Jue07022020

Last updateVie, 17 Abr 2020 9am

Back Está aquí: Portada Fiqh El ayuno (Ramadan) Lailatul Qadr, La Noche del Decreto

Lailatul Qadr, La Noche del Decreto

“Lailatul Qadr”,

Entre las noches de Ramadân se encuentra una llamada “Lailatul Qadr”, la cual es destacada por sus grandes bendiciones. El Qurân la describe como una noche que posee más bendiciones y virtudes espirituales que mil meses. Afortunados son aquellos que obtienen la bendición completa de esta noche gastándola en adorar a Allâh, pues habrán obtenido la recompensa de 83 años y 4 meses de adoración. Y aún más, significa que su virtud es mayor que mil meses. Realmente, es un gran favor de Allâh que no tiene límites para aquellos que saben apreciarlo.

El origen

Acerca de esta noche, en un hadîth narrado por Ânas (radiallâhu ‘anhu) en Ad-Durrul Manthûr, Rasûlullâh (sallallâhu ‘alaihi wa sallam) dijo: “Lailatul Qadr fue concedida a mi Ummah y a ninguna otra Ummah anterior”. Respecto a las razones para haber recibido el regalo de Lailatul Qadr, se mencionan varias, una de ellas es que Rasûlullâh (sallallâhu ‘alaihi wa sallam) solía mirar la gran longevidad de hombres en la antigüedad, y se afligía al pensar en la corta vida de los miembros de su Ummah, ya que debido a esto sería imposible competir con los primeros en la cantidad de buenas obras. Para compensarlos por la duración menor de sus vidas, Allâh por Su Infinita Misericordia les concedió esta noche de tantas bendiciones. Esto quiere decir que si algún afortunado de entre los miembros de la Ummah de Rasûlullâh (sallallâhu ‘alaihi wa sallam) se encuentra con esta noche, adorando a su Creador, en diez oportunidades de su vida, será su recompensa equivalente a ochocientos treinta años y más de ‘ibâdah. También se ha reportado que Rasûlullâh (sallallâhu ‘alaihi wa sallam) en cierta ocasión narró a sus sahâbah acerca de un hombre de Banî Isrâîl que estuvo en el ÿihâd durante mil meses. Al oír esto, los sahâbah sintieron envidia de este hombre ya que nunca podrían obtener un recompensa como la de él, por ello Allâh  les regaló Lailatul Qadr como recompensa.

Además de estas narraciones, hay otras que explican el origen de la Noche del Decreto.

Ahora, acerca de ¿Cuál sería esta noche? existen más de cincuenta opiniones que han sido mencionadas, y no podremos enumerarlas todas, así que veremos las más aceptadas en las páginas siguientes.

Diferentes virtudes y muchas narraciones se mencionan en los libros de hadîth respecto de esta noche. Algunos de los cuales serán mencionados más adelante. Pero, debido a que las virtudes de esta noche han sido mencionadas en el Qurân, es importante que se escriba un breve comentario acerca de la surah de Lailatul Qadr:

“En el Nombre de Allâh, el Clemente, el Misericordioso. Es cierto que lo hicimos descender en la noche del Qadr” Aquí se hace referencia al hecho de que durante esta noche tan especial, el Qurân fue hecho descender desde “Al Lauhul Mahfûdh” (la Tabla Protegida) hacia el cielo (que esta sobre la tierra). Por el sólo hecho de que el Qurân haya descendido en esta noche, es razón suficiente que explica su excelencia, sin necesidad de mencionar otras bendiciones y virtudes que trae consigo. En el versículo siguiente, para dirigir y elevar nuestro interés acerca del tema se pregunta:

¿Y cómo hacerte saber qué es la noche del Decreto? En otras palabras, el asunto acerca del cual se plantea la pregunta aquí es: ¿Sabes acaso algo acerca de la gran importancia de esta noche? ¿Sabes algo acerca de los grandes favores y bendiciones que se encuentran en ella? Luego, el versículo siguiente procede a enumerar algunas de sus grandes virtudes:

“La noche del Decreto es mejor que mil meses” El verdadero significado aquí, es que la recompensa por dedicar esta noche a las ‘ibâdât es más y mejor que haber cumplido con mil meses de ‘ibâdah, es de hecho mucho más pero, cuánta mas recompensa hay, eso es algo que no se nos ha dicho aquí.

