Lun11202017

Last updateDom, 04 Jun 2017 11pm

Back Está aquí: Portada Familia La Mujer La mujer en El Islam ¿Es tu Hogar un Hogar Islámico?

¿Es tu Hogar un Hogar Islámico?

¿Es tu Hogar un Hogar Islámico?

“Allah hizo que vuestras viviendas sean para vosotros un lugar de protección y sosiego.”

Surah An Nahl 16 Ayah 80

Esta puede ser una pregunta fuera de lo común y tu respuesta automática puede ser:

“¿Por qué? ¡Mi familia es musulmana y eso hace que nuestro hogar sea un hogar musulmán!”

 

Revisa esta lista para ver si tu respuesta debería ser realmente afirmativa.

Elegí un buen cónyuge

Hay muchos hadices (narraciones) que resaltan la importancia de elegir un esposo recto y piadoso. La sabiduría de esto es obvia: un cónyuge recto y piadoso es más probable que traiga felicidad y contento a su cónyuge; y juntos, la pareja, estarán mejor preparados para construir una familia y un hogar piadosos.

Asisto a mi cónyuge en su buena guía

Esto empieza cuando cada cónyuge cumple con sus deberes y responsabilidades y se tratan mutuamente con cariño y compasión. Esto luego avanza a otros asuntos espirituales, como los esfuerzos para reforzar la fe, prestar atención a la adoración y corregirla cuando se necesite, animar a la recitación del Corán, rezar por las noches, dar caridad, leer libros islámicos, ayudar a elegir amigos piadosos, prescribir el bien y prohibir el mal. La fe es algo que puede aumentar o disminuir; así que es importante esforzarse en aumentar la fe propia y la de su cónyuge.

Nuestro hogar es un lugar donde se menciona a Allah

La mención de Allah puede ser de varias maneras: con el corazón, con la lengua, a través de la plegaria, la recitación del Corán, memorizando las rememoraciones de Allah y pronunciándolas, debatiendo temas del Islam o leyendo literatura islámica. Esto debe suceder con una frecuencia suficiente para que así los ángeles vengan a tu hogar y traigan las bendiciones de Allah.

El Profeta, sallallahu allayhi wasallam (la paz y las bendiciones de Allah sean con él), dijo:

“El caso de un hogar donde se menciona a Allah y el de uno donde no se menciona a Allah es como el de los vivos y el de los muertos”.

(Transmitido por Muslim)

Nuestro hogar es un lugar de adoración

Esto significa que se practica el Salat (oración) a su hora y que los miembros de la familia rezan juntos cuando son varios los que están presentes. La familia puede también designar un área especial para el rezo y debe mantenerla apropiada y limpia. Para las mujeres es mejor rezar cada rezo en casa. Para los hombres es mejor rezar los rezos voluntarios en casa luego de haber rezado los rezos obligatorios en la masjid (mezquita).

El Profeta, sallallahu allayhi wasallam, dijo:

“El rezo voluntario en casa es mejor que el rezo voluntario ante la gente, tal como lo es para el hombre el rezo Al Fard (obligatorio) en congregación frente al rezo en solitario”.

(Sahih Al Yami’)

Esto es para asegurar que los hogares sean lugares de rezo al igual que las masjids.

Recitamos regularmente Surah Al Baqarah y Ayah Al Kursi para mantener a Satán alejado

El Profeta, sallallahu allayhi wasallam, dijo:

“Recitad Surah Al Baqarah en vuestros hogares, pues Satán no entra en las casas donde se recita Surah Al Baqarah”.

(Sahih Al Yami’)

También dijo: “Cuando vayáis a dormir, recitad Ayah Al Kursi: Allah, no hay dios sino Él, el Viviente, el Sustentador de la existencia…” hasta el final, pues entonces quedará sobre ti como un guardián de Allah y Satán no se te acercará hasta la mañana”.

(Transmitido por Al Bukhari)

Enseñar y aprender son actividades regulares en nuestro hogar

Esto es primeramente responsabilidad del jefe de familia, quien debe asegurarse que está guiando a su familia por el buen camino, prescribiéndoles el bien y prohibiéndoles el mal. Procurar conocimiento es importante para todos los miembros de la familia, y es en esta base sobre la cual florece la fe. Se debe establecer un círculo de estudio en casa que cubra varias áreas del Islam que resultarán beneficiosas para todos los miembros de la familia. Los niños deben especialmente ser animados a participar, pues esto les dará un patrón de conducta a través de toda su vida.

