayy, entonces tiene la libertad de hacerlo, pero no debe caer en este tipo de conversaciones innecesariamente.

El hadiz que explica que la señal de un Hayy Mabrur, o un Hayy aceptado, es que al regresar la vida del peregrino cambia para bien, se vuelve más interesado por la otra vida y menos preocupado por los placeres de esta vida. Se vuelve totalmente presuroso para cumplir las órdenes de Allah. Por lo tanto, es esencial que el peregrino sea cuidadoso con sus acciones y trate tanto como se le sea posible de desarrollar un buen carácter y abstenerse de todo tipo de malas acciones. Debe hacer su mejor esfuerzo para cumplir las obligaciones establecidas por Allah y evitar todas las cosas que Él Ha prohibido.

 También, aconsejamos al peregrino que después de su retorno de la Tierra Sagrada mantenga su mente y su alma unidas a Allah, recordándolo constantemente; porque Allah Todopoderoso Dice (lo que se interpreta en español): {Y cuando hayáis terminado con los ritos que debéis realizar [el Día del Sacrificio] recordad a Allah como recordáis a vuestros padres, y más aún…} [Corán 2:200  ]

El Hayy, como el Profeta, sallallahu ‘alaihi wa sallam, dijo en el hadiz, purifica de los pecados y hace que la persona sea como un recién nacido y, por tanto, esté más cerca de Allah. Es así que es importante para los peregrinos hacer su mejor esfuerzo para preservar este estado de pureza. Eminentes eruditos religiosos han dado algunos consejos para embellecer nuestra fe después del Hayy  :

  1.Tratar de estar consciente en el Dhiker (el recuerdo de Allah), porque el Dhiker nos ayuda a acercarnos a nuestro Señor y a alejarnos de Satanás  .

  2.Permanecer firmes en realizar el Salah (la oración) y demás deberes religiosos  .

  3.Leer y reflexionar sobre el Corán diariamente  .

  4.Permanecer en compañía de musulmanes religiosos  .

  5.Ocupar el tiempo en buenas acciones tanto como sea posible  .

 6.Mantenerse alejado del Haram (lo prohibido), porque después del Hayy la persona debe comenzar una nueva vida, la cual se supone que debe estar limpia.

7.Transmitir el mensaje del Islam invitando a las personas y dando un buen ejemplo.

8.Suplicar a Allah que Haga que tu corazón permanezca firme y obediente a Él de la forma en que el Profeta, sallallahu ‘alaihi wa sallam, lo enseñó.

El Sheij Ahmad Kutty recomendó el siguiente Du’a (súplica): “Allahumma, ya muqal-liba al-qulubi zabbit qalbi ‘ala ta’atika” (¡Oh, Allah! ¡Tu eres Quien cambia la situación de los corazones! ¡Haz a mi corazón firme en la obediencia a Ti!).

El nuevo Hayyi debe esforzarse mucho en evitar el mal y los actos vergonzoso, especialmente después de que Allah Ha borrados sus faltas y lo Ha perdonado, como recompensa por realizar el Hayy. Esto se basa en el hadiz en el que el Profeta, sallallahu ‘alaihi wa sallam, dijo: “La recompensa del Hayy Mabrur (aceptado por Allah) no es sino el Paraíso”. También dijo: “(La realización de la) ‘Umrah es una expiación por los pecados cometidos entre ésta y la anterior”.

Existen muchos actos del Hayy cuya significancia no puede ser concebida por el hombre debido a sus limitadas capacidades intelectuales. Sin embargo, un musulmán acepta estos actos y los cumple debido a su obediencia y sumisión a Allah Todopoderoso. Todas esas interminables preguntas pueden inquietar nuestra mente, pero el hecho claro es que sus respuestas están más allá de la facultad limitada del ser humano, y lo único que se le exige decir es: “¡Escucho y obedezco Tus órdenes, oh Allah! Tuyo es el ordenar y de mí el obedecer”.

