Mié05272020

Last updateVie, 17 Abr 2020 9am

Back Está aquí: Portada Familia Los Padres El Arte de forjar el amor

El Arte de forjar el amor

Algunas de las artes de forjar el amor por parte del Mensajero de Al·lâh, que los Rezos y la Paz de Al·lâh sean sobre él: La elegancia y el embellecimiento ante la esposa: Fue preguntada ‘Âisha: "¿Con qué empezaba primero el Mensajero de Al·lâh al entrar en casa?", respondió: "Con el Siwak (una rama que se utiliza para limpiar los dientes)". Relatado por Muslim.

Algunos sabios argumentaron "Quizá el Profeta, que los Rezos y la Paz de Al·lâh sean sobre él, hiciera esto para recibir a sus esposas con besos".

El imam Al- Bujârî relata que ‘Âisha dijo: "Yo perfumaba al Mensajero de Al·lâh con el mejor perfume que tenía hasta que encontraba las gotas del perfume en su cabeza y su barba". Al- Bujârî también relataque ‘Âisha dijo: "Yo peinaba al Mensajero de Al·lâh estando con la regla"

Todos estos dichos y otros indican el interés del Mensajero de Al·lâh por el embellecimiento y el engalanamiento conforme a la norma que Al·lâh quiere, al contrario de lo que hacen los hombres actualmente con la exageración en el ornato así como con la exageración en el atavío y embellecimiento de las mujeres. Sin embargo, a pesar de esta exageración en el embellecimiento, observamos, por ejemplo, las contradicciones que viven los hombres; pues tienen un mal olor que viene del tabaco que fuman, ¿entonces, cómo puedes considerarte bien ataviado? Y por otro lado, encontramos a otros hombres que tratan el asunto del adorno con toda desatención descuidándose en su ropa, cabello, uñas, bigotes, barba y axila y oliendo muy mal, sin embargo, lo mejor es seguir la tradición profética en lo relacionado con el embellecimiento y la preocupación por la forma exterior, lo que se considera un derecho legítimo para la mujer y una razón indiscutible para ganar su amor, pues, Al·lâh creó el alma con una inclinación hacia lo más puro y lo más bello. Escuchemos ahora el comportamiento de nuestros antecesores, que Al·lâh esté complacido con ellos, en este sentido.

Dijo Ibn ‘Abbâs: "Yo me atavío para mi mujer como ella lo hace para mí y no me gusta excederme en conseguir los derechos que yo tengo para que ella tampoco lo haga con respecto a mí. Dice Al·lâh, Enaltecido sea: [Y ellas tiene tantos derechos como deberes]". Un día vino al Califa ‘Omar, que Al·lâh esté complacido con él, un hombre con una apariencia muy sucia y muy desordenada, con su mujer que le dijo: "¡No quiero quedarme con él!". Omar supo que la mujer no aguantaba a su marido. Entonces mandó al hombre para que se duchara y se cortara el pelo y las uñas. Y cuando regresó el hombre, su mujer se quedo sorprendida y no lo reconoció al principio, pero tras asegurarse de que era su marido, se acercó a él, lo besó y cambió de opinión. Anuló su petición de divorcio. Entonces, dijo Omar: "¡Hombres! Engalanaos para las mujeres, pues juro que a ellas les gusta que os engalanéis tanto como os gusta a vosotros verlas engalanadas."

Dice Yahyâ Ibnu ‘Abd Ar·Rahmân Al-Handhalî: "Fui al encuentro de Mohammad Al-Hanafî y salió a mí en una capa roja, con la barba goteando de alghâliyya (una mezcla de los mejores perfumes). Cuenta Yahyâ: "Le dije: ¿Qué es eso" Me contestó Mohammad: esta capa la arrojó sobre mí mi mujer y me ha untado con perfume, pues a ellas les place de nosotros lo que a nosotros nos place de ellas". Esto lo relató Al-Qurtubî en su interpretación "Compendio de las sabidurías del Qor´ân"

Entonces, la mujer quiere que te adornes y te embellezcas para ella tal como te gusta que lo haga para ti. ¡Aprendamos las artes en el forjamiento del amor de nuestro querido Mensajero, de sus mujeres, de sus compañeros y seguidores!