Mar05262020

Last updateVie, 17 Abr 2020 9am

Back Está aquí: Portada Fiqh El ayuno (Ramadan) Fiqh del Ayuno Sunnas del ayuno

Sunnas del ayuno

Sunnas del ayuno

Es Sunnah practicar el Suhur[1] por las bendiciones que hay en él. Lo mejor que se puede comer en el Suhur son dátiles. Es Sunnah hacer el Suhur lo más próximo a la hora de comenzar el ayuno. Una de las bendiciones de esta comida ligera es reforzar el cuerpo para la obediencia a Alá y Su adoración. También es un motivo para levantarse antes del amanecer, momento en el que es recomendable para invocar a Alá, pedir perdón y hacer algunas súplicas, y además poder rezar el Fayr con la comunidad.

[1] Comida ligera antes de la primera claridad del alba.

Es Sunnah apresurar el Iftar[1]. También es recomendable romper el ayuno con dátiles, y en su defecto, con agua. También se puede romper el ayuno con cualquier otro alimento o bebida, siempre que hayan sido adquiridos de forma lícita. Si no se dispone de alimento ni bebida al momento de romper el ayuno, entonces basta con poner la intención en el corazón para finalizar el ayuno.

 

El ayunante pierde parte del azúcar almacenado en su cuerpo, y el descenso del nivel acostumbrado de azúcar en el cuerpo causa esa sensación de debilidad, pereza y enturbiamiento de la vista nublada que afecta a algunos ayunantes. Por ello, romper el ayuno con dátiles devuelve, con la voluntad de Alá, el azúcar faltante y las energías.

 

Es Sunnah ofrecer comida a los ayunantes para que rompan el ayuno con ella. Quien ofrece un desayuno tiene la misma recompensa que el ayunante, y esto no disminuye para nada la recompensa de ninguno de los dos.

 

Es Sunnah que el ayunante incremente sus invocaciones y sus plegarias. Se recomienda pronunciar el nombre de Alá al comer y alabarle al terminar. Después de terminar su desayuno es recomendable que diga: “Ha desaparecido la sed y se han hidratado las venas. Si Alá quiere seremos recompensados”.[2]

 

Es Sunnah también para el ayunante el uso del Siwak en todo momento, al principio o al final del día.

 

Es Sunnah que el ayunante diga si es ofendido o atacado por alguien: ¡Estoy ayunando! ¡Estoy ayunando!, y que si está de pie se siente.

 

Es Sunnah que el ayunante incremente la realización de buenas obras, como invocar a Alá constantemente, recitar el Sagrado Corán, ser generoso y caritativo con los pobres y los necesitados, pedir perdón a Alá, arrepentirse de los pecados, practicar la oración nocturna (Tahayyud), reforzar las lazo familiares, visitar a los enfermos y demás buenas acciones.

 

Es Sunnah realizar la oración del Tarawih después de la oración obligatoria de ‘Isha'. Esta oración consiste en once o trece Raka‘at junto con la oración del Witr; esta es la Sunnah, pero no hay inconveniente en rezar más cantidad de Raka‘ak. Quien rece el Tarawih con el Imám hasta que éste termine, será recompensado como si hubiese rezado durante la noche completa.

 

Es Sunnah comer algunos dátiles en el día del Ei’d Al Fitr antes de salir hacia el lugar de la oración.

 

Quien es invitado a comer de día y está ayunando, es Sunnah que diga: ¡Estoy ayunando! El Mensajero de Alá (la paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo: “Si uno de vosotros es invitado a comer cuando está ayunando, que diga: ¡Estoy ayunando!”.[3]

 

Es Sunnah que el musulmán que ha sido invitado a comer, ayunante o no, diga luego de terminar: “¡Qué los ayunantes rompan su ayuno con vosotros, los piadosos coman de vuestra comida y los ángeles pidan por vosotros!”[4]

 

Es Sunnah realizar una ‘Umrah durante el mes de Ramadán, pues el Profeta (la paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo: “...una ‘Umrah en Ramadán es recompensada como una peregrinación” o dijo: “...como realizar la peregrinación conmigo”.[5]

 

Quien se consagre para realizar la ‘Umrah el último día de Ramadán y realice sus ritos el día del Ei’d, su ‘Umrah será recompensada como hecha en el mes Ramadán porque lo que se toma en cuenta es cuándo fue hecha la consagración inicial de ese rito (es decir cuando vistió el Ihram).

 

También es Sunnah esforzarse los últimos diez días de Ramadán y hacer toda clase de acto de adoración. Es recomendable también rezar las últimas diez noches y despertar al resto de la familia para que se unan a esta adoración.

 

Virtudes de la Noche del Destino (Lailah Al-Qadr)

 

Esta noche tiene una significación especial; en ella se deciden los asuntos de la humanidad, se designan el sustento y el plazo de vida de cada ser humano y se decretan los acontecimientos de ese año. Esta noche se sitúa en una de las diez últimas noches de Ramadán, posiblemente en la vigésima séptima noche.

 

Particularidades de Lailah Al-Qadr

 

Esta noche es mejor que mil meses (ochenta y tres años y cuatro meses). Es recomendable rezar en ella y pronunciar las plegarias conocidas.

 

Alá dice en el Corán: “Por cierto que comenzamos la revelación [del Corán] en la noche del decreto. ¿Y qué te hará comprender la importancia de la noche del decreto? [Adorar a Alá] La noche del decreto es mejor que [hacerlo] mil meses. Esa noche descienden los Ángeles y el espíritu [el Ángel Gabriel] con la anuencia de su Señor para ejecutar todas Sus órdenes. En ella hay paz hasta el comienzo del alba.” (97:1-5)

 

Abu Hurairah (Alá se complazca de él) relató que el Profeta (la paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo: “A quien rece durante la Noche del Destino con fe y devoción se le perdonarán todos sus pecados cometidos”.[6]

 ‘A'ishah (Alá se complazca de ella) relató que le preguntó al Profeta (la paz y las bendiciones de Allah sean con él): ¡Oh, Mensajero de Alá! ¿Qué debería decir si supiera cuál es la noche Lailah Al-Qadr? Y él le respondió: “Di: ¡Oh, Alá! Tú eres Indulgente, Generoso, y amas la indulgencia. Perdona, mis faltas”.[7]   


[1] El desayuno después de ocaso.

[2] Hadiz Hasan. Abu Dawud 2357.

[3] Muslim 1150.

[4] Hadiz auténtico. Abu Dawud 3854. Ibn Mayah 1747.

[5] Al-Bujari 1863. Muslim 1256.

[6] Al-Bujari 1901. Muslim 760.

[7] Hadiz auténtico. At Tirmidhi 3513. Ibn Mâyah 3850.