Por tanto, es necesario que todo Hayyi sea agradecido con Allah por haber sido escogido para realizar esos actos de adoración y, al mismo tiempo, implore Su aceptación de los mismos. El consejo para tal persona, al regresar a su hogar, es que sea consciente de Allah, Glorificado y Exaltado sea, cuando realice todo lo que Allah le Ha ordenado hacer de los demás actos de adoración, tales como la oración, el pago del Zakah, el ayuno, obedecer a sus padres, visitar a sus parientes, ser bondadoso con las criaturas de Allah, cumplir con los modales del Islam, adoptar los valores morales del Corán como una guía a seguir.

El Hayy es considerado un honor y una bendición, implica la mayor responsabilidad sobre la que el ser humano será preguntado el Día del Juicio en caso de que, luego de haber regresado del Hayy haya incurrido en malas acciones. Allah Todopoderoso, Dice (lo que se interpreta en español): {Allah Ordena ser equitativo, benevolente y ayudar a los parientes cercanos. Y Prohíbe la obscenidad, lo censurable y la opresión. Así os Exhorta para que reflexionéis. Cumplid vuestro compromiso con Allah. No quebrantéis los juramentos después de haberlos realizado, habiendo puesto a Allah como Testigo. Allah bien Sabe cuánto hacéis.} [Corán 16:90-91]

La esencia de esto es que esta adoración (el Hayy) es obligatoria una vez en la vida. Sin duda, el Hayy es una oportunidad de oro para obtener el perdón de nuestros pecados, la purificación del alma y llenar el corazón con fe y tranquilidad. Entonces, el peregrino hará uso de esto por el resto de su vida, recordando los lugares sagrados y todos los rituales (del Hayy), lo que fortalecerá su fe y lo ayudará a obedecer a Allah.

Espero que quienes hayan ido al Hayy hayan aprendido valiosas lecciones de este viaje y las apliquen en su vida diaria, y que cumplan la responsabilidad hacia los demás hermanos musulmanes y la sociedad. Se espera que quien realiza el Hayy sea un modelo a seguir para los demás al regresar.

Respondo a Tu llamado sin asociarte con nada ni nadie, oh Allah

Respondo a Tu llamado sin asociarte con nada ni nadie, oh AllahSi se nos pidiera describir el Islam con una sola frase, esta sería: “At-Tawhid (el monoteísmo puro)”. El principio fundamental sobre el que se establece toda la religión y la creencia es la adoración total y absoluta de Allah sin asociarle con nada ni nadie, y la sumisión a Su voluntad y órdenes. At-Tawhid trae justicia y paz al mundo; mientras que el Shirk (asociación, politeísmo) es fuente de injusticia, pues somete a los hombres a la obediencia de tiranos, quienes esparcen la corrupción por la tierra. La asociación y el politeísmo han logrado escalar y llegar a todas partes, aprovechándose de la ignorancia de las personas sobre la verdad de Allah y su sumisión a otros en lugar de Allah. Sin embargo, el Islam sobresale en estos tiempos como la tabla de salvación que puede evitar que la humanidad se hunda por completo en la decadencia que les llevará a su destrucción  .

Las enseñanzas del Islam buscan establecer el Tawhid; el Hayy, por ejemplo, nos remontan a las vivencias del Profeta Ibrahim (Abraham), la paz sea con él, y la forma en que combatió en contra de la adoración de ídolos, dejó su tierra y salió en búsqueda de una patria donde se adorara únicamente a Allah. Él fue quien nos llamó musulmanes (sometidos a la voluntad de Allah) y quien, con la ayuda de su hijo Ismail, elevó las paredes de la Ka´bah, convirtiendo ese lugar en el primer templo donde se nombraba y adoraba únicamente a Allah.

 Desde esa lejana época los ritos que rememoran el Tawhid siguen vivos: At-Tawaf (circunvalación alrededor de la K’abah), As-Sa’i (el recorrido entre las lomas de Safa y Marwah), Ar-Rami (tirar las piedrecillas en los tres pilares correspondientes), y la plegaria que se hace (Labbaika la Sharika lak [Respondo a Tu llamado sin asociarte con nada ni nadie oh Allah]), son fieles testigos del sometimiento total al Tawhid que el Hayy contiene. Cuando el Profeta Muhammad, sallallahu ‘alaihi wa sallam, en la peregrinación hizo la Talbiah (la súplica que se hace después de hacer la intención para el Hayy), uno de sus Sahabah dijo: “Luego comenzó con el Tawhid”, refiriéndose a la Talbiah y el significado que ella encierra  .

