Mié06202018

Last updateJue, 11 Ene 2018 8pm

Back Está aquí: Portada Aqida Semana santa

Fatwa: Las celebraciones de los no musulmanes

Pregunta

¿Está permitido participar en las celebraciones de los no musulmanes?

Fatwa

Alabado Sea Allah, Señor del Universo. Doy testimonio que nada ni nadie merece ser adorado sino Allah, y que Muhammad, sallallahu ‘alaihi wa sallam, es Su siervo y mensajero.
Un musulmán debe estar muy agradecido con Allah por Su gran bendición ya que Él es Quien lo guió por el camino correcto. Por lo tanto, debe permanecer suplicando a Allah para que le Dé firmeza en este camino, que es el camino de la gente bendecida, y para que lo mantenga alejado de quienes son merecedores de Su ira y se han descarriado.

Los incrédulos no escatiman esfuerzos para arrastrar a los musulmanes lejos del camino correcto y cortar su relación con la verdadera religión. Dice Allah (lo que se interpreta en español): {Muchos de la Gente del Libro quisieran que renegaseis de vuestra fe y volvieseis a ser incrédulos por envidia hacia vosotros, después de habérseles evidenciado la Verdad. Pero perdonadlos y disculpadlos hasta que Allah Decida sobre ellos. En verdad, Allah Tiene poder sobre todas las cosas. } [Corán 2:109]

Leer más...

Participar de las festividades religiosas de los incrédulos

Alabado Sea Allah, Señor del Universo. Doy testimonio que nada ni nadie merece ser adorado sino Allah, y que Muhammad, sallallahu ‘alayhi wa sallam, es Su siervo y mensajero.

Desafortunadamente, muchas veces somos testigos de cómo algunos musulmanes participan de las celebraciones como Navidad, lo cual está prohibido por las siguientes razones:

·El hacerlo es imitar a los incrédulos y el Profeta, sallallahu ‘alayhi wa sallam, dijo: “Quien imite a un grupo de personas estará con ellos (el el Infierno)”. [Abu Dawud y otros] Esta es una advertencia muy peligrosa.

‘Abdullah Ibn ‘Amer Ibn Al ‘As, que Allah Esté complacido con él, dijo: “Quien construya (una casa) en la tierra de los incrédulos, participe en sus festividades y los imite hasta que muera, será un perdedor en el Día de la Resurrección”.

Es una forma de reflejar amor y compasión hacia los incrédulos, mientras que Allah Dice (lo que se interpreta en español): {Oh, creyentes, no tomen a mis enemigos y a vuestros enemigos como aliados, ofreciéndoles afecto mientras que ellos han descreído en la Verdad que ha llegado a vosotros…}[Corán 60:1]

·Esos festivales son rituales religiosos basados en la falsa creencia de los no musulmanes, y no son actos seculares habituales, como el Profeta, sallallahu ‘alayhi wa sallam, dijo cuando habló acerca de una festividad islámica: “Cada gente tiene sus propias festividades particulares, y hoy es la nuestra”. Sus festividades están basadas en la corrupción y la incredulidad, lo cual implica la asociación de otros con Allah de una forma u otra.

·Además, los musulmanes no podemos ayudarlos de ninguna forma durante esas festividades; no podemos venderles nada de lo que necesitan para celebrarlas, ya sea comida, árboles, luces de Navidad, dulces u otras cosas; tampoco podemos alquilarles nada que los pueda ayudar a realizar tales festividades.

El Imam Ibn Al Qaiem, que Allah le Dé Su perdón, dijo: “Este el es consenso de los eruditos musulmanes, que toda forma de felicitación por este tipo de eventos está prohibida, como decir: ‘Feliz año nuevo’ o ‘Feliz Navidad’. Si alguien felicita se convierte en incrédulo, y no podrá escapar al hecho de que ha cometido en gran pecado, porque esa felicitación es aprobar la postración de ellos ante la cruz. El felicitarlos en sus fiestas es peor que felicitar a alguien por haber consumido tóxicos o haber cometido adulterio. Existen muchas personas cuya religión es un asunto trivial y le restan importancia al tema de expresar sus felicitaciones; ellos ignoran la severidad de lo que están cometiendo: quien felicita a una persona por haber cometido un pecado o un acto de incredulidad, se ha sujetado a la ira de Allah”.