Tenemos una biblioteca islámica en casa

Esta puede incluir libros, cassettes o discos compactos. Es importante elegir material preciso y confiable que beneficie a la familia. Debe haber una variedad de material que cubra todas  las edades y  necesidades idiomáticas  de todos en casa.  El idioma árabe debe estar presente, pues todos en casa deben conocer o estar aprendiendo a leer el lenguaje del Corán. Los libros deben cubrir varios temas, estar bien organizados y estar siempre accesibles. Cassettes y discos compactos deben incluir recitación coránica, conferencias, sermones, material infantil que contenga plegarias, remembranzas de Allah, modales islámicos o Nashid (canciones de temas religiosos que no son acompañadas por música). Los miembros de la familia deben animarse mutuamente a usar este material de manera regular y se lo debe compartir con otras familias musulmanas que lo lleguen a necesitar.

Tratamos de imitar los modales y educación del Profeta Muhammad, sallallahu allayhi wasallam

El Profeta, sallallahu allayhi wasallam, dijo:

“Cuando Allah Desea algún bien para un hogar, Introduce entre ellos el cariño”.

(Ahmad, Sahih Al Yami’)

Y también dijo:

“Allah Ama el cariño y Recompensa por él en tal manera como nunca Recompensará a la rudeza u otra cosa”.

(Transmitido por Muslim)

Hay muchos ejemplos vivientes de cómo el Profeta, sallallahu allayhi wasallam, era cariñoso con su familia y les daba buen trato, y nosotros debemos imitarlo. Él era afectuoso y jovial con sus esposas e hijos, y frecuentemente ayudaba en las tareas del hogar parta aligerar la carga sobre sus esposas. Seguir el ejemplo del Profeta, sallallahu allayhi wasallam, traerá verdadera paz al hogar y lo hará un verdadero lugar de sosiego.

Conocemos las leyes del Islam relacionadas con los hogares

Tales como guardar en secreto los asuntos de la casa, pedir permiso para entrar, evitar espiar en las casas ajenas, evitar que los niños entren al dormitorio de los padres en ciertas horas del día y no quedarse solos muy tarde en la noche. Este último punto es interesante pues algunos esposos viajan a sus trabajos o negocios. El Profeta, sallallahu allayhi wasallam, desaprobó esto.

Ibn ‘Umar, radiyallayhu anhu (que Allah esté complacido con él), relató que:

“El Profeta, sallallahu allayhi wasallam, prohibió estar solitario y dijo que un hombre no debería trasnocharse solo o viajar solo”.

(Transmitido por Ahmad)

Debido a que no únicamente él estará solo, sino que su esposa e hijos quedarán probablemente solos en su hogar, sin protección ni compañía.

Invitamos gente recta y sabia a nuestro hogar

“¡Oh, Señor mío! Perdóname y Perdona a mis padres, a todo aquel creyente que ingrese a mi casa, y a todos los hombres y mujeres que crean en Ti.”

 

Surah Nuh 71 Ayah 28

La gente recta te traerá muchos beneficios, por su presencia y por las conversaciones que puedas tener con ellos. Ellos tienen más probabilidad de comentar cosas útiles y serán una excelente fuente de información y conocimiento. Siempre debemos rogarle a Allah que nos bendiga con amigos rectos, pues ellos tendrán un efecto positivo sobre nosotros.

El Profeta, sallallahu allayhi wasallam, dijo:

“Que tu compañía sea solo de gente creyente y que solo coman de tu comida los piadosos”.

(Transmitido por Abu Dawud y At-Tirmidhi)

No hay males en nuestro hogar

La televisión (excepto tal vez por programas educativos) y música ilícita no están permitidas en el hogar; los cuadros en la pared no representan seres animados; no hay estatuas ni nada que se les parezca; no hay perros en el hogar; no se permite fumar; el decorado es simple para evitar los excesos; el teléfono se usa solo para propósitos lícitos y no pecaminosos (como chismear o calumniar); cuando hombres y mujeres vienen de visita se sientan separadamente. Los efectos de estos males en la santidad del hogar son obvios. Por ejemplo, el Profeta, sallallahu allayhi wasallam, dijo:

“Los ángeles no entrarán en una casa con perros o imágenes”.

(Transmitido por Al Bukhari)

Los aspectos físicos de la casa están encaminados a cumplir con las obligaciones religiosas

Es mejor que la casa sea cerca de una masjid para que los hombres puedan atender a los rezos grupales y para que todos los miembros de la familia puedan visitarla para asistir a conferencias, círculos de estudio o reuniones sociales. Es recomendable también buscar una zona donde los musulmanes puedan disfrutar los beneficios de la comunidad musulmana. Uno debe tener mucho cuidado con los vecinos cercanos y definitivamente evitar a esos que son obviamente inmorales. Cuando se elige una casa se debe tomar en cuenta que haya salas de estar separadas para hombres y mujeres. La casa debe ser espaciosa y cumplir con las condiciones de seguridad e higiene.

“¡Oh, creyentes! Guardaos a vosotros mismos y a vuestras familias del Fuego, cuyo combustible serán los hombres y las piedras.”