Sáb11182017

Last updateDom, 04 Jun 2017 11pm

Back Está aquí: Portada Familia La Mujer Derechos de la mujer El equilibrio entre el trabajo y el hogar

El equilibrio entre el trabajo y el hogar

En la actualidad vemos más y más mujeres musulmanas ingresando al mundo del trabajo, algunas veces sin necesidad, otras veces debido a que la necesidad de la mujer de contribuir a la sociedad de cierta forma o poner en práctica el conocimiento y las habilidades que ha adquirido. En otros casos, debido a los deseos del esposo, de los padres o de otros miembros de la familia.

Cualquiera que sea la situación, el hecho es que una cantidad importante de mujeres musulmanas está trabajando. Al mismo tiempo, muchas de estas mujeres están también cargando con las responsabilidades de la maternidad y el manejo del hogar. ¿Cómo estas mujeres pueden hacer frente a todo esto? ¿Cómo manejan el equilibrio entre el trabajo y el hogar? ¿Cuál es la mejor opción para una mujer y su familia?

La tendencia
 
Las mujeres musulmanas, en muchas partes del mundo, están siendo adoctrinadas para creer que, para poder ser valoradas, deben ser “mujeres de carrera” y trabajar fuera de casa. Esto es parte de la “liberación femenina”, movimiento que está siendo promovido por las Naciones Unidas y varios grupos internacionales. Y esto está teniendo serios efectos secundarios, la mayoría de los cuales están recién empezando a aparecer. Las mujeres están decidiendo retrasar o renunciar al matrimonio, todo por adquirir una carrera. Algunas también han decidido que, si se casan, tendrán solo un par de hijos. Ellas no sueñan con tener 10 ó 12 hijos como sus madres tuvieron. Otras están sufriendo problemas emocionales y físicos debido a que intentan competir en un mundo dominado por hombres.
Lo que las mujeres necesitan comprender es que no existe nada de malo en educarse y desarrollar una carrera, siempre y cuando no descuiden su carrera más importante en la vida: la maternidad. Mientras que puede ser necesario para algunas mujeres trabajar fuera del hogar, en una sociedad normal, la mayoría de las mujeres con hijos (especialmente hijos pequeños) deben permanecer en casa. Por tanto, la regla número uno relacionada con una forma de actuar equilibrada, es que si es posible permanecer en el hogar, está será la mejor opción tanto para la madre como para la familia. Los hijos tienen muchas necesidades y la madre es la más indicada para suplirlas. La maternidad es una carrera y trae consigo inmensas recompensas.
Consejos prácticos
Para mujeres que no tienen opción, los siguientes consejos pueden ser útiles:
1. Tratar de enfocarse en una carrera acorde a las cualidades de una mujer y que no sea competitiva ni estresante. Intentar competir en carreras dominadas por hombres puede tener serios efectos sobre las mujeres, como el fomentar ciertos rasgos que son más característicos de los hombres, tales como la agresividad, la dominación y el control. Esto, a su vez, puede impactar en la familia, ya se puede llevar a casa la tensión del trabajo. Las mujeres que se desempeñan en trabajos predominantemente masculinos interactúan más con hombres, aumentando la tentación que puede surgir entre hombres y mujeres.
La educación, el trabajo social, la enfermería y el cuidado infantil son buenos ejemplos de carreras que van más acorde con la naturaleza femenina. Este tipo de carreras refuerzan esos rasgos naturales y facilitan la transición entre el trabajo y el hogar. Ellas también ofrecen valiosas contribuciones a la sociedad.
2. Buscar carreras y trabajos que ofrezcan mayor flexibilidad en términos de horarios. La educación es un buen ejemplo, ya que el horario de la madre es a menudo el mismo que del hijo. También, los trabajos de medio tiempo son mejores que los de tiempo completo. Algunas compañías tienen programas para empleados con familia, que ofrecen un horario flexible o tiempo compartido. El trabajar desde casa o establecer un negocio casero puede ser otra opción conveniente para las mujeres.
3. Buscar a alguien que sea completamente confiable para cuidar a los hijos, preferentemente una hermana musulmana o un miembro cercano de la familia. Una hermana musulmana o un miembro de la familia pueden ser como “una segunda madre” para el niño, lo cual puede aliviar la ansiedad y otros efectos negativos causados por la separación. El cuidado del niño en el hogar es la mejor opción para un niño pequeño. Los niños más grandes pueden estar bien en una guardería o el preescolar.
4. Pasar tiempo de calidad con los hijos en el hogar. Los niños necesitan tiempo y atención más que cualquier otra cosa y el tiempo de una madre que trabaja es limitado. Cuando la madre está como sus hijos, debe concentrarse en ellos y disfrutar de actividades, juegos y lecturas con ellos. La calidad del tiempo que se pasa con ellos es más importante que la cantidad.
5. Una de las principales causas de estrés para las madres que trabajan es que cuando regresan a sus casas por la noche, después de un día de trabajo, encuentran que tienen que cocinar y limpiar. La mejor solución es buscar alguien para que ayude con las tareas del hogar para tener ese tiempo libre para cuidar de los hijos. De hecho, una mujer que trabaja tiene derecho a ser ayudada de acuerdo con la Shari’ah. Si la familia no está en condiciones de contratar a alguien, quizás alguno de los miembros de la familia extendida pueda ayudar.

El más importante que una mujer debe recordar es que su familia debe ser su principal prioridad. Si una mujer es capaz de manejar una carrera de manera equilibrada, esto es aceptable. Si la familia comienza a sufrir, ella necesita considerar sus prioridades y elegir la opción que complazca más a Al-lah. Una sabia persona dijo cierta vez: “Después de mucho tiempo y energía invertidos en una carrera, he descubierto que el regalo más precioso que tengo es mi familia. Debemos darnos cuenta de esto antes que sea demasiado tarde.