Jue07022020

Last updateVie, 17 Abr 2020 9am

Back Está aquí: Portada Aqida

El Propósito de la Creación2

El Propósito de la Creación2Todo es Dios

Las escrituras hindúes enseñan que existen muchos dioses, encarnaciones de dioses, personas de Dios, y que todo es Dios, brahmán.  A pesar de la creencia que el ego (el atman) de todos los seres vivientes en realidad son brahmán, existe un sistema de castas opresivo que evolucionó basado en que los brahmanes, la casta sacerdotal, poseen la supremacía espiritual desde su nacimiento.  Ellos son los maestros del Veda y representan el ideal de pureza ritual y el prestigio social.  Por otro lado, la casta Sudra queda excluida del estado religioso y su único deber en la vida es “servir dócilmente” a las otras tres castas y sus miles de sub-castas.

La vida después de la Muerte

La vida después de la MuerteLa pregunta sobre si hay vida después de que la muerte o no la hay; no entra en el campo de la ciencia, porque la ciencia sólo se preocupa por la clasificación y análisis de datos comprobables por su método. Es más, el hombre ha estado ocupado con el método científico y ha investigado, en el sentido moderno del término, sólo durante los últimos siglos, mientras se ha estado familiarizando con la idea de vida después de la muerte desde tiempos inmemoriales.

Todos los profetas de Dios llamaron a sus seguidores a rendir culto a Dios y creer en la vida después de la muerte. Ellos pusieron tanto énfasis en la creencia en la vida después de la muerte que incluso una ligera duda acerca de la realidad de esta afirmación parece implicar la negación de Dios.

La creencia en los libros revelados

La creencia en los libros revelados Desde la época en que el profeta Adán (as) fue enviado a la Tierra, Dios ha mandado mensajeros a todas las naciones para comunicarles Su existencia y la del más allá y para transmitir el mensaje divino. Algunos de estos mensajeros son los profetas cuyos nombres menciona el Corán y a quienes les fueron revelados ciertos libros. Un musulmán no debe hacer distinciones entre ellos, sino respetarlos por igual, puesto que todos son profetas de la verdadera religión. Dios ordena a los musulmanes que así lo hagan:  

(136) Decid: "Creemos en Dios y en lo que se ha hecho descender sobre nosotros y en lo que descendió sobre Abraham, Ismail, Isaac, Jacob y sus descendientes, y lo que fue entregado a Moisés y a Jesús, y en lo que fue entregado a todos los [demás] profetas por su Sustentador: no hacemos distinciones entre ninguno de ellos. Y es a Él a quien nos sometemos."

El Corán es una guía

El Corán es una guía(2) Esta escritura divina ‑-sin lugar a duda-‑ es una guía para quienes son conscientes de Dios]

Sura 2: Al-Baqara (La Vaca)

El Corán es la palabra de Dios. Dios lo ha revelado para darse a conocer, para comunicarnos el porqué de nuestra existencia, informarnos de la naturaleza de esta vida, de los principios básicos que rigen la prueba por la que tenemos que pasar en este mundo y de nuestra responsabilidad hacia nuestro Creador, para darnos buenas nuevas sobre el más allá y describir aquello que constituyen los principios morales a seguir.

La fe en los ángeles.

La fe en los ángeles. Los ángeles, tal y como nos dice el Corán, son los siervos de Dios, los que llevan a cabo Sus órdenes. Dios les ha asignado diferentes tareas. Gabriel, por ejemplo, transmite la revelación divina a los profetas. Hay ángeles situados a ambos lados del hombre que anotan todo lo que éste hace; ángeles que dan la bienvenida al Paraíso y ángeles que custodian el Infierno; ángeles que devuelven las almas de los hombres; ángeles que ayudan a los creyentes; ángeles que comunican a los mensajeros quiénes de entre los rebeldes recibirán el castigo de Dios; ángeles que dan buenas nuevas de los recién nacidos a los mensajeros, etc. Los ángeles son seres obedientes, que nunca se muestran arrogantes y continuamente glorifican a Dios:

(49) Pues, ante Dios se postra todo lo que hay en los cielos y todo lo que hay en la tierra --cada criatura que se mueve, y los ángeles: [aun] estos no se muestran soberbios:

Sura 16: An-Nahl (La Abeja)

Subcategorías