La prohibición que indica el Imam Ibn Al Qaiem, que Allah le Dé Su perdón, es porque quien los felicita está en realidad aprobando sus rituales de incredulidad, incluso si él no aprueba la incredulidad para sí mismo. Está prohibido para un musulmán aprobar cualquier forma de incredulidad o felicitar a otros por ella; Dice Allah (lo que se interpreta en español): {Si no creéis, sabed que Allah prescinde de vosotros [y ello no Le perjudica en nada] y que no Le agrada la incredulidad de Sus siervos; y si sois agradecidos [creyendo en Su unicidad] Le complacerá…} [Corán 39:7] Está prohibido felicitar a una persona por estas festividades, sin importar el tipo de relación que exista entre el musulmán y el incrédulo.

Si los incrédulos nos felicitan durante esas fiestas, no debemos responderles, porque tales felicitaciones no son por nuestras fiestas, sino que son por fiestas que Allah Rechaza, fiestas que son innovaciones en sus propias religiones o que no son innovadas pero que fueron abrogadas por el Mensaje de Muhammad, sallallahu ‘alayhi wa sallam, quien fue enviado con el Islam para toda la humanidad. Dice Allah (lo que se interpreta en español): {Quien siga una religión diferente al Islam [el sometimiento a Allah] no se le aceptará, y en la otra vida se contará entre los perdedores.} [Corán 3:85]

El aceptar sus invitaciones para celebrar esas fiestas también está prohibido, ya que ello implica participar y disfrutar con los incrédulos.

Además, está prohibido imitar a los incrédulos en la manera cómo ellos celebran sus festividades, intercambiando regalos o distribuyendo dulces y comida; y no está permitido tomar licencia en nuestro trabajo por tales festividades, porque el Profeta, sallallahu ‘alayhi wa sallam, dijo: “Quien imita a un grupo de personas estará con ellos (en el Infierno)”. El Imam Ibn Taimiah, que Allah le Dé Su perdón, dijo: “El imitar a los incrédulos (celebrando o copiando) en cualquiera de sus festividades, hace que ellos disfruten de la falsedad en la que se encuentran”.

Quien que haga cualquiera de los actos mencionados anteriormente es un pecador, sin importar si lo hace como una mera formalidad o porque se siente muy apenado de decir que no o por cualquier otra excusa; esto es porque el hacer eso es ablandar nuestra posición con respecto a nuestra religión, y porque esto levanta el espíritu de los incrédulos y los hace que se enorgullezcan de sus falsas religiones.

El Sheij Ibn ‘Uzaimin, que Allah le Dé Su perdón, fue preguntado acerca de los reglamentos islámicos sobre asistir a las celebraciones navideñas para felicitar a los parientes, no con la intención de participar en las celebraciones, sino para aprovechar el hecho de que todos estarán reunidos en un mismo lugar; su respuesta fue: “Todas las alabanzas son para Allah; la primera cosa que uno a quien Allah Ha bendecido con el Islam debe hacer es desechar su religión previa y sus festivales”.

Leer más...