Lo más valioso que posee un musulmán es su ‘Aqidah (creencia), por ello debe aferrarse a ella por más que la gente se aleje y se agarre de principios inválidos, o pretenda “modernizar” el Islam con tal de que los que no son musulmanes estén conformes con nosotros y complacidos. (Con el término “modernizar” el Islam nos referimos a los intentos de introducir en la concepción del musulmán que la religión no tiene nada que ver con su vida, que lo único importante es creer en Allah, sin importar si se aplican Sus órdenes, si se hace el bien o no; es decir, tomar la religión como un juego, como un vestido que se pone en algunas ocasiones especiales y ya  .)

El Profeta Ibrahim (Abraham), la paz sea con él, fue quien nos dio nuestra identidad, somos la nación del monoteísmo puro, no tenemos otra personalidad; si nos aferramos a ella triunfaremos, pero si cedemos y abandonamos algún principio de nuestra creencia, la decadencia nos acompañará y acabará con nuestra fuerza y civilización. La Shari’ah nos asegura la supervivencia en esta época; por ello, quien conoce y entiende esta religión se dará cuenta de que el Islam es una religión ecuánime y equilibrada.

El Hayy es el rito que nos recuerda el Tawuhid en todo sentido, vemos que personas de todas partes del mundo se reúnen en un mismo lugar, en un mismo tiempo y bajo una misma creencia. El hecho de que hasta el momento esta forma de adoración no deje de ser más que una costumbre para muchos de los musulmanes, que no entienden que es toda una escuela de la que pueden aprender y mejorar sus vidas aquí y en el más allá, es lo que impide que haya una unidad como tal, por más que seamos mayoría y que sea esta la religión de mayor crecimiento en la actualidad.

Consejos médicos para el peregrine

Consejos médicos para el peregrineAllah, Altísimo sea, Decretó que Sus siervos cumplieran con la obligación del Hayy una vez en la vida. Dice (lo que se interpreta en español): {Es una obligación para los hombres peregrinar a esta Casa si se encuentran en condiciones de hacerlo [físicas y económicas].} [Corán 3:97] El Hayy es una forma de adorar a Allah y mostrarle obediencia; al mismo tiempo, es un medio por el cual la persona purifica su ser y se limpia de los pecados cometidos. Además, es una oportunidad anual en la que los musulmanes de todas partes de la tierra se reúnen, comparable a una gran asamblea mundial  .

Luego de esta pequeña introducción, vemos prudente ofrecer de forma resumida, a todo aquel que se está preparando para cumplir con esta obligación, algunos consejos médicos; esto, porque la gran cantidad de gente que asiste al Hayy corren el riesgo de contraer enfermedades o ponen en peligro la salud de los demás. Así pues, es un deber de cada peregrino conocer los medios que le ayudarán a protegerse a sí mismo y a los demás de cualquier afección. Empezaremos entonces mencionando las enfermedades que más se esparcen entre las personas cuando están reunidas en un mismo lugar y hay mucha apretadera  :

  1.La gripe y la influenza: Esta es causada por virus de diferentes clases. Para no debilitar nuestras defensas frente a esta enfermedad debemos evitar los cambios bruscos de temperatura y procurar la máximo que las corrientes de aire acondicionado no caigan sobre nosotros. En el último año, una de las variaciones anormales de esta enfermedad está amenazando no solo a los peregrinos, sino a toda la población del mundo, se trata de la famosa “gripe porcina” (AH1N1).Por ello, debemos tomar las precauciones necesarias para que esta no se convierta en una pandemia y hacer caso a las recomendaciones que dan las autoridades de salud. Recordemos y apliquemos las enseñanzas del Islam, como el no estornudar frente a los demás; usemos pañuelos desechables, lavémonos las manos constantemente; y si alguno de nosotros tiene uno de los síntomas, que no dude en recurrir a los centros de salud, trátese o no de la gripe porcina o la común, no nos expongamos ni expongamos a los demás  .

