Dom11192017

Last updateDom, 04 Jun 2017 11pm

Back Está aquí: Portada Fiqh Jihad Cuentos de la historia

Cuentos de la historia

El tribunal comenzó

Un chico llamado: Koutaiba (sin apellidos) vino y se sentó junto al sacerdote mayor en presencia del juez.

El juez: ¿Cual es tu alegación Samarkandi?

 El dijo: Koutaiba nos conquistó con su ejército y no nos llamó para convertir al Islam ni nos dio tiempo suficiente para pensar en la situación.

El juez dijo a Koutaiba: ¿Cual es tu opinión?

Koutaiba dijo: La guerra es un engaño y este es un país muy agradable, los otros países que les rodean resistieron, no se convirtieron al islam y no aceptaron el tributo.

El juez dijo: ¿Les llamaste al Islam o les llamaste para pagar el tributo a la guerra?

Koutaiba: ¡No!, pero les atacamos como he dicho.

El juez: veo que decidiste…..y si el acusado a decidido, el tribunal a terminado.

Koutaiba ,que DIOS dé la victoria a esta nación mediante la religión, evitar la traición y utilizar la justicia.

Luego el juez dijo: decidimos que todos los musulmanes incluyendo gobernadores, ejércitos, hombres, niños y mujeres salgan de Samarcanda, que las tiendas y las casas se dejen y que nadie se quede en Samarcanda con la condición de que los musulmanes les adviertan luego.

Los sacerdotes no creyeron lo que vieron y oyeron porque dado que no habia testigos ni evidencias y el tribunal duró solo unos minutos... de repente encontraron que el juez, el chico y Koutaiba aparecen ante ellos.

Unas horas más tarde la gente de Samarcanda escuchó un ruido, altas voces , vieron polvo en todos los lugare sincluso las banderas tenian polvo, por eso preguntaron... ¿qué pasa?

Les dijeron : La sentencia se llevó a cabo, y el ejército se ha retirado, fué una escena escalofriante para quienes lo vieron y escucharon.

Una vez que el sol se puso en ese día , los perros pasearon en los caminos vacios de Samarcanda y se escuchó la voz del llanto en cada casa por la salida de esta nación justa compasiva de su país.

Los sacerdotes y la gente de Samarcanda no podían aguantar más y salieron en multitud, el mayor sacerdote delante de ellos hacia el campamento de los musulmanes repitiendo ((el testimonio de que no hay más dios que Allah y Muhammad es el Mensajero de Allah)).

De los mensajes más maravillosos

Cuento del libro (Cuentos de la historia) del jeque y escritor Ali Tantawi Que en paz descanse!

¿Sabes quién era el juez? Era el líder musulmán, Omar Ibn Abdul Aziz¡Que en paz descanse!

Traducido por: Ebtehal.M.Ahmed

Editado por Amelia Mansuri