Origen pagano de la Semana Santa (Parte 1)

Introducción
Jesucristo representa el vínculo común entre las dos religiones con mayor cantidad de adeptos en el mundo, el Cristianismo y el Islam. El siguiente estudio del mensaje de Jesús y su persona se basa en este vínculo. Es nuestro anhelo que a través de este estudio, tanto musulmanes como cristianos entiendan mejor el significado de Jesús y la importancia de su mensaje.
No obstante, para que podamos identificar con precisión el verdadero mensaje de Jesucristo, hay que mantener un punto de vista objetivo a lo largo de la investigación. No debemos dejar que las emociones opaquen nuestra visión y terminen cegándonos de la verdad. Debemos prestar atención a todos los temas de manera racional y separar la verdad de la falsedad – con ayuda del Todopoderoso.
Cuando vemos la variedad de falsas religiones y creencias desviadas que hay en el mundo y el celo con el que sus seguidores sostienen esas creencias, se hace evidente que esas personas no pueden encontrar la verdad debido a su compromiso ciego con esas creencias. Su tenaz apego normalmente no está basado en un entendimiento intelectual de las enseñanzas, sino en poderosas influencias culturales y emocionales. Dado que fueron criados en una familia o sociedad en particular, se aferran firmemente a las creencias de esa sociedad, creyendo que tienen la verdad.
La única manera en que podemos encontrar la verdad sobre cualquier cosa es encararla de manera lógica y sistemática. Primero, debemos sopesar la evidencia y luego juzgarla mediante la inteligencia que Dios nos ha dado. En el mundo material, la inteligencia es fundamentalmente lo que distingue a humanos de animales, los cuales actúan meramente por instinto. Luego de determinar cuál es la verdad objetiva, debemos comprometernos a ella emocionalmente. Sí, hay lugar para el compromiso emocional, pero el mismo debe llegar después de una comprensión razonada de todos los temas. El compromiso emocional es esencial, dado que es evidencia de un verdadero entendimiento. Cuando uno entiende plena y correctamente la realidad del tema, está preparado mental y espiritualmente para sostener con fuerza esa realidad.
En el Islam está prohibido celebrar cualquier festividad o acontecimiento que tenga orígenes paganos o que no tengan una evidencia en los textos de las fuentes del Islam: El Corán y la Sunnah.

Dice
Allah (lo que se interpreta en español): {Y dijeron: Hemos matado al Mesías, Jesús hijo de María, el Mensajero de Allah. Pero no lo mataron ni lo crucificaron, sino que se les hizo confundir con otro a quien mataron en su lugar. Quienes discrepan sobre él tienen dudas al respecto. No tienen conocimiento certero sino que siguen suposiciones, y ciertamente no lo mataron.} [Corán 4:157], al comparar este versículo del Sagrado Corán con las diferentes celebraciones que se llevan a cabo durante la Semana Santa, en especial las de la Iglesia Católica, el musulmán y el honesto buscador de la verdad no pueden sino extrañarse y cuestionar la autenticidad de dichos actos. Un argumento común presentado por quienes apoyan estas tradiciones disfrazadas de formas de culto, es que las mismas no tienen relación alguna con el paganismo y que están sustentadas por la Biblia y la tradición cristiana. También, alegan que los musulmanes y los críticos, al no creer en la autenticidad absoluta de la Biblia, carecen de autoridad para defender sus argumentos.

Es en este sentido que vemos conveniente reproducir la opinión de seguidores del cristianismo y la Biblia que se oponen y denuncian a la vez, con evidencias históricas y escriturales consideradas válidas por la tradición judeocristiana, la celebración de la Semana Mayor.

Pascua, Cuaresma, Ayuno y Abstinencia

La palabra “Viernes” viene del nombre “Freyja”, la cual era conocida como la diosa del amor, la belleza y la fertilidad, por los antiguos paganos (Fausset, pág. 232, artículo “Fish”). Su símbolo de fertilidad era el pez, considerado sagrado por esa diosa. El pez había sido conocido como el símbolo de la fertilidad desde tiempos muy antiguos. Así era entre los antiguos babilonios, los asirios, los fenicios, chinos y otros (Diccionario de símbolos). La propia palabra “Pez” proviene de la palabra “Dag”, que implica aumento o fecundación (Fausset, pág. 232). La razón por la cual el pez fue usado como símbolo de la fertilidad es por el simple hecho de que el pez tiene un alto índice de reproducción. El bacalao, por ejemplo, pone alrededor de nueve mil huevos, y otras clases incluso ponen diez mil y hasta un millón de huevos al año. Por esta razón, el pez ha sido símbolo de fertilidad y fue asociado por los romanos con Freya, la diosa de la fertilidad, cuyo día conmemorativo era el viernes. De ahí viene la palabra inglesa “Friday”, que significa Viernes; así podemos empezar a ver el significado de los viernes y del Pez.