“En ella descienden los ángeles y el espíritu…” Una explicación de este versículo ha sido entregada por el Imâm Râzî (rahmatullâhi ‘alaihi) diciendo que cuando el hombre apareció por primera vez sobre la tierra, Allâh  lo creó como su Jalîfah (representante) en ella, los malâikah le miraron con cierto desprecio. Cuando Allâh  les informó acerca de Su intención de poner al hombre en la tierra, ellos le preguntaron ¿Acaso vas a poner en ella a quien sembrará el mal y derramará la sangre?

Del mismo modo, cuando sus padres notaron su forma original como una simple gota de esperma, lo vieron como algo despreciable, tanto que le consideraron como algo que ensucia la ropa y debiera de ser lavado. Pero cuando Allâh  hizo de esa misma gota despreciable de esperma una hermosa forma humana, empezaron a amarle y cuidarle. Ahora vemos como han avanzado las cosas hasta que en esta noche del Qadr, vemos a este mismo hombre adorando a Allâh  y a los mismos ángeles que antes le veían con desprecio, descendiendo hasta él, obviamente arrepentidos de haber pensado mal de él.

En este versículo se menciona al espíritu, quien es claramente Ÿibrîl (‘alaihis sallam). Los comentaristas del Qurân han dado varias explicaciones para esta palabra. Veamos algunas de ellas:

   1. La mayoría de los comentaristas están de acuerdo en que se trata de Ÿibrîl (‘alaihis salâm) y, de acuerdo con Imâm Râzî (rahmatullâhi ‘alaihi) esta es la explicación más correcta. Allâh  primero nombra a los ángeles (malâikah) y debido al estatus que Ÿibrîl (‘alaihis salâm) posee entre ellos, se le menciona especialmente.

   2. Algunos comentaristas sostienen la opinión de que “Espíritu” significa aquí un ángel de tamaño tan extraordinario que frente a él, los cielos y la tierra aparecen como casi nada.

   3. Otro grupo de comentaristas opina que “Espíritu” se refiere aquí a un grupo de malâikah que sólo aparecen durante esta noche y sólo pueden ser vistos por otros malâikah.

   4. Algunos comentaristas creen también que “Espíritu” se refiere aquí a una criatura especial de Allâh , que aunque comparte la comida y la bebida, no es ni hombre ni ángel.

   5. También algunos opinan que “Espíritu” se refiere aquí a ‘Îsâ (‘alaihis sallam) quien durante esta noche desciende junto con los ángeles para observar las buenas obras de esta Ummah.

   6. La última opinión que quisiéramos mencionar aquí, es que “Espíritu” se refiere aquí a una Misericordia especial de Allâh  que viene siguiendo a los ángeles que descienden.

Además de estas, hay otras opiniones más, pero volvemos a repetir que la primera opinión es la más aceptada.

Respecto a esto, el Imâm Baihaqî (rahmatullâhi ‘alaihi) narra un hadîth de Ânas (radiallâhu ‘anhu) donde Rasûlullâh (sallallâhu ‘alaihi wa sallam) ha dicho: “En Lailatul Qadr, Ÿibrîl (‘alaihis salâm) desciende con un grupo de ángeles y hace du‘â implorando misericordia por todos aquellos que se encuentren ocupados en ‘ibâdah”.

El mismo versículo dice después:

“...con las órdenes de tu Señor para cada asunto” El autor de “Madhâhire Haq” escribe que en esta noche fueron creados los malâikah; también en esta noche comenzó la creación de Âdam (‘alaihis salâm) pues se había reunido la materia con la cual fue creado; durante esta noche fueron plantados los árboles en el Ÿannah y un gran número de ahâdîth afirman que los du‘â son aceptados. También leemos en el libro Ad-Durrul Manthûr, que de acuerdo con lo que se ha relatado en un hadîth, fue en esta noche que ‘Îsâ (‘alaihis salâm) fue elevado corporalmente hacia los cielos y fue también cuando el arrepentimiento de Banî Isrâîl fue aceptado.

“Paz” Esta es la encarnación de la paz. A lo largo de las horas, los malâikah recitan “salâm” sobre aquellos siervos piadosos que adoran a su Señor. Un grupo desciende mientras otro asciende como ha sido explicado en los ahâdîth. Otra interpretación es que esta es una noche completamente segura del mal.

“Ella dura hasta el despuntar del alba” Estas bendiciones permanecen durante toda la noche hasta el amanecer sin que se encuentren limitadas a alguna hora específica. Habiendo notado algunas de las virtudes de esta noche en la explicación de las palabras de Allâh , no hay necesidad de citar ningún hadîth. Sin embargo, dado que numerosas virtudes han sido relatadas en los ahâdîth, mencionaremos algunos a continuación.