Sáb11182017

Last updateDom, 04 Jun 2017 11pm

Back Está aquí: Portada Familia La Mujer Derechos de la mujer Lo que dice El Corán sobre los malos tratos a la esposa

Lo que dice El Corán sobre los malos tratos a la esposa

Lo que dice El Corán sobre los malos tratos a la esposa

Los hombres son más competentes para la gerencia (de la casa) que las mujeres a causa de las peculiaridades (funcionales) con que Dios agració a unos más que a otros y en virtud de la responsabilidad financiera que incumbe a los hombres. Es mujer íntegra la que observa los preceptos divinos y, en ausencia del marido, se mantiene fiel (a él, protege su buen nombre, sus bienes y la intimidad de ambos), tal como Dios manda.

En cuanto a las mujeres que asumen una conducta rebelde, exhortadlas, luego sin abandonar el lecho, absteneos de cumplir el débito conyugal con ellas y, en casos extremos, podéis recurrir a una sutil advertencia física (previa orden judicial). Si no desisten en abandonar su actitud, no las provoquéis más. Dios es excelso y supremo.

Corán (4-34)

Esta aleya representa una disposición restrictiva del derecho consetudinario reinante hasta la entrada en vigor de la primera etapa del proceso legislativo islámico, es decir, cuando el Estado musulmán no superaba aún el estatuto de un estado-cuidad. Para entonces no existían instituciones estatales propiamente dichas, capaces de conducir el buen funcionamiento del Estado, ni existían leyes codificadas y definitivas en muchos aspectos, sino un conjunto de principios y orientaciones generales, cuya ejecución fue encomendada a personas idóneas, previo encargo recibido por la autoridad y cuyos objetivos fueron “allanar el terreno” , para una legislación “chocante” para el establishment de entonces.

Es bien sabido que el proceso legislativo islámico, es un proceso evolutivo y abierto, máxime cuando se trata de Derecho Civil. No es posible entender el texto legislativo coránico, bien categórico y definitivo, bien sujeto a interpretaciones jurídicas, en todo su alcance sin recurrir a la Sunna (legislación profética) y a la interpretación de los juristas. La Sunna explica, detalla, restringe, y concreta las disposiciones coránicas (Ley Constitucional) e incluso limita y precisa su ámbito y su campo de aplicación. La interpretación de los juristas, por su parte requiere, entre otras cosas, un conocimiento de causa de todo cuanto ha motivado una legislación dada y un conocimiento profundo de los requisitos previos que permitan su aplicación o suspensión en virtud de la idiosincrasia social. Volviendo a la “advertencia física” referida en esta aleya, los pensadores musulmanes argumentan que cuando el texto coránico ha restringido el maltrato a la mujer a una advertencia simbólica y para un caso único, extremo y muy concretado, ha querido, en realidad, preparar a la sociedad naciente para recibir y asimilar una legislación innovadora y “revolucionaria” hecha a cargo del Profeta.

Esta línea de pensamiento se apoya en los argumentos siguientes:

 

- El Profeta en su calidad de legislador, comprobando la disponibilidad ciudadana para asumir el desarrollo de esta ley familiar, ha dictado la procedencia de la advertencia física contra la mujer, por considerarla un trato vejatorio y un hecho que hiere la sensibilidad de la y agrede su sensibilidad y autoestima.
- El Profeta jamás ha recurrido a una advertencia física a ninguna de sus mujeres, incluso cuando se enfrentaban con él y lo máximo que hacía era dejar el domicilio conyugal “hasta que las aguas volvieran a sus cauces”. Esta Sunna es por sí una ley, ya que, como es sabido, el comportamiento del Profeta es una fuente del Derecho islámico.
- La interpretación de esta aleya, a la luz de los objetivos del Mensaje islámico, nos permite afirmar que todo maltrato físico o psíquico a la mujer es un hecho condenable y punible por la Sharia (ley) apoyándonos en la Sunna descriptiva y la declarativa que mencionamos a continuación:

“Vil es el hombre que maltrata a la mujer y noble es el que la trata dignamente”.
“Las mujeres son consortes de los hombres (con igualdad de derechos y deberes).
En su discurso de Despedida (en el monte de Arafat) sentenció: “Recomendar el buen trato a la mujer”. “El más probo de vosotros es el que mejor trata a su mujer. Sin embargo yo soy el que mejor trata a su mujer de todos vosotros”.
Fuente: El Corán, Edición bilingüe comentada.
Traducción del texto árabe del Corán: Bahig Mulla Huech.
Didaco por la traducción del Corán y la exégesis en español.