A la diosa de la fertilidad, los griegos la llamaban Venus. Y es de este nombre que vienen las conocidas palabras de “venérea” y “enfermedad venérea” (Fausset, pág. 232). El viernes era considerado como su día sagrado (Fausset, artículo “Pez”), porque se creía que el planeta Venus reinaba sobre la primera hora de este día y por esto era llamado “Dies Veneris”. Y para hacer el significado más completo, el pez era considerado la ofrenda consagrada a ella (Fausset, pág. 205). Venus y Freyja eran originalmente la misma diosa y ambas provienen de la madre-diosa original de Babilonia. El pez era considerado consagrado a Astaroth, el nombre bajo el cual los israelitas adoraban a la diosa pagana (Fausset, pág. 205). En el viejo Egipto, Isis es frecuentemente representada con un pez en la cabeza.

La pascua pagana

La palabra “Pascua” aparece en la Biblia. El origen de la palabra es “Pascha” (Heb. “Pesaj”; Gr. “Pasja”), la fiesta ordenada por Jehová (Lev. 23: 27-44) como Sábado de Expiaciones en recuerdo a la salida de Israel de Egipto. En las regiones Nórdicas, así como también en los Estados Unidos y Canadá, el Domingo de Pascua es celebrado con varias costumbres que provienen de Babilonia, tales como el pintar huevos de diferentes colores, éstos se esconden y los niños los buscan para comerlos. ¿Pero de donde proviene esta costumbre? ¡El huevo era un símbolo sagrado usado por babilonios! Creían en una vieja fábula acerca de un huevo de gran tamaño que se suponía había caído desde el cielo al río Éufrates. De este maravilloso huevo -de acuerdo con la historia-fue engendrada la diosa Astarté. Por esto, el símbolo del huevo llegó a ser asociado con esta diosa (en el idioma ingles se usa Easter) (Fausset, pág. 105). De Babilonia -la madre de las falsas religiones-la humanidad se llenó de estas creencias y toda la tierra recibió la influencia de la idea del huevo místico; por esto hallamos el huevo como un símbolo sagrado en muchas naciones:


· Los antiguos druidas portaban un huevo como emblema sagrado de su fe idólatra (Fausset, pág. 108).

· La procesión de Ceres, en Roma, era precedida por un huevo (Enciclopedia de las Religiones, de J.G. Forlong, tomo II pág. 13).
· En los misterios de Baco se consagraba un huevo como parte de la ceremonia festiva. En China, hasta nuestros días, se siguen usando huevos de colores en su festival sagrado.
· En el Japón, una vieja costumbre consiste en colorear los huevos sagrados de forma muy brillante. En la Europa del Norte, en tiempos paganos, los huevos eran usados como un símbolo de la diosa Astarté (Easter).
· Entre los egipcios, el huevo asociado con el sol -”el huevo dorado”- (Ibid, pág. 12). Sus huevos coloreados eran usados como ofrenda de sacrificio durante las fiestas de Astarté (Creencias Egipcias y pensamientos modernos, de James Bonwick, pág. 24).
La Enciclopedia Británica dice: “El huevo, como un símbolo de fertilidad y de renovación de la vida, proviene de los antiguos egipcios y persas, quienes también tenían por costumbre colorearlos y comerlos durante su festival de primavera (Pág. 859, artículo “Easter”).

Leer más...