  2.Congestión de las vías respiratorias altas: La causa de este problema puede ser la gripe o influenza o puede ser simplemente de carácter alérgico. Cualquiera que sea el caso, no hay que dejarlo pasar por alto, pues puede complicarse bajando a los pulmones y convirtiéndose en una pulmonía o, más grave aún, una neumonía. La mejor forma de protegernos es actuando tan pronto aparezcan los primeros síntomas y, como dijimos, no descuidándonos.

3.Problemas estomacales: Estos pueden ser causados por la comida, parásitos, dietas, virus y/o bacterias. Sus síntomas pueden ser dolor de estomago, diarrea, dolor de cabeza y fiebre. Para evitar que esto nos suceda, debemos apegarnos a las normas de higiene referentes a los alimentos, es decir, lavar las manos antes de ingerir cualquier comida, al igual que las frutas, verduras y vegetales que vayamos a consumir. También es recomendable evitar comer alimentos que no estén bien cocidos, que estén en proceso de descomposición o su fecha de vencimiento haya caducado. En cuanto a las bebidas, debemos tener el mismo cuidado; el agua, por ejemplo, debe ser tomada únicamente de las fuentes que han sido dispuestas para el consumo humano y evitar usar vasos y recipientes que han sido utilizados por otros o que se encuentren sucios.

4.Irritaciones de la piel: La parte interna de los muslos y los pies son los que con más frecuencia se escuezan. Para prevenir este molesto mal, se debe evitar al máximo las largas caminatas, pues el peregrino, durante el estado de Ihram, no utiliza ropa interior y calza sandalias; además, es importante que al caminar se evite las zonas calurosas. Por otra parte, es recomendable lavar frecuentemente con agua fría las zonas que se enrojecen por la fricción constante; también, se debe usar cremas y ungüentos especializados para estos casos.

5.Callos y rajaduras en la piel de los pies: Las largas caminatas en sandalias exponen a los pies a la resequedad y su posterior resquebrajamiento. Este inconveniente se puede evitar lavando los pies y secándolos bien, y utilizando las cremas y ungüentos médicos recomendados por los especialistas.

6.Afecciones renales: La deshidratación y las altas temperaturas pueden exponer al cuerpo a sufrir afecciones renales, como dolores fuertes en la cadera y litiasis (cálculos) renales. Para evitar esto, en lo posible se recomienda que el peregrino beba de tres a cuatro litros de agua diarios y que trate de no exponerse a las altas temperaturas. Las personas que tienen antecedentes de enfermedades de este tipo deben acudir a su especialista para que les dé las recomendaciones a seguir.

7.Fatiga, fiebre e insolación: La principal causa de estos estados que pueden afectar al peregrino es la exposición prolongada a los rayos del sol y el calor, si no se tiene cuidado la persona se expone a afecciones muy graves; por ello, se recomienda llevar siempre consigo una sombrilla, tratar refugiarse en la sombra, beber bastante agua, y no está de más el suero oral para evitar la deshidratación.

 

Leer más...

Al Madinah Al Munawwarah (Parte 3)

Al Madinah Al Munawwarah (Parte 3)La importancia de Madinah

Madinah es la tierra de la Hiyrah y el hogar de los Muhayirun y los Ansar. Es la primera ciudad, capital y país del Islam, y el lugar de donde la luz de la guía se difundió hacia todos los rincones del mundo. Es el lugar honrado por la presencia del Profeta, sallallahu ‘alaihi wa sallam, cuando vivía en él, y será honrado hasta el fin de los tiempos por ser el lugar donde fue enterrado. Madinah es el único lugar sobre la faz de la tierra donde se sabe a ciencia cierta está enterrado un profeta, pues no se conoce con certeza el lugar donde esté enterrado algún otro profeta. Es el lugar donde la fe alcanzó su más alto punto, y será el lugar donde more hasta el fin de los tiempos. Madinah, como muestra este artículo, es única entre las ciudades y lugares  .

