Lun09162019

Last updateJue, 26 Jul 2018 10pm

Back Está aquí: Portada Fiqh El ayuno (Ramadan) Purificación del alma Quienes deben ayunar

Quienes deben ayunar

 

 

 

El ayuno es obligatorio para todo musulmán adulto mentalmente sano, residente (es decir, que no esté de viaje) que pueda ayunar y que no tenga nada que le impida hacerlo, como la menstruación o la hemorragia posparto.

Se considera que una persona ha alcanzado la edad adulta cuando sucede alguna de estas tres cosas:

1.      Emisión de semen, en el caso del hombre;

2.      El comienzo de la menstruación, en el caso de la mujer;

3.      Crecimiento de vello púbico en torno a las partes íntimas;

4.      Al cumplir los quince años de edad.

Los niños deben ser instruidos en el ayuno a la edad de siete años si pueden hacerlo, y algunos sabios sostienen que, como en el caso de la oración, los niños pueden ser reprendidos si no ayuna a la edad de diez años. Los niños serán recompensados por ayunar, y sus padres serán recompensados por criar correctamente a sus hijos y guiarlos a hacer buenas acciones.

Algunas personas creen que no es importante instruir a sus niños en el ayuno. De hecho, un niño puede entusiasmarse con el ayuno y estar en condiciones de hacerlo, pero su padre o su madre puede pedirle que no ayune ya que siente “pena” por él. Lo que no advierten es que la verdadera pena y compasión consiste en ayudarlo a acostumbrarse al ayuno y demás obras virtuosas. Allâh dice en el Sagrado Corán: “¡Oh, creyentes! Guardaos a vosotros mismos y a vuestras familias del Fuego, cuyo combustible serán los hombres y las piedras, y en el que habrá ángeles violentos y severos que no desobedecen a Allâh en lo que les ordena, sino que ejecutan cabalmente Sus órdenes” [66:6].

Debe prestarse mucha atención a las niñas que acaban de alcanzar la madurez, pues pueden estar ayunando durante su menstruación por vergüenza sin recuperar luego sus ayunos.

Si un no musulmán se convierte al Islam, si un niño llega a la pubertad, deben comenzar a ayunar, pero no tienen que recuperar los días de ayuno que perdieron de ese Ramadán, pues en ese momento específico aún no estaban obligados a ayunar.

Si alguien no sabe que es obligatorio ayunar Ramadán o que es ilícito comer o mantener relaciones sexuales durante el día en este mes, su excusa es aceptable, según la mayoría de los sabios. Ese puede ser el caso de alguien que acaba de convertirse al Islam, un musulmán que vive en tierras no musulmanas o del musulmán que creció entre no musulmanes. En cuanto a los que fueron criados entre musulmanes y tuvieron la oportunidad de averiguar e informarse al respecto, no hay excusa que sea válida.

¿Cuándo se debe formar la intención de ayunar (An-Niyah)?


La intensión (An-Niyah) es una condición requerida para el ayuno obligatorio de Ramadán, dado que el Profeta (sallallâhu ‘alaihi wa sallam) dijo: “No es válido el ayuno de la persona que no tuvo la intención de ayunar desde la noche anterior”.

Si una persona tiene la intención de romper su ayuno durante el día pero no lo hace, entonces su ayuno se ve afectado negativamente, según la opinión más correcta; es como la persona que quiere hablar durante la oración pero no lo hace. Algunos de los sabios sostienen que su ayuno se anula desde el momento en que deja de tener la intención de ayunar, por lo que sugieren que ese ayuno se recupere más adelante, por precaución. La persona que ayuna Ramadán no necesita repetir la intención todas las noches en Ramadán; basta con tener la intención al comienzo del mes. Pero si la intención se interrumpe por romper el ayuno debido a un viaje o una enfermedad por ejemplo, entonces tendrá que renovar interiormente su intención de ayunar cuando la razón para romper el ayuno ya no se encuentre presente.

¿Cuándo se debe comenzar el ayuno?

Se debe comenzar a ayunar cuando aparece el alba, que es la luz blanca que se extiende por el horizonte en el Este antes del amanecer propiamente dicho.

En la actualidad puede utilizarse un impreso donde figuren los horarios de la oración o un programa de la computadora que automáticamente actualiza los horarios por internet.

Se registra en un hadîth auténtico que Zaid Ibn Zabit (radiallâhu ‘anhu) dijo: “Tomamos el Suhur con el Mensajero de Allâh (sallallâhu ‘alaihi wa sallam) y después nos levantamos para hacer la oración, y luego alguien preguntó: ‘¿Cuánto transcurrió entre ambas cosas?’. Respondió: ‘El tiempo equivalente a la recitación de cincuenta aleyas”.

¿Cuándo se debe romper el ayuno?

Se debe romper el ayuno una vez que la circunferencia completa del sol haya desaparecido [en el horizonte], la persona debe romper su ayuno e ignorar el fulgor rojo que permanece en el horizonte. El Profeta (sallallâhu ‘alaihi wa sallam) dijo: “Una vez que llega la noche y el día desaparece, y el sol se ha puesto, el ayunante debe romper su ayuno”.

La Sunnah es romper el ayuno lo antes posible. El Profeta (sallallâhu ‘alaihi wa sallam) no oraba el Magrib hasta tanto hubiese roto su ayuno, aunque más no fuera con un sorbo de agua. Si el ayunante no encuentra nada con qué romper su ayuno, debe tener la intención en su corazón de romper el ayuno y con eso será suficiente.

Se debe tener precaución y romper el ayuno en el momento correcto ya que el Profeta (sallallâhu ‘alaihi wa sallam) vio que en el Infierno había personas colgadas con sangre que les caía de las comisuras de los labios. Cuando preguntó por ellos, le dijeron que eran los que rompían su ayuno antes de que fuera tiempo indicado. Si la persona tiene la certeza, piensa que es muy probable, o tiene dudas que ha roto o no el ayuno en el momento adecuado, debe recuperar ese ayuno más adelante, pues el principio básico es que el día no ha terminado.

Quien come algo pensando que aún es de noche y resulta ser de día o pensando que el sol ya se ha ocultado y resulta que aún no lo ha hecho, su ayuno es válido y no debe compensarlo.