Las doctrinas del Cristianismo y del Islam (Parte 1)

El Cristianismo se sustenta sobre cinco dogmas:
1. La Santísima Trinidad.
2. La naturaleza divina de Cristo.
3. La filiación divina de Cristo.
4. El pecado original.
5. La redención de los pecados.

En el Islam, por el contrario, es el Tawhid -la creencia en la unicidad absoluta de Al-lah (Dios) la doctrina fundamental y la base de la fe. Para el Islam, la deificación de Jesús, la paz sea con él, constituye una vuelta al paganismo[1]. Conforme al Corán, Jesús no es la encarnación de Al-lah sino Su Profeta y Mensajero que, como los demás Enviados de Al-lah, llamó a la fe en la unicidad divina.


El Islam, por otra parte, también rechaza la filiación divina de Jesús, el pecado original y la redención de los pecados. El Islam reposa sobre seis pilares de fe:


1. La fe en Al-lah (Dios) , Único, sin coparticipes ni intermediarios.

2. La fe en la existencia de los ángeles.
3. La fe en las Escrituras Reveladas.
4. La fe en los Profetas.
5. La fe en el Día y el Juicio Final.
6. La fe en el Decreto divino.

La Santísima Trinidad


El dogma de la Santísima Trinidad afirma la existencia de tres personas separadas en la esencia de Al-lah: Padre, Hijo y Espíritu Santo. Es curioso porque Jesucristo nunca hizo la menor alusión a la existencia de tres personas en Dios, es más, ni siquiera el término “hipóstasis” (que hace referencia a las tres personas “divinas” en tanto que se las considera sustancialmente diferentes) aparece en la Biblia. Nunca ni una sola vez habló Jesús de la Trinidad sencillamente porque él creía en Dios como Uno y Único, del mismo modo que los Profetas le precedían; pues todos ellos creyeron y llamaron a la fe en el Tawhid no en la trinidad, esto es sustentado por lo que encontramos en Marcos (12:28-30): “Uno de los maestros de la ley se acercó y los oyó discutiendo. Al ver lo bien que Jesús les había contestado, le preguntó: De todos los mandamientos, ¿cuál es el más importante? El más importante es: ‘Oye, Israel. El Señor nuestro Dios es el único Señor -contestó Jesús-. Ama al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente y con todas tus fuerzas’”

Ésta no es la única prueba de que Jesús depositaba su fe en un Dios Único, no trino. En Mateo 4:10, por ejemplo, se pone en labios del Mesías la siguiente afirmación: “Adora al Señor tu Dios y sírvele solamente a Él.”[2]

Leer más...

Origen pagano de la Semana Santa (Parte 2)

En el Islam está prohibido celebrar cualquier festividad o acontecimiento que tenga orígenes paganos o que no tengan una evidencia en los textos de las fuentes del Islam: El Corán y la Sunnah.

Dice Allah (lo que se interpreta en español): {Y dijeron: Hemos matado al Mesías, Jesús hijo de María, el Mensajero de Allah. Pero no lo mataron ni lo crucificaron, sino que se les hizo confundir con otro a quien mataron en su lugar. Quienes discrepan sobre él tienen dudas al respecto. No tienen conocimiento certero sino que siguen suposiciones, y ciertamente no lo mataron.} [Corán 4:157], al comparar este versículo del Sagrado Corán con las diferentes celebraciones que se llevan a cabo durante la Semana Santa, en especial las de la Iglesia Católica, el musulmán y el honesto buscador de la verdad no pueden sino extrañarse y cuestionar la autenticidad de dichos actos. Un argumento común presentado por quienes apoyan estas tradiciones disfrazadas de formas de culto, es que las mismas no tienen relación alguna con el paganismo y que están sustentadas por la Biblia y la tradición cristiana. También, alegan que los musulmanes y los críticos, al no creer en la autenticidad absoluta de la Biblia, carecen de autoridad para defender sus argumentos.

Leer más...