Sin embargo, para los musulmanes, y por las razones presentadas aquí, Madinah es realmente especial. El amor que sienten por ella siempre será fuerte, ya sea que hayan podido o no visitarla. A seguir tenemos algunas narraciones proféticas famosas relacionadas con las características y cualidades especiales de Madinah  :

  Abdul-lah Ibn Zaid, que Allah Esté complacido con él, relató que el Mensajero de Allah, sallallahu ‘alaihi wa sallam, dijo: "Ciertamente Ibrahim [Abraham, la paz sea con él] declaró sagrada a Makkah y suplicó (para que las bendiciones caigan sobre) sus habitantes, y yo declaro a Madinah sagrada. Le he pedido a Allah (que Derrame Sus bendiciones) en su Sa’ y su Mud (medidas de capacidad) dos veces más de lo que Ibrahim rogó por los habitantes de Makkah”. [Muslim  ]

Sahl Ibn Hanif, que Allah Esté complacido con él, relató que el Mensajero de Allah, sallallahu ‘alaihi wa sallam, apuntó hacia Madinah y dijo: "Aquel es un territorio sagrado y un lugar seguro". [Muslim  ]

Sa'd Ibn Abi Waqqas, que Allah Esté complacido con él, relató que el Mensajero de Allah, sallallahu ‘alaihi wa sallam, dijo: "A aquella persona que tenga la intención de dañar a la gente de Madinah, Allah la destruirá así como el agua diluye a la sal". [Muslim  ]

Debe quedar completamente claro que sólo Allah Es quien Santifica lugares; un hecho claramente implícito en las anteriores narraciones y las que se les parecen. En adición, el Haram, el santuario, de Medinah, al igual que el de Makkah, no está limitado al área de la Mezquita del Profeta como algunos pueden pensar. El Santuario de Madinah incluye todo lo que queda entre las dos montañas, ‘Air y Zawr, y lo que está entre las dos Harratain (dos cadenas de roca volcánica). Madinah se ha expandido hoy en día más allá de estos límites. A pesar que el Santuario está limitado por estas fronteras naturales, los lugares que se encuentran más allá de las mismas se consideran parte de Madinah  .

Las Harratain son dos aéreas deshabitadas situadas en planicies formadas por rocas volcánicas. El camino a Madinah a través de ambas. Estas son un dramático recordatorio de su pasado volcánico. Los historiadores musulmanes registraron varias erupciones en el área, siendo la más violenta de estas la ocurrida en el año 1257 E.C .

Abdullaah Ibn ‘Umar, que Allah Esté complacido con él, narró que el mensajero de Allah, sallallahu ‘alaihi wa sallam, dijo: "Por cierto que el Islam empezó extraño y volverá a ser extraño como al comienzo, y se refugiará entre las dos mezquitas así como la serpiente busca refugio en su madriguera". [Muslim]

Abu Hurairah, que Allah Esté complacido con él, narró que el mensajero de Allah, sallallahu ‘alaihi wa sallam, dijo: "Un tiempo vendrá para la gente (de Madinah) cuando un hombre invitará a su primo o a algún otro familiar cercano diciéndole: Ven, establécete en un lugar donde la vida es barata, ven a donde hay abundancia, pero Madinah es mejor para ellos, ¡si tan solo lo supieran! Por Allah, ninguno de ellos abandonará Madinah por desdén sin que Allah haga que quien tome su lugar en ella sea alguien mejor que él. ¡Oigan!, Madinah es como el horno (del herrero): elimina las impurezas. La última hora no vendrá hasta que Madinah expulse a todos los malvados de entre su gente de la misma manera que el fuego purifica al hierro de los materiales con los que está mezclado". [Muslim]

Abu Baker, que Allah Esté complacido con él, narró que el mensajero de Allah, sallallahu ‘alaihi wa sallam, dijo: "Madinah no será afectada por el terror causado por el Al Masih Ad-Dayyal (el Falso Mesías). En esos tiempos, Madinah tendrá siete entradas, y habrá dos Ángeles en cada una, cuidándola". [Bujari]

Sa'd Ibn Abi Waqqas, que Allah Esté complacido con él, narró que el mensajero de Allah, sallallahu ‘alaihi wa sallam, dijo: "Quien coma siete dátiles de la tierra situada entre estas dos planicies volcánicas en la mañana, ningún veneno lo dañará hasta la noche". [Muslim]

Abdul-lah Ibn ‘Umar, que Allah Esté complacido con él, narró que el mensajero de Allah, sallallahu ‘alaihi wa sallam, dijo: "...Y por cierto que intercederé (el Día del Juicio) por aquel que muera en Madinah". [Tirmidhi]

Abu Sa'id Al Judri, que Allah Esté complacido con él, narró que le preguntó al Mensajero de Allah, sallallahu ‘alaihi wa sallam: "Oh Mensajero de Allah, ¿cuál de las dos mezquitas fue fundada en la Taquah [Piedad]?" Entonces él tomó una un puñado de guijarros y los arrojó en el suelo diciendo: "Esta vuestra mezquita (la de Medinah)". [Muslim]

Abdul-lah Ibn Zaid Al Mazini, que Allah Esté complacido con él, narró que el mensajero de Allah, sallallahu ‘alaihi wa sallam, dijo: "Entre mi casa y el Minbar [pulpito] hay un jardín de los jardines del Paraíso". [Bujari]

Al Madinah Al Munawwarah (Parte 4)

Al Madinah Al Munawwarah (Parte 4)La Masyid (Mezquita) del Profeta, sallallahu ‘alaihi wa sallam

Lo primero que el visitante ve al entrar en Madinah es la Mezquita del Profeta, sallallahu ‘alaihi wa sallam, con sus 10 elevados minaretes  .

Es la segunda más sagrada mezquita en el Islam, y una de las solamente tres mezquitas en todo el mundo las cuales el musulmán puede hacer un viaje específicamente para visitarlas. El Profeta, sallallahu ‘alaihi wa sallam, dijo: "No emprendan viaje a ninguna mezquita (esperando conseguir bendiciones o una recompensa especial por las oraciones ofrecidas en ella) fuera de las tres mezquitas: Al Masyid Al Haram (en Makkah), Al Masyid Al Aqsa (en Jerusalén) y mi Masyid". [Bujari  ]

El Imam Al Bujari, que Allah le Dé Su perdón, también narró que el Profeta, sallallahu ‘alaihi wa sallam, indicó que la recompensa por realizar una sola oración en ella es superior mil veces a la que se alcanzaría rezando en otras mezquitas excepto la Sagrada Mezquita de La Meca. Si se encuentra presente en esta mezquita realizando las oraciones nocturnas durante el mes de Ramadán o la temporada del Hayy (o en otras ocasiones), podrá percibir que cada vez que se hace la llamada a la oración, más de medio millón de hombres y mujeres se ponen de pie alineándose, dirigiendo sus rostros hacia la Qiblah; en ese momento usted se dará cuenta que estos cálculos (sobre la recompensa multiplicada) no son una exageración  .

Después de llegar de Makkah y haberse pasado unas semanas en la mezquita de Quba’, en el área de Al ‘Ulaiah, en las afueras de la ciudad de Madinah, el Profeta, sallallahu ‘alaihi wa sallam, decidió buscar un lugar más apropiado para construir una mezquita más grande, así como un lugar donde pueda vivir con su familia. Siendo que todas las tribus querían tener el honor y abiertamente ofrecían sus terrenos gratuitamente, pero el Profeta, sallallahu ‘alaihi wa sallam, no quería que pareciese que favorecía a alguna tribu sobre la otra, por lo tanto les informó que montaría su camella y que adonde ella decida sentarse, ese sería el lugar donde se construiría la Mezquita. La camella se detuvo y se sentó en un pedazo de tierra que pertenecía a dos huérfanos.El Profeta, sallallahu ‘alaihi wa sallam, le pidió a Abu Baker, que Allah Esté complacido con él, que les compre el terreno. Inmediatamente después de la compra, el Profeta, sallallahu ‘alaihi wa sallam, diseñó la Mezquita y participó en su construcción junto con los demás musulmanes. Mientras que la mezquita y la residencia del Profeta, sallallahu ‘alaihi wa sallam, estaban bajo construcción –lo cual tomó más de un mes– el Profeta, sallallahu ‘alaihi wa sallam, fue huésped del Sahabi originario de Medinah Abu Aiub Al Ansari, que Allah Esté complacido con él  .

Una vez terminada la mezquita tenía la forma de un rectángulo, cuyo largo va de norte a sur y su ancho de este a oeste, y su área era de más o menos 1.050 metros cuadrados. La parte frontal del edificio tenía sesenta metros de ancho. Hoy en día podemos ver en esta sección de la mezquita, en el área este, el famoso domo verde y un minarete cuadrado de mediana altura. Por encima de la sección oeste del edificio hay un minarete cilíndrico, también de mediana altura, y varios otros domos pequeños y plateados. Los dos minaretes mencionados son de menor tamaño que los demás y su forma y diseño son diferentes también, pues fueron construidos en épocas pasadas  .

La primera mezquita no tenía minaretes porque la llamada a la oración (Adhan) aún no había sido prescrita. La mezquita tenía tres puertas, y una de sus secciones contaba con un techo simple hecho de hojas de palmera debajo del cual estaba As-Suffah, lugar que servía como residencia para aquellos discípulos, que Allah Esté complacido con todos ellos, que no eran de Madinah y que no tenían donde más vivir. Conforme el número de discípulos hospedados en As-Suffah iba aumentando, se los fue relocalizando en diferentes casas de hospedaje alrededor de la ciudad  .

La Mezquita se convirtió en el centro de la vida de Madinah, y el lugar donde todos los asuntos de interés público eran tratados  .

La primera ampliación de la mezquita tuvo lugar en el séptimo año de la Hiyrah. Después de la batalla de Jaibar, la Mezquita fue expandida hasta que su área excedió los 2500 metros cuadrados. Las restauraciones y ampliaciones a la Mezquita continuaron a través de los años, siendo la más reciente y más importante la empezada 20 años atrás y que aún continua.

Virtudes especiales de la oración en la Mezquita del Profeta

Si uno entra desde la Puerta de Yibril (Bab Yibril), a pocos metros se encontrara con Ar-Rawdah Ash-Sharifah (el jardín honrado y purificado), que es el área comprendida entre la habitación que hospeda la tumba del Profeta, sallallahu ‘alaihi wa sallam, y sus amados discípulos Abu Baker y ‘Umar, que Allah Esté complacido con ambos, y el púlpito del Profeta.

A la derecha y cercano a la Rawdah, podemos encontrar el Mihrab o el lugar donde el Profeta, sallallahu ‘alaihi wa sallam, rezó postrándose ante Allah durante todos sus años de permanencia en Madinah. Rezar en Ar-Rawdah es muy recomendable. El Profeta, sallallahu ‘alaihi wa sallam, dijo: "Entre mi casa y el Minbar (púlpito) hay un jardín de los jardines del Paraíso". [Bujari y Muslim]

También se recomienda mucho realizar en ella otras formas de adoración como la recitación del Corán y las súplicas y recordaciones (Du’a y Dhiker). Sin embargo, uno debe tener siempre en mente que el lugar es limitado y que, por lo tanto, debemos ser corteses y permitir a los demás la oportunidad de disfrutar las bendiciones.

En Ar-Rawdah, escuchar la esplendida y solemne recitación del Qur’an, las suavemente murmuradas palabras de suplica y observar a la gente en un profundo estado de contemplación alejado de las cosas materiales, es simplemente sobrecogedor. Esto – junto al hecho de tener en mente que por más de 1.400 años miles de Sahabas, que Allah Esté complacido con ellos, así como incontables miles o millones de eruditos y buenos musulmanes han acudido a la Mezquita del Profeta deseosos de estar en ese mismo lugar –hace que muchos sientan la intensidad de la presencia profética, embargados por el respeto–. Es un momento en que la persona se siente realmente humilde y le cuesta realmente resistir las